Ámbito Lingüístico y Social Parte 2

6.1. Aspectos generales

Es necesario considerar que los alumnos y alumnas son sujetos activos constructores de su propia formación, que deben reflexionar sobre sus conocimientos, enriquecerlos y desarrollarlos. Por tanto, los objetivos didácticos deben buscar el continuo desarrollo de la capacidad de pensar para que en el futuro se conviertan en individuos críticos y autónomos, capaces de conducirse adecuadamente en el mundo que les rodea.

La enseñanza debe proporcionar nuevos conocimientos pero, además, debe ser capaz de movilizar el funcionamiento intelectual del alumnado, dando la posibilidad de que se ad- quieran nuevos aprendizajes, es decir, hemos de apoyarnos en el modelo de aprendizaje constructivista. Es importante también ejercitar la atención, el pensamiento y la memoria y aplicar lo que podríamos llamar la pedagogía del esfuerzo, entendiendo el esfuerzo como ejercicio de la voluntad, de la constancia y la autodisciplina.

Partiendo de la base de que el alumnado es el protagonista de su propio aprendizaje, parece conveniente el diálogo y la reflexión entre los alumnos y alumnas, los debates, las actividades en equipo y la elaboración de proyectos en un clima de clase propicio, que favorezca la confianza de las personas en su capacidad para aprender y evite el miedo a la equivocación, todo ello enmarcado en un modelo de aprendizaje cooperativo.

El proceso de enseñanza-aprendizaje de la materia Lengua Castellana y Literatura requiere metodologías activas que pongan énfasis en la contextualización de la enseñanza y en la integración de diferentes contenidos para generar aprendizajes consistentes que faciliten la transferencia de los saberes adquiridos a otros contextos. El objetivo último de esta materia es crear ciudadanos y ciudadanas conscientes e interesados en el desarrollo de su competencia comunicativa, capaces de interactuar satisfactoriamente en todos los ámbitos de su vida. Debemos adoptar un enfoque comunicativo para el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística, eje vertebrador de nuestra materia, generando entornos motivadores para fomentar en el alumnado la voluntad de comunicarse y lograr la funcionalidad del aprendizaje. Debemos promover situaciones comunicativas para propiciar la interrelación de las diferentes habilidades lingüísticas creando espacios de comunicación dentro y fuera del aula. Las competencias clave reclaman trascender las materias y no encerrarnos en ellas; en este sentido, debe abordarse el desarrollo de las destrezas comunicativas básicas facilitando aprendizajes integrales mediante prácticas cooperativas o individuales que incorporen los distintos bloques de contenidos, la relación con otras áreas del currículo y el uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

El trabajo por tareas y proyectos resulta muy adecuado para el desarrollo de la competencia lingüística. El profesor debe actuar como guía y establecer y explicar los conceptos básicos necesarios, diseñará actividades de forma secuencial que partan del nivel competencial inicial de los alumnos y alumnas y tengan en cuenta la atención a la diversidad.

Por otro lado, la materia de Geografía e Historia en la Educación Secundaria Obligatoria cuenta con un horizonte de posibilidades muy amplio y destacado para lograr un proceso de enseñanza-aprendizaje dinámico y efectivo, incorporando como rasgos sobresalientes la transversalidad y el enfoque integrador en torno a problemáticas comunes a las ciencias sociales.

Para ello es preciso contar con una planificación detallada y sistemática donde se precisen las interrelaciones entre los diversos elementos del currículo, el nivel de partida del alumnado en cuanto a sus capacidades, conocimientos e intereses, las metas educativas establecidas para el curso, los mecanismos de evaluación específicos tanto para la actividad del alumnado y del profesorado, cómo se abordará la integración y tratamiento de las competencias clave y qué metodologías y recursos emplearemos.

La orientación metodológica surge del docente, que adopta la decisión sobre los recursos educativos que se van a utilizar que adecuará dicho enfoque metodológico según las necesidades del alumnado y los objetivos previamente establecidos para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Es necesario favorecer las metodologías interactivas, que faciliten los procesos de construcción del conocimiento y verbalización e intercambio de ideas; dinámicas, que permitan la combinación de variedad de recursos y escenarios didácticos; motivadoras, que incorporen al alumnado al proceso de enseñanza-aprendizaje haciéndole protagonista del mismo y a través de la presentación de temáticas cercanas a sus intereses y experiencias y resolutivas, centradas en el análisis y estudio de casos vinculados a problemáticas sociales relevantes y en la búsqueda de mecanismos de prevención y de soluciones para aquellas. De esta manera, se procurará que el alumnado desarrolle interés por la investigación y el conocimiento; adquiera hábitos de reflexión, pensamiento crítico y autocrítico, estudio y habilidades para el trabajo en equipo y sea capaz de un aprendizaje autónomo basado en el desarrollo de las competencias clave, la iniciativa personal, la conciencia de sus capacidades, intereses, deberes y límites ;Para ello contaremos con una amplia y variada gama de estrategias, líneas y elementos metodológicos fomentando, entre muchas otras opciones, el aprendizaje por proyectos así como los estudios de casos en torno a problemas cercanos a los núcleos de interés del alumnado o cuestiones de relevancia para la sociedad actual; los juegos de rol y de simulación donde adquiera conciencia de los elementos y mecanismos participantes en un proceso o situación determinada así como de los diversos puntos de vista de cada uno de los protagonistas; los debates, con los que aprenda los principios básicos de la recopilación, organización y exposición de la información para la construcción de esquemas argumentativos, alternando el análisis de las opiniones ajenas con la presentación de las conclusiones propias alcanzadas; las exposiciones orales y las disertaciones como oportunidad para asimilar las reglas de construcción de un discurso fundamentado en una investigación y análisis de acuerdo a los principios metodológicos de trabajo de las ciencias sociales; los trabajos de investigación para manejar las destrezas básicas de recopilación, organización, análisis y exposición de la información; la combinación de aplicaciones informáticas junto con medios analógicos para la elaboración de documentos de comunicación científica (guías, posters, etc.) en soportes digitales y de otra naturaleza; el uso del portfolio, consolidando los hábitos de evaluación continua, autoevaluación y la comunicación de los resultados del aprendizaje; la creación y desarrollo de campañas y organizaciones relacionadas con el voluntariado y el empoderamiento ciudadano para conocer los fundamentos del ejercicio de la ciudadanía y de un Estado de Derecho o la recreación, por medio de la teatralización o de otros medios (incluidos los videojuegos), de situaciones vinculadas con el desarrollo histórico o las inquietudes actuales de las formaciones sociales presentes.

Todas estas estrategias, líneas y elementos metodológicos deben centrarse en el análisis, discusión y búsqueda de soluciones para problemáticas relevantes tales como el deterioro medioambiental; la desigualdad entre hombres y mujeres; el perfeccionamiento de las sociedades democráticas; las causas de las crisis económicas; el estallido y dinámica de conflictos bélicos y sociales; las variadas manifestaciones de discriminación y exclusión sociales así como de intolerancia; el papel de la ciudadanía ante cualquier forma de injusticia; la proyección internacional de Andalucía y las fuentes de su identidad.

Estas estrategias, líneas y elementos metodológicos requerirán del uso intensivo de las tecnologías de la información y de la comunicación, del diálogo interdisciplinar y la colaboración entre equipos docentes formados por profesionales de diversos departamentos didácticos, ámbitos de conocimiento y materias y de la apertura del entorno y trabajo académicos a otros escenarios didácticos y a los agentes sociales e institucionales más cercanos.

Por último, los recursos juegan un papel de gran importancia para el desarrollo de las orientaciones y estrategias metodológicas anteriormente mencionadas. En Andalucía contamos con una gran variedad de fuentes y oportunidades para su recopilación y organización, provenientes, además de los alojados y originados en el ciberespacio, de organismos públicos (museos, bibliotecas, parques naturales, yacimientos arqueológicos, Ayuntamientos y Diputaciones Provinciales, el Instituto Geográfico de Andalucía, el Instituto Andaluz de Patrimonio, Instituto de Estadística de Andalucía, el Defensor del Pueblo Andaluz, gobierno de la Junta de Andalucía o proyectos y programas así como repositorios gestionados por la Consejería de Educación, etc.) y de entes privados (ONG, asociaciones de todo tipo, fundaciones culturales, etc.).

Desde la administración educativa andaluza se ofertan anualmente programas educativos que abordan la educación literaria y la enseñanza-aprendizaje de la lengua desde una perspectiva comunicativa y competencial. En este sentido, en el IES ISLA VERDE contamos durante el curso académico 2016-17 con la presencia de dos programas de fomento lector y participación del alumnado en actividades de carácter artístico: CLÁSICOS ESCOLARES Y CREATIVIDAD LITERARIA, vinculado este último a la Biblioteca del centro. Desde ambos proyectos se procura un acercamiento a obras literarias de todos los tiempos, su estudio y tratamiento, así como se promueve en las mentes juveniles la inspiración y belleza de la creación en cualquiera de sus vertientes. Asimismo, la pertenencia de los miembros del departamento en estos planes y programas dinamiza sobremanera la metodología del aula y el uso de herramientas TIC para compartir las distintas actividades entre el alumnado del centro, siendo la difusión por medios digitales uno de los principales atractivos de estos planes.

A la hora de abordar cada unidad, es conveniente hacer una introducción inicial, pre- sentando el tema de manera atractiva y motivadora y valorando las ideas previas y las lagunas que pudiera haber para poder eliminarlas. Posteriormente, se estará en situación de profundizar en los contenidos bien mediante exposición o bien mediante propuestas de investigación. Se propondrán actividades que permitan que los alumnos y alumnas relacionen, descubran, planteen a la vez que enuncien y resuelvan de forma natural y espontánea para que comprendan de forma significativa lo que aprenden y no repitan un proceso exclusivamente memorístico. Por último, se animará a la realización y exposición de actividades prácticas relacionadas con los conceptos de la unidad.

6.2. Presentación de la información por parte del docente

La misión del profesorado será la de organizar y secuenciar día a día los contenidos de forma que se puedan alcanzar los objetivos. De esta forma, los alumnos y alumnas adquirirán una mejor comprensión de conceptos, procedimientos y actitudes, así como una visión más global de la materia.

Se partirá de la secuenciación temporal concreta planteada en la programación de aula, en la que se tendrá en cuenta tanto el trabajo previsto por parte del docente, como por parte del alumnado, tal se recoge en nuestro Proyecto Educativo de centro. El profesor no solo será el mero transmisor de la información, sino que hará partícipe al propio alumnado de su aprendizaje. Desde el inicio de las distintas unidades, donde se realizarán indagaciones para poder vislumbrar el bagaje inicial del alumnado y la detección de ideas previas, a medida que se vayan avanzando en los contenidos, se solicitará la participación y propuesta de reformulación de conceptos y procedimientos que hasta el momento fuesen erróneas, haciendo que sea el propio alumno/a quien construya su propia coherencia en el conocimiento y ponga en práctica los distintos contenidos para aplicarlo a la vida real.

La presentación de la información será variada, mediante el uso de diferentes recursos visuales, audiovisuales, materiales y espaciales, fomentando el uso de las TIC; utilizando el contexto donde nos ubicamos para fomentar un aprendizaje significativo.

Las unidades didácticas tienen como eje central la comunicación, pues el objetivo principal de la asignatura es desarrollar la competencia en comunicación lingüística, es decir, que el alumnado aprenda a comunicarse con éxito en el contexto de la vida real. Para ello se persigue trabajar las cuatro destrezas (leer, escuchar, hablar y escribir) e integrarlas en un proyecto común. Para la elaboración de este proyecto, el alumnado necesitará poner en práctica los contenidos aprendidos durante el desarrollo de la unidad, de esta manera, se podrá evaluar la consecución de los objetivos programados, así como la adquisición de las competencias clave.

De forma habitual, la presentación diaria en el aula conllevará:

1- Exposición de contenidos según secuenciación con utilización de los diferentes recursos e ideas, atrayendo la atención del alumno/a usando el contexto cercano y mostrando conexión con la vida cotidiana.

2- Planteamiento de cuestiones al alumnado de lo que se va exponiendo.

3- Corrección de actividades variadas por parte del profesor y del alumnado mediante interac- ción mutua.

4- Exposiciones y ejercicios con participación del alumnado.

En cada unidad didáctica encontramos una serie de orientaciones metodológicas que se aplicarán en la impartición de las mismas y que se detallan en al apartado 9.

6.3. Actividades y formas de agrupamiento

En cuanto al tipo de actividades que se realicen en el día a día, y según se recoge en el proyecto educativo de centro, se propondrán aquellas que tengan una clara conexión con la vida cotidiana y cercana a la realidad del alumnado. Se plantearán actividades con predominio de la búsqueda, investigación y resolución de problemas y aquellas que promueven la socialización y la colaboración entre el alumnado. Se fomentarán actividades que favorezcan la reflexión, la comunicación, la confrontación de ideas, el debate y la investigación, combinando el trabajo individual y el trabajo en grupo, con propuesta de producciones diversas a realizar por el alumnado (exposición oral, trabajo monográfico…).

Los principios metodológicos anteriormente enumerados se concretarán con el tipo de actividades específicas de la materia que a continuación se presentan y que se concretarán en el desarrollo de las diferentes unidades didácticas.

1. Actividades de diagnóstico o inductivas: El inicio de nuestro planteamiento metodológico debe basarse en este tipo de actividades, de tal forma que podamos ser conscientes de los esquemas previos que posee el alumnado con el fin de construir sobre ellos nuevos aprendizajes. Es decir, estas actividades están diseñadas para conseguir un aprendizaje constructivo. Técnicamente se pueden materializar en torbellinos de ideas, debates, preguntas individuales, debates con grupos, cuestionarios, etc.

2. Actividades de motivación: Siguiendo la tónica de enlazar las actividades con los principios metodológicos anteriormente citados, se debe fomentar un aprendizaje significativo y funcional. Mediante el conocimiento de los distintos intereses y motivaciones del alumnado nos será más fácil desempeñar la tarea de enseñanza-aprendizaje, ya que conoceremos de antemano las expectativas de estos. Técnicas de motivación pueden ser perfectamente aquellas que le dan un sentido funcional a nuestras unidades didácticas de tal forma que el alumno o alumna compruebe la aplicación práctica de las mismas.

3. Actividades de desarrollo: Hay que hacer hincapié en los contenidos, en las habilidades que intentaremos inculcar en el alumnado mediante la puesta en práctica de los procedimientos y en las actitudes. Constituye básicamente, y de una manera simplista, las explicaciones del profesor. Como nota puntual a destacar en la puesta en práctica de este tipo de actividades, señalar que debemos utilizar los recursos puestos a nuestra disposición por el centro. (pizarras digitales, recursos web y audiovisuales)

4. Actividades complementarias y extraescolares: Se consideran actividades complementarias las organizadas por los Centros durante el horario escolar, de acuerdo con su Proyecto Curricular, y que tienen un carácter diferenciado de las propiamente lectivas. Por otro lado, se consideran actividades extraescolares las encaminadas a potenciar la apertura del Centro a su entorno y a procurar la formación integral del alumnado.

5. Actividades de consolidación o actividades deductivas: Son necesarias para consolidar los conocimientos del alumnado. En ellas el alumnado utiliza los conceptos y definiciones tras haberlos estudiado. Se pueden llevar a la práctica mediante realización de ejercicios, comentarios de texto…

6. Actividades de refuerzo y ampliación: Este tipo de actividades están diseñadas para atender los distintos ritmos de aprendizaje que existen en el aula. Actividades de refuerzo serán aquellas diseñadas para el alumnado que tenga dificultad en la adquisición de alguno de los contenidos. En sentido contrario, las actividades de ampliación han sido diseñadas para el alumnado que, habiendo adquirido los contenidos exigidos en la unidad, tiene una potencialidad de aprendizaje mayor.

Respecto a las formas de agrupamiento utilizaremos distintas estrategias según las actividades ya citadas en todas las unidades, siendo estas los siguientes: Trabajo individual, en pareja, gran grupo y pequeño grupo. Son de gran importancia las actividades en grupos, por lo que se recomienda favorecer una metodología de participación entre el alumnado, que fomente su contribución activa al desarrollo de la clase, la intervención en voz alta y las discusiones en pequeños grupos. Con estas medidas estaremos favoreciendo el aprendizaje cooperativo. Así, podemos tener en cuenta estas diferentes formas de agrupamiento:

Grupos afines: Para realizar ciertas tareas, se dividirá la clase en grupos afines en función de su nivel de conocimientos previos, intereses o capacidades, de tal forma que se pueda asignar a cada grupo tareas en las que todos puedan aportar y aprender. Cada grupo tendrá que desarrollar tareas y llegar a un resultado diferente en función de lo que ya saben y lo que pueden aprender. Deberían tener un reto adecuado a sus necesidades y posibilidades.

Grupos heterogéneos: Otra forma de agrupamiento consiste en crear equipos en los que haya estudiantes con diferentes capacidades, desde aprendices a expertos en un tema o con diferentes niveles de habilidad. Estos equipos pueden realizar tareas en común, de tal manera que aprenden a organizarse, compartir conocimientos y capacidades y llegar a un buen resultado común.

Según las actividades a realizar, es importante comprobar o garantizar que dentro del trabajo del grupo, se asignan diferentes tareas o preguntas que supongan un reto o estímulo adecua- do a los distintos niveles de capacidad que hay dentro del grupo, para que todos tengan la oportunidad de contribuir con su respuesta o trabajo.

Estos grupos pueden ser estables para que aprendan a trabajar juntos, pero también es interesante hacer grupos heterogéneos nuevos para que los estudiantes puedan conocer y trabajar con diferentes compañeros, tratando de que vayan rotando y que participen en el equipo compañeros con diferentes capacidades o niveles de aprendizaje. Este tipo de grupo es muy recomendable cuando se trabaja en objetivos relacionados con la solución de problemas y/o aprendizaje de conceptos básicos. Para formar los grupos heterogéneos puede utilizarse la selección al azar. Otra fórmula consiste en hacer un listado de los estudiantes en función de su nivel de competencia respecto del tema que se va a trabajar. Una vez hecha la lista, componer los grupos de forma que, en todos ellos, haya estudiantes con todos los niveles de habilidad.

Grupos de interés: El aprendizaje es más fácil y la atención se mantiene por más tiempo cuando los estudiantes están interesados en lo que están aprendiendo. Otra opción a poner en práctica supondría permitir trabajar en grupos de interés común. Varios estudiantes pueden tener interés en una temática o en un aspecto de un tema, por lo que permitir esta forma de agrupamiento puede responder mejor a sus intereses, y determinaría que el estudiante se implicara más en el aprendizaje. Poder buscar información, hablar sobre el tema, discutir, inda- gar. Hacer actividades, preparar otras para compartir con sus compañeros su interés y descubrimientos pueden suponer retos o desafíos para implicarles en el estudio de esos temas.

Tutoría entre pares: Los estudiantes pueden ayudarse unos a otros en tareas específicas. De esta manera el que tutoriza aprende y asume una responsabilidad para con el otro. Esto le exige organizar su conocimiento y ponerlo al servicio de la otra persona para transmitírselo, lo que supone un proceso mental de tipo superior para organizar la información. El alumno tuto- rizado también se beneficia de una enseñanza individualizada por parte de un compañero, entre iguales, con lenguajes y referentes comunes, más próximos a veces que los que utiliza el docente en sus explicaciones.

6.4. Recursos

Con el fin de establecer un lenguaje común, conviene acercarnos al concepto de algunos términos tales como recurso, medio y material didáctico. La mayoría de los autores no terminan de ponerse de acuerdo sobre el significado de estos términos. Así, en muchos casos, se emplean como sinónimos o se hacen pequeñas convenciones por el uso más o menos de moda. En cuanto al concepto de recurso, en general, se ha entendido éste como el uso de todo tipo de material didáctico. Una definición clásica la encontramos en Mattos (1963) para el que recursos didácticos son: “Los medios materiales de que se dispone para conducir el aprendizaje a los alumnos”.

Con todo ello, consideraremos que el término recursos es más amplio y engloba a los otros, de ahí que se haya usado como título de este epígrafe. Los recursos que van a ser utilizados quedarán clasificados de la siguiente forma:

· Recursos del entorno: Agentes de desarrollo local, empresas de la localidad…

· Recursos del centro: Biblioteca del centro, aula de informática y salón de actos.

· Recursos del Departamento Didáctico: Bibliografía, libros de lectura, diccionarios, vídeo, proyector…

· Recursos del profesor: Fundamentalmente un cuaderno de registro del seguimiento de los alumnos (Cuaderno del profesor), fundamental a la hora de realizar las evaluaciones de los mismos y anotar los elementos de la observación directa. Se empleará una hoja de cálculo o/y programa Idoceo para realizar las pertinentes anotaciones y tener un registro del grado de consecución de los estándares, criterios de evaluación y competencias clave.

· Recursos del alumnado: Existirá un libro de texto titulado PROGRAMA PARA LA ME- JORA DEL APRENDIZAJE Y EL RENDIMIENTO I, de la editorial OXFORD, que será el referente del profesor, si bien el alumnado no lo tendrá a su disposición para este curso académico.. A su vez será muy importante la tenencia de un cuaderno del alumno (también portfolio) que podamos revisar y que evaluaremos. El alumnado también tendrá que dispo- ner de recursos básicos como materiales de escritura o papel adecuado a la presentación de trabajos.

6.5. Plan de lectura

El objetivo del Plan lector es mejorar la competencia lectora de los alumnos en situaciones diversas (vida académica, profesional, privada y pública). Por competencia lectora se entiende la capacidad de comprender, utilizar y analizar textos escritos, por lo tanto la competencia lectora es esencial en tres niveles:

a) El aprendizaje (uso educativo)

b) El desarrollo personal.

c) La participación en la sociedad

Con la nueva manera de entender la competencia lectora, a partir de las Pruebas de diagnóstico y de la pruebas del informe PISA, se hace necesaria la utilización de textos de muy diversos tipos, temáticas y contextos, que exigen distintas técnicas de comprensión y procesamiento de la información:

Textos continuos

Textos discontinuos

Descripción

Formularios

Narración

Anuncios

Exposición

Gráficas

Argumentación

Diagramas

Instrucciones

Mapas

Planteamos que, para comprender plenamente un texto, el alumnado debe saber realizar tres actividades:

1. Recuperación de la información: Saber localizar y extraer información de un texto.

2. Interpretación del texto: Extraer el significado de un texto y realizar deducciones o inferencias a partir de la información dada.

3. Reflexión: Capacidad de relacionar el texto con la experiencia, los conocimientos y las ideas propias.

En consonancia con lo anterior planteamos el siguiente Plan lector que consta de dos elementos fundamentalmente:

a) Lectura, en clase, de textos de diversos tipos y realización de actividades, haciendo uso de las lecturas de cada unidad propuestas por el libro de texto.

b) Itinerario de lectura de libros completos en casa. LOS LIBROS SELECCIONADOS PARA TAL FIN DURANTE ESTE CURSO EN 2º DE ESO SON:

1ª evaluación: Cabeza de dragón.

2ª evaluación: La rosa de los vientos. 3ª evaluación: Romeo y Julieta.

Concretado en el Plan de Lectura del Centro recogido en el Proyecto Educativo.

– Leer en voz alta los enunciados de las cuestiones y ejercicios planteados previo a su realización.

– Dar siempre concreción a lo leído en público, así como exponer la corrección de las cuestiones y ejercicios propuestos. De forma individual.

– Desarrollo de presentaciones de cara a explicar por los diferentes alumnos del grupo alguna de las doce unidades que componen la asignatura de Lengua Castellana y literatura de 1º de ESO. De forma conjunta.

6.6. Actividades complementarias y extraescolares

Para su desarrollo, hemos considerado la necesidad de fomentar la cultura andaluza dentro de nuestra programación y obedecer a la necesidad de adaptar nuestra acción educativa al Proyecto Educativo y por lo tanto a nuestro entorno. Una primera definición de ambos conceptos puede ser:

Actividades Complementarias: “Se consideran actividades complementarias las organizadas por los Centros durante el horario escolar, de acuerdo con su Proyecto Curricular, y que tienen un carácter diferenciado de las propiamente lectivas”

Actividades Extraescolares: “Se consideran actividades extraescolares las encaminadas a potenciar la apertura del Centro a su entorno y a procurar la formación integral del alumnado”.

En nuestro caso se han establecido las siguientes actividades complementarias y/o extraes- colares:

· Participación en las actividades que se propongan desde el Departamento de actividades extraescolares, y que estén relacionadas con nuestra materia, principalmente aquéllas vinculadas a la Semana de Teatro que se celebra en Mayo Cultural en nuestro centro.

· El Departamento de Lengua Castellana y Literatura propone, asimismo, las siguientes actividades:

1. Concurso de “MICRORRELATOS DE TERROR” que tendrá lugar durante el mes de noviembre y en el que podrán participar todo el alumnado del centro, si bien, serán los alumnos y alumnas de 1º ESO que cursan la materia de “Animación a la lectura” los responsables de emitir el fallo del jurado. Los relatos premiados, un primer premio en 1º, 2º de ESO, otro primer premio en 3º y 4º, y otro asignado a bachillerato (1º y 2º), podrán disfrutar de un desayuno en la cafetería y podrán dirigir un trabajo audiovisual de su relato de terror que luego será difundido en el blog de la biblioteca y a través de las redes sociales del instituto.

2. Mercadillo solidario de libros, dirigido a todos los miembros de la comunidad educativa, que tendrá lugar entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre.

3. Concurso de “Cartas Enamoradas”, dirigido a todo el alumnado, que tendrá lugar en febrero, con motivo de la celebración de “El Día de San Valentín” en colaboración con la biblioteca del centro, y cuyo premio lo aportará la misma biblioteca en forma de libro, teniendo en cuenta dicha efemérides y los gustos particulares de los participantes.

4.“Yincana de Don Juan Tenorio” realizada y preparada por el alumnado de Litera- tura Universal y 4º de ESO para la participación de alumnos de cursos inferiores. La fecha prevista será en torno a marzo.

4. “Concurso de narrativa”, para la participación voluntaria de todos los grupos, existiendo dos categorías: ESO y BACHILLERATO, y cuyo premio será económico (30 euros por categoría). Se celebrará entre el 24 y el 28 de abril. (fallo del jurado)

6. Concurso de marcapáginas, destinado a 1º y 2º ESO y también pensado en el mes de abril para conmemorar “el día del libro”. El premio, en este caso, estará a cargo del departamento, en el que se seleccionará un libro según los gustos habituales del alumnado que participe.

7. Por último, una “Exposición de maquetas”, realizadas por el alumnado de Literatura Universal de 1º de bachillerato, que realizarán las explicaciones oportunas a sus compañeros de secundaria cuando bajen a visitarlas durante el “Mayo Cultural”.

7. ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

Los métodos deben partir de a perspectiva del docente como orientador, promotor y facilitador del desarrollo en el alumnado, ajustándose al nivel competencial inicial de este y teniendo en cuenta la atención a la diversidad y el respeto por los distintos ritmos y estilos de aprendizaje mediante prácticas de trabajo individual y cooperativo.

En las adaptaciones curriculares se detallarán las materias en las que se van a aplicar, la metodología, la organización de los contenidos, los criterios de evaluación y su vinculación con los estándares de aprendizaje evaluables, en su caso. Estas adaptaciones podrán incluir modificaciones en la programación didáctica de la materia objeto de adaptación, en la organización, temporalización y presentación de los contenidos, en los aspectos metodológicos, así como en los procedimientos e instrumentos de evaluación.

Siempre nos vamos a encontrar distintos ritmos de aprendizaje que justificarán las actuaciones consideradas como medidas de atención a la diversidad.

Dificultades detectadas a nivel individual; Mediante el proceso de evaluación continua se irán detectando las deficiencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje, intentando adaptar la materia a las necesidades del alumnado, siempre debiendo superar los Criterios de Evaluación mínimos indispensables para la superación de la materia.

Dificultades detectadas a nivel grupal; Mediante el proceso de evaluación continua se irán detectando las deficiencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje y adaptando el nivel grupal a la propia exigencia demandada.

En cuanto a la posibilidad de que exista un bajo nivel de motivación, se indagará convenientemente para averiguar la causa de las dificultades y proponer medidas que las minimicen.

Para atender debida y oportunamente a los diferentes ritmos de aprendizaje, el profesorado contará con actividades de refuerzo preparadas de cara a resolver diferencias notorias entre el alumnado del mismo nivel y grupo.

Por la propia experiencia docente con los grupos en el IES Isla Verde, el alumnado ha necesitado un periodo de adaptación debido a la incorporación a su nuevo centro en 1º de la ESO. Por ello, durante el tercer trimestre se desarrollarán pruebas globales donde se exigen contenidos y procedimientos mínimos que permiten al alumnado superar la materia sin dificultad si ha seguido un proceso continuo de trabajo.

Al alumnado que por padecer, temporal o permanentemente, discapacidades físicas, psíquicas, sensoriales, o por manifestar graves trastornos de la personalidad o de conducta requieren una atención especializada, con arreglo a los principios de no discriminación y normalización educativa, y con la finalidad de conseguir su integración se les facilitará el acceso al currículo tomando las medidas oportunas en cada caso y siempre bajo lo establecido por el Equipos Técnico de Coordinación Pedagógica y el Departamento de Orientación. A su vez, se fomentará el favorecer la integración de este alumnado en el grupo-aula a través de actividades donde desarrollen un papel reconocido por el grupo y mejoren su nivel de autoestima.

Contamos, asimismo, con la posibilidad de establecer distinto nivel de profundización en muchas de las actividades propuestas, que permitirán atender demandas de carácter más profundo por parte de aquellos/as alumnos/as con niveles da partida más avanzados o con un interés mayor sobre los contenidos estudiados. Contamos con actividades de ampliación, des- tinadas al alumnado que quiera avanzar más allá en estos niveles y participar en programas específicos bajo el asesoramiento del Departamento de Orientación, tales como “Profundiza” del que dispone el centro. Caso de requerir ampliación de cursos superiores deberán venir prescritas por el informe psicopedagógico correspondiente.

8.EVALUACIÓN

8.1. Aspectos generales

La evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado será continua y diferenciada según las materias, tendrá un carácter formativo y será un instrumento para la mejora tanto de los procesos de enseñanza como de los procesos de aprendizaje.

Los referentes para la comprobación del grado de adquisición de las competencias clave y el logro de los objetivos de la etapa en las evaluaciones continua y final de las distintas materias son los criterios de evaluación y su concreción en los estándares de aprendizaje evaluables.

SE HACE CONSTAR EN ESTE PUNTO QUE EL ALUMNADO QUE FALTE A UNA PRUEBA OBJETIVA, SEA ÉSTA DE TIPO ESCRITA U ORAL, DEBERÁ PRESENTAR UN JUSTIFICANTE OFICIAL, EXPEDIDO POR UN ORGANISMO ACREDITADO, PARA REALI- ZAR DICHA PRUEBA AL DÍA SUIGUIENTE O EL DÍA CONVENIDO POR EL DOCENTE. ESTE HECHO SERÁ TENIDO ESPECIALMENTE EN CUENTA EN EL CASO DE RECU- RRENCIA EN LAS FALTAS DE ASISTENCIA EN ESTOS DÍAS CLAVE.

Según el momento de su aplicación:

· Evaluación inicial1: Se lleva a cabo al inicio del proceso. Consiste en la recogida de in- formación sobre la situación de partida. Es imprescindible para decidir qué se pretende con- seguir y, también para valorar al final del proceso si los resultados son o no satisfactorios. A través de la observación, indagación y prueba escrita.

· Evaluación procesual: Supone la valoración, gracias a la recogida continua y sistemática de información, del funcionamiento, de la marcha del objeto a evaluar a lo largo de un periodo previamente fijado. Esta evaluación procesual es imprescindible dentro del marco de una concepción formativa de la evaluación porque permite tomar decisiones adecuadas a la mejora del proceso en función de los datos detectados.

· Evaluación final: Se refiere a la recogida y valoración de unos datos al finalizar el periodo previsto para lograr unos aprendizajes, un programa, o para la consecución de unos objetivos.

8.2. Instrumentos de evaluación

En todos los instrumentos aplicados a lo largo del curso se harán constar los Criterios de Evaluación o Estándares que se pretende evaluar, con su puntuación correspondiente.

Las técnicas e instrumentos para la evaluación y obtención de calificaciones del proceso de aprendizaje a implementar serán:

– La observación directa utilizando con escalas de observación, rúbricas (anexas), listas de control de asistencia y registros anecdóticos (instrumentos) de los procedimientos en todo momento.

Revisión de las tareas (trabajo diario) de los alumnos con guías y listados de ejercicios para el registro de conceptos y sobre todo de procedimientos y actitudes.

Pruebas específicas en todas sus variantes, tanto orales como escritas, de conceptos y procedimientos, al final de una unidad o de una fase de aprendizaje.

Las pruebas individuales objetivas escritas podrán ser de contenido teórico o teórico- práctico. Con estas pruebas se pretende evaluar la utilización adecuada de términos, el reconocimiento y diferenciación de conceptos, la seguridad y claridad de exposición de ideas, el uso y diferenciación de terminología lingüística, la opinión crítica literaria, el conocimiento de épocas y autores de la literatura, etc.

Se harán varias pruebas objetivas individuales por cada evaluación las cuales recogerán preguntas teóricas y actividades similares a las realizadas en clase así como alguna actividad que se considere apropiada para evaluar algún aspecto concreto. En nuestras asignaturas, los conocimientos adquiridos se van ampliando y concretando a medida que se desarrolla el cur- so, por tanto será necesario retomar conceptos en las diferentes pruebas trimestrales.

Pruebas de Exposición Oral, según se recoge en el artículo 4 la Orden de 14 de julio de 2016 que regula determinados aspectos de la Evaluación, sobre algún contenido concreto y de ampliación de la unidad que permitan evaluar la capacidad para manejar una extensa in- formación y presentarla de forma ordenada y coherente, utilizando las TIC, la capacidad para

hacer valoraciones, sacar conclusiones, expresar posibles soluciones sobre aspectos concretos, etc.

En ellas se desarrollarán rúbricas de evaluación y co-evaluación que se anexan a esta programación.

Proyectos o Trabajos de investigación, de carácter individual o grupal relacionados con los diferentes contenidos, donde el alumno deberá resolver la situación mediante los procedimientos aprendidos y la búsqueda de estrategias teórico-prácticas.

Asistencia y comportamiento, la calificación de algunos estándares conlleva la considera- ción de la asistencia y actitud del alumnado. Se tendrá en cuenta a la hora de perder la evaluación continua los criterios establecidos en el Proyecto Educativo en este sentido.

Lecturas continuas y discontinuas, especificadas dentro del plan lector y que incluirán lecturas completas de libros seleccionados para cada trimestre, así como fragmentos de obras literarias o artículos relacionados con los contenidos de las unidades.

Se utilizarán programas informáticos específicos desarrollados por el centro a la hora de obtener la calificación parcial de evaluación y final considerándose para ello los criterios de evaluación o estándares seleccionados (hoja de cálculo o/y programa Idoceo)

La evaluación de las diferentes actividades y pruebas específicas podrá ser realizada por parte del docente, como también para cierto tipo de actividades y exposiciones po- drá realizarse mediante procedimientos de co-evaluación, en la que el grupo deberá va- lorar el trabajo realizado por sus propios compañeros, utilizando para ello la rúbrica es- pecífica, y teniendo en consideración la calificación media obtenida por los miembros del grupo.

Cada instrumento utilizado lleva asociado su criterio de evaluación o estándar que se preten- de evaluar en una escala de 1 a 10.

8.3. Criterios de calificación y recuperación

En nuestra materia se llevarán a cabo cuatro evaluaciones: Inicial, primera, segunda y tercera; y en caso necesario una extraordinaria en el mes de septiembre para aquellos alum- nos que no hayan alcanzado los estándares mínimos en las convocatorias ordinarias.

En la evaluación inicial se realizarán registros basados en la observación de actividades de repaso diversas durante la segunda quincena de septiembre y una prueba de diagnóstico que se considerará en la calificación de la evaluación inicial; Se tomarán distintos registros al respecto que arrojarán la calificación de la evaluación inicial que en ningún caso será vinculante respecto a las posteriores evaluaciones.

Considerando nuestro contexto y los resultados arrojados en nuestra evaluación inicial vamos a darle distinto peso a los criterios de evaluación que vamos a trabajar, con el fin de medir el grado de adquisición de las competencias clave. Por ello, la calificación que obtendrá

el alumno vendrá determinada por la calificación obtenida en el instrumento de evaluación utilizado para dicho criterio siempre ponderado al peso relativo asignado (1, 2 o 3, es decir, de menor a mayor peso relativo). En este sentido tendrá un valor de 3 aquellos criterios de evaluación que se consideran básicos; de 2 aquellos cuya importancia es considerable y de 1 aquellos cuya adquisición es más compleja.

A su vez, se indican aquellos estándares que han de ser exigidos como mínimos para que el alumno obtenga una calificación satisfactoria en la materia. En el caso de que el alumno deba acudir a la prueba extraordinaria de septiembre serán los estándares mínimos los que se considerarán para obtener la calificación del alumnado en la materia.

 

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

MÍN.

COMPETENCIAS CLAVE

 

CCL

CMCT

CD

CAA

CSC

SIEP

CEC

1

1.1. Comprender, interpretar y valorar textos orales propios del ámbito personal, académico/escolar y social atendiendo al análisis de los elementos de la comunicación y a las funciones del lenguaje presentes

mín.

3

   

3

3

   

2

1.2. Comprender, interpretar y valorar textos orales de diferente tipo; identificando en ellos los elementos de la comunicación.

mín.

3

   

3

3

   

3

1.3. Comprender el sentido global de textos orales

mín.

3

   

3

3

   

4

1.4. Valorar la importancia de la conversación en la vida social practicando actos de habla: contando, describiendo, opinando y dialogando en situaciones comunicativas propias de la actividad escolar.

 

2

   

2

2

2

 

5

1.5. Reconocer, interpretar y evaluar progresivamente la claridad expositiva, la adecuación, coherencia y cohesión del contenido de las producciones orales propias y ajenas, así como los aspectos prosódicos y los elementos no verbales (gestos, movimientos, mirada…)

 

2

   

2

2

   

6

1.6. Aprender a hablar en público, en situaciones formales e informales, de forma individual o en grupo

 

2

   

2

2

2

 

7

1.7. Participar y valorar la intervención en debates, coloquios y conversaciones espontáneas.

 

2

   

2

2

2

 

8

1.8. Reproducir situaciones reales o imaginarias de comunicación potenciando el desarrollo progresivo de las habilidades sociales, la expresión verbal y no verbal y la representación de realidades, sentimientos y emociones

 

2

   

2

2

2

 

9

1.9. Reconocer y respetar la riqueza y variedad de las hablas existentes en Andalucía.

 

2

     

2

 

2

10

1.10. Memorizar y recitar textos orales desde el conocimiento de sus rasgos estructurales y de contenido

 

1

   

1

   

1

11

1.11. Reconocer las características de la modalidad lingüística andaluza en diferentes manifestaciones orales

 

1

     

1

 

1

12

2.1. Aplicar estrategias de lectura comprensiva y crítica de textos.

 

2

   

2

2

 

2

13

2.2. Leer, comprender, interpretar y valorar textos.

 

2

   

2

2

 

2

14

2.3. Manifestar una actitud crítica ante la lectura de cualquier tipo de textos u obras literarias a través de una lectura reflexiva que permita identificar posturas de acuerdo o desacuerdo respetando en todo momento las opiniones de los demás.

 

2

   

2

2

 

2

15

2.4. Seleccionar los conocimientos que se obtengan de las bibliotecas o de cualquier otra fuente de información impresa en papel o digital integrándolos en un proceso de aprendizaje continuo.

 

2

 

2

2

     

16

2.5. Aplicar progresivamente las estrategias necesarias para producir textos adecuados, coherentes y cohesionados.

 

2

 

2

2

     

17

2.6. Escribir textos sencillos en relación con el ámbito de uso.

mín.

3

 

3

3

3

   

18

2.7. Valorar la importancia de la escritura como herramienta de adquisición de los aprendizajes y como estímulo del desarrollo personal.

 

1

   

1

 

1

 

19

3.1. Aplicar los conocimientos sobre la lengua y sus normas de uso para resolver problemas de comprensión de textos orales y escritos y para la composición y revisión progresivamente autónoma de los textos propios y ajenos, utilizando la terminología gramatical necesaria para la explicación de los diversos usos de la lengua

 

2

   

2

     

20

3.2. Reconocer y analizar la estructura de las palabras pertenecientes a las distintas categorías gramaticales, distinguiendo las flexivas de las no flexivas.

 

2

   

2

     

21

3.3. Comprender el significado de las palabras en toda su extensión para reconocer y diferenciar los usos objetivos de los usos subjetivos

 

1

   

1

     

22

3.4. Comprender y valorar las relaciones de igualdad y de contrariedad que se establecen entre las palabras y su uso en el discurso oral y escrito.

 

1

   

1

     

23

3.5. Reconocer los diferentes cambios de significado que afectan a la palabra en el texto.

 

1

   

1

     

24

3.6. Usar de forma efectiva los diccionarios y otras fuentes de consulta, tanto en papel como en formato digital para resolver dudas en relación al manejo de la lengua y para enriquecer el propio vocabulario.

 

2

 

2

2

     

25

3.7. Reconocer, usar y explicar los diferentes sintagmas dentro del marco de la oración simple.

mín.

3

   

3

     

26

3.8. Reconocer, usar y explicar los constituyentes inmediatos de la oración simple: sujeto y predicado

mín.

3

   

3

     

27

3.9. Identificar los marcadores del discurso más significativos presentes en los textos, reconociendo la función que realizan en la organización del contenido del texto.

 

1

   

1

     

28

3.10. Identificar la intención comunicativa de la persona que habla o escribe.

 

2

   

2

2

   

29

3.11. Interpretar de forma adecuada los discursos orales y escritos teniendo en cuenta los elementos lingüísticos, las relaciones gramaticales y léxicas, la estructura y disposición de los contenidos en función de la intención comunicativa.

 

1

   

1

     

30

3.12. Conocer, usar y valorar las normas ortográficas y gramaticales reconociendo su valor social y la necesidad de ceñirse a ellas para conseguir una comunicación eficaz.

mín.

3

   

3

3

   

31

3.13. Conocer la realidad plurilingüe de España, la distribución geográfica de sus diferentes lenguas y dialectos, sus orígenes históricos y algunos de sus rasgos diferenciales; profundizando especialmente en la modalidad lingüística andaluza

 

1

   

1

1

   

32

4.1. Leer obras de la literatura española y universal de todos los tiempos y de la literatura juvenil, cercanas a los propios gustos y aficiones, mostrando interés por la lectura. CCL, AA, CSC, CeC

 

2

   

2

2

 

2

33

4.2. Favorecer la lectura y comprensión de obras literarias de la literatura española y universal de todos los tiempos y de la literatura juvenil, cercanas a los propios gustos y aficiones, contribuyendo a la formación de la personalidad literaria.

 

2

   

2

2

 

2

34

4.3. Promover la reflexión sobre la conexión entre la literatura y el resto de las artes: música, pintura, cine, etc., como expresión del sentimiento humano, analizando e interrelacionando obras (literarias, musicales, arquitectónicas, etc.), personajes, temas, etc. de todas las épocas

 

2

   

2

2

 

2

35

4.4. Fomentar el gusto y el hábito por la lectura en todas sus vertientes: como fuente de acceso al conocimiento y como instrumento de ocio y diversión que permite explorar mundos diferentes a los nuestros, reales o imaginarios.

mín.

3

   

3

3

 

3

36

4.5. Comprender textos literarios adecuados al nivel lector, representativos de la literatura, reconociendo en ellos el tema, la estructura y la tipología textual (género, forma del discurso y tipo de texto según la intención

 

2

   

2

2

 

2

37

4.6. redactar textos personales de intención literaria siguiendo las convenciones del género, con intención lúdica y creativa.

 

2

 

2

2

2

 

2

38

4.7. Consultar y citar adecuadamente fuentes de información variadas, para realizar un trabajo académico en soporte papel o digital sobre un tema del currículo de literatura, adoptando un punto de vista crítico y personal y utilizando las tecnologías de la información

 

2

 

2

2

     
CRITERIOS DE EVALUACIÓN PONDERADOS Y MÍNIMOS EN GEOGRAFÍA E HISTORIA

BLOQUE 2: EL ESPACIO HUMANO

1. Analizar las características de la población española, su distribución, dinámica y evolución, así como los movimientos migratorios.( 2 )

2. Conocer la organización territorial de España.( 3 ) MÍN.

3. Conocer y analizar los problemas y retos medioambientales que afronta España, su origen y las posibles vías para afrontar estos problemas.( 1)

4. Conocer los principales espacios naturales protegidos a nivel peninsular e insular. (2)

5. Identificar los principales paisajes humanizados españoles, identificándolos por comunida- des autónomas.( 1)

6. Reconocer las características de las ciudades españolas y las formas de ocupación del es- pacio urbano.(2)

7. Analizar la población europea, en cuanto a su distribución, evolución, dinámica, migracio- nes y políticas de población. (3)MÍN

BLOQUE 3: LA HISTORIA

24. Describir la nueva situación económica, social y política de los reinos germánicos.(2)

25. Caracterizar la Alta Edad Media en Europa reconociendo la dificultad de la falta de fuentes históricas en este período.(2)

26. Explicar la organización feudal y sus consecuencias. (3) MÍN.

27. Analizar la evolución de los reinos cristianos y musulmanes, en sus aspectos socio- económicos, políticos y culturales.(2)

28. Entender el proceso de las conquistas y la repoblación de los reinos cristianos en la Pe- nínsula Ibérica y sus relaciones con Al-Ándalus.(3) MÍN.

29. Comprender las funciones diversas del arte en la Edad Media.(3) MÍN.

30. Entender el concepto de crisis y sus consecuencias económicas y sociales.(3) MÍN.

31. Comprender la significación histórica de la etapa del Renacimiento en Europa. (3) MÍN.

32. Relacionar el alcance de la nueva mirada de los humanistas, los artistas y científicos del Renacimiento con etapas anteriores y posteriores.(2)

33. Analizar el reinado de los Reyes Católicos como una etapa de transición entre la Edad Media y la Edad Moderna.(2)

34. Entender los procesos de conquista y colonización, y sus consecuencias.(2)

35. Comprender la diferencia entre los reinos medievales y las monarquías modernas. (2)

36. Conocer rasgos de las políticas internas y las relaciones exteriores de los siglos XVI y XVII en Europa. (1)

37. Conocer la importancia de algunos autores y obras de estos siglos. (2)

38. Conocer la importancia del arte Barroco en Europa y en América. Utilizar el vocabulario histórico con precisión, insertándolo en el contexto adecuado.(1)

Cada instrumento que se utilice para evaluar al alumnado tendrá asociado al menos un criterio/-s de evaluación y sus competencias asociadas. Todos los instrumentos de evaluación serán valorados de 0 a 10 sin prejuicio de la ponderación asignada en la tabla ya presentada. Si en una prueba escrita se pretenden valorar varios criterios, el alumnado y sus familias habrán de conocer cada una de las calificaciones de los criterios evaluados, pues en ningún caso se ponderará los instrumentos de evaluación, sino los criterios considerando el peso 1, 2 o 3 asignado.

clip_image001[6]En los casos de imposibilidad de asistencia a clases por indisposición, por asistencia a consultas médicas, exámenes, juicios o deberes inexcusables, éstas deberán justificarse debidamente en los días siguientes a la falta. En caso de pérdida de examen por falta de asistencia, éste solo se repetirá en caso de que exista justificación médica o administrativa oficial.

Cada instrumento de evaluación tendrá unos criterios de calificación que se darán a conocer en todo momento al alumnado. Además, un aspecto a señalar, es que en el proceso de evaluación debe existir un principio de Homogeneización y Calibración, es decir, se de- ben consensuar todos los criterios de corrección dentro del departamento y todos los miembros del mismo deben aplicarse. También, se deberá verificar que efectivamente estos criterios consensuados están siendo aplicados por todos los miembros del Departamento.

Para aquellos alumnos que no hayan alcanzado una calificación igual o superior a 5 en la calificación obtenida de los estándares ponderados de ese trimestre, tendrán que recuperar los criterios de evaluación mínimos. Los instrumentos de evaluación para dicha recuperación podrán ser variados, al igual que en la fase ordinaria, pudiendo coexistir una prueba escrita para valorar algunos estándares mínimos, una prueba oral, una exposición, un trabajo mono- gráfico… La selección de dichos instrumentos será concretados por parte el departamento que tendrá que tener en cuenta la naturaleza de dichos criterios mínimos para su fiel medición, no siendo necesaria una prueba objetiva de recuperación en cada trimestre, sino que será el docente junto al departamento quienes estimen el momento y el instrumento para realizar las recuperaciones de los criterios suspensos.

Del mismo modo si al acabar la tercera evaluación el alumno tiene trimestres suspendidos (y no recuperados) tendrá la posibilidad de recuperar las partes pendientes a través de los instrumentos que se indiquen con el fin de valorar los criterios mínimos de los trimestres don- de no se hubiera obtenido una calificación igual o superior a 5. En el caso de que en estos cri-mínimos ponderados para alcanzar una única calificación (no por trimestres) usando para ello los instrumentos pertinentes. En este sentido, y dado que la materia de lengua castellana y literatura se organiza en cuatro principales bloques de contenido: Comunicación oral: Escuchar y hablar, Comunicación escrita: Leer y escribir, Conocimiento de la lengua y Educación literaria, se entiende que los criterios relacionados con la compresión y expresión oral establecidos como mínimos, no serán tenidos en cuenta en la recuperación de carácter extraordinario de septiembre, y sí podrán ser recupera- dos durante el curso académico.

8.3.1. Criterios ortográficos

Para evaluar la ORTOGRAFÍA serán seleccionados los estándares oportunos, siendo éstos muy recurrentes a través de los diversos instrumentos de evaluación, principalmente en las pruebas objetivas, debido a la importancia que tiene para la materia un uso adecuado de la lengua.

Además, para la correcta valoración de las cuestiones ortográficas, de gran tras- cendencia en nuestra materia, se hace hincapié en el hecho de que EN TODOS LOS CRITERIOS DE EVALUACIÓN VALORADOS SE CONSIDERARÁN ASPECTOS RELATI- VOS A ORTOGRAFÍA, REDACCIÓN Y EXPRESIÓN, PUDIENDO REDUCIR LA PUNTUA- CIÓN DE CADA CRITERIO EN CASO DE UN MAL USO DE LA LENGUA EN UN SENTIDO AMPLIO. LA REDUCCIÓN EN LA VALORACIÓN DE TODOS LOS CRITERIOS DE EVA- LUACIÓN POR CUESTIONES LINGÜÍSTICAS, ES DECIR, LOS CRITERIOS DE CALIFI- CACIÓN AL RESPECTO, SERÁN ACORDADOS POR LOS MIEMBROS DEL DEPARTA- MENTO EN FUNCIÓN DEL RENDIMIENTO Y RITMOS DE APRENDIZAJE DE LOS GRU- POS DE ALUMNOS Y ALUMNAS DE CADA NIVEL, SIENDO COMUNICADOS A DICHO ALUMNADO EN TODO MOMENTO UNA VEZ ACORDADOS PARA LOS DISTINTOS INS- TRUMENTOS.

Publicado: abril 5, 2017 por Laura Gonzalez

Etiquetas: programación didáctica lengua castellana y literatura