Toda la documentación que encontrarás en Oposinet la puedes tener en tu ordenador en formato word. De esta forma podrás modificarla y trabajar con ella con más comodidad.


Ponte en contacto con nosotros a la dirección y te la enviaremos. A cambio te pedimos que compartas tu información, enviándonos documentos interesantes para la preparación de estas oposiciones: temas, programaciones didácticas, exámenes... Es imprescindible que estos documentos no posean derechos de autor, que no existan ya en la web y que sean realmente interesantes para la preparación de las oposiciones.


Otra opción para conseguir los documentos en formato word es realizar un pago de 19,5 euros, con la cual mantendremos esta web y compraremos nuevos materiales para ponerlos al alcance del resto de la comunidad. Importante: con el pago te proporcionaremos TODOS los documentos que hayamos publicado de una de las especialidades de oposiciones. Los documentos publicados en formato pdf no te los proporcionamos en formato Word sino en pdf.




Programación didáctica 3° ESO

El presente documento se refiere a la programación del tercer curso de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), para el área de Tecnología.

El área de Tecnología está integrada por un amplio conjunto de conocimientos constituyendo un campo privilegiado de integración de saberes, manteniendo una estrecha relación con otras áreas del currículo: Ciencias de la Naturaleza, Matemáticas, Ciencias Sociales, Educación Plástica y Visual, etc.

El ritmo de aprendizaje de los alumnos depende del desarrollo psicológico de cada uno de ellos, de su entorno social y de su entorno familiar, lo que implica contemplar diferentes opciones de aprendizaje. Es lo que llamamos atención a la diversidad, y que se convierte en un elemento fundamental del proceso de enseñanza/aprendizaje. Las actividades en los diferentes procesos de aprendizaje deben ser graduadas en dificultad como ampliación y refuerzo, y pretenden dar respuesta a esa realidad educativa tan heterogénea de nuestras aulas.

Para elaborar esta programación de 3º de ESO se ha tenido en cuenta:

– La Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE). Ley 1/1990 de 3 de octubre (BOE de 4 de Octubre de 1990).

– Decreto 34/2002, de 7 de febrero, por el que se aprueba el currículo de las áreas de conocimiento y materias obligatorias y opcionales de la Educación Secundaria Obligatoria para la Comunidad de Madrid.

1. Análisis del contexto

Esta programación se desarrolla en un instituto situado en un pueblo a 30 km de una gran ciudad. El antiguo núcleo del pueblo es ahora la zona de servicios ya que el pueblo se ha desarrollado mucho como zona residencial de clase media y clase media alta y las viviendas son casi todas unifamiliares independientes rodeadas de parcelas de jardín. El pueblo no es industrial ni agrícola.

En el instituto se imparten enseñanzas de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato en las modalidades de Ciencias de la Naturaleza y de la Salud y Humanidades y Ciencias Sociales. Hay también un grupo de Garantía Social de Instaladores Eléctricos.

Cursan estudios casi 1000 alumnos repartidos en 22 grupos:

– seis grupos de 1º de ESO.

– cinco grupos de 2º, 3º y 4º de ESO, tres de los cuales son de diversificación.

– cuatro grupos de cada curso de Bachillerato, repartidos por igual entre ambas modalidades y el grupo antes citado de Garantía Social.

– No hay ciclos formativos de Formación Profesional.

En la Enseñanza Secundaria Obligatoria nos encontramos con un alumnado que representa la diversidad de la población puesto que es una etapa de escolarización obligatoria. Por tanto, tendremos que atender a grupos de alumnos donde predomina el alumnado que supera con éxito la Educación Primaria y que manifiesta un cierto interés por promocionar en la ESO (aprox. el 60%), aproximadamente un 20% de alumnos desmotivados que no desean continuar en la institución escolar, un 15% de alumnos con niveles de conocimientos muy bajos y puntualmente un 5% de alumnos con alguna discapacidad física y síquica que necesita las adaptaciones curriculares.

En total, hay 560 alumnos de ESO, 185 en cada Bachillerato y 15 en Garantía Social.

El instituto es el único centro de Enseñanza Secundaria público del pueblo y goza de prestigio entre las familias del mismo. El ayuntamiento de la localidad colabora con el instituto financiando algunas actividades extraescolares. En este instituto funciona una AMPA (asociación de madres y padres de alumnos) que también colabora en el desarrollo y financiación de algunas actividades.

El instituto dispone de las instalaciones habituales: aulas, aulas especiales para Música, Plástica, etc.; laboratorios de Física y Química y de Ciencias Naturales y aula de Tecnología, gimnasio y canchas para deportes, tres aulas dotadas de ordenadores conectados en red. No hay salón de actos pero se dispone de una sala de usos múltiples.

El instituto funciona en horario de mañana, aunque algunas actividades extraesco­lares se desarrollan por la tarde. Se pretende en la actualidad ampliar la apertura del centro en horario de tarde para actividades de este tipo.

El equipo directivo está formado por director, jefe de estudios, dos jefes de estudios adjuntos, uno de los cuales se encarga de la ESO y el otro del Bachillerato y secretaría.

Semanalmente se reúne la Comisión Pedagógica (CP) formada por el director, el jefe de estudios y los jefes de departamento de materias, más el jefe del departamento de Orientación y el de Actividades Extraescolares.

El claustro está formado por 85 profesores la mayoría de los cuales tiene destino definitivo en el centro, existiendo una minoría de alrededor del 20% de profesores interinos o en expectativa de destino.

El departamento de Orientación cuenta con una psicóloga, dos especialistas en Pedagogía Terapéutica, un especialista en Audición y Lenguaje y una trabajadora social.

2. Características de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO)

El nivel de Educación Secundaria comprenderá:

a) La etapa de Educación Secundaria Obligatoria, que completa la enseñanza básica y abarca cuatro cursos académicos, entre los 12 y 16 años de edad.

b) El Bachillerato, con dos cursos académicos de duración a partir de los dieciséis años de edad.

c) La Formación Profesional Específica de Grado Medio, que se regula en el capítulo cuarto de esta ley.

La Educación Secundaria Obligatoria tendrá como finalidad transmitir a todos los alumnos los elementos básicos de la cultura, formarles para asumir sus deberes y ejercer sus derechos y prepararles para la incorporación a la vida activa o para acceder a la Formación Profesional Específica de Grado Medio o al Bachillerato.

La Educación Secundaria Obligatoria constará de dos ciclos, de dos cursos cada uno, y se impartirá por áreas de conocimiento.

Serán áreas de conocimiento obligatorias en esta etapa las siguientes:

– Ciencias de la Naturaleza.

– Ciencias Sociales, Geografía e Historia.

– Educación Física.

– Educación Plástica y Visual.

– Lengua castellana y literatura

– Lenguas extranjeras.

– Matemáticas.

– Música.

– Tecnología.

En la fijación de las enseñanzas mínimas del segundo ciclo, especialmente en el último curso, podrá establecerse la optatividad de alguna de estas áreas, así como su organización en materias.

La metodología didáctica en la Educación Secundaria Obligatoria se adaptará a las características de cada alumno, favorecerá su capacidad para aprender por sí mismo y para trabajar en equipo y le iniciará en el conocimiento de la realidad de acuerdo con los principios básicos del método científico.

La evaluación de la Enseñanza Secundaria Obligatoria será continua e integradora. El alumno o alumna que no haya conseguido los objetivos del primer ciclo, podrá permanecer un año más en él, así como otro más en cualquiera de los cursos de segundo ciclo.

– Para cada grupo de la ESO se realizan al menos cuatro sesiones de evaluación a lo largo del curso (además de la inicial o evaluación cero), una al finalizar cada trimestre y la de septiembre. Cada sesión será realizada por el conjunto de profesores del respectivo grupo y coordinada por el profesor tutor, asesorados por el departamento de orientación.

– Los alumnos y alumnas de tercero podrán promocionar a cuarto aunque no hayan alcanzado los objetivos mínimos de un máximo de dos áreas.

– La superación o no de cada área se podrá decidir en la última sesión de evaluación, que tiene lugar después de las pruebas de recuperación de septiembre. Todo alumno o alumna que no haya superado un área durante el curso hasta junio tiene derecho a intentar recuperarla en las pruebas de recuperación de septiembre. Así, la decisión de promoción para determinados casos no se podrá llevar a cabo hasta dicho mes.

El tercer curso de la ESO forma parte, junto con cuarto de la ESO, del segundo ciclo de la Enseñanza Secundaria Obligatoria. Este ciclo se caracteriza por:

– Mayor “opcionabilidad” respecto al primer ciclo, aprox. 20% en tercero y un 30-35% en cuarto.

– La organización y estructura del currículo es más compleja.

– Hay una mayor atención a la diversidad (grupos de refuerzo).

– Colaboración entre la tutoría y el departamento de orientación.

– Para el área de Tecnología, el horario aumenta en una hora a la semana. Pasa de dos a tres horas semanales.

3. Características del área de Tecnología según el decreto de currículo

La tecnología, como área de actividad del ser humano, busca solucionar problemas y necesidades individuales y colectivas, mediante la construcción de sistemas técnicos, y emplea para ello los recursos de la sociedad en la que está inmersa.

La aceleración que se ha producido en el desarrollo tecnológico durante el siglo XX justifica la necesidad formativa en este campo. El ciudadano precisa los conocimientos necesarios para ser un agente activo en este proceso, ya sea como consumidor de los recursos que la tecnología pone en sus manos o como productor de innovaciones. Desde esta responsabilidad, esta programación didáctica pretende definir esos conocimientos y las líneas metodológicas que orientan su didáctica.

En concreto, el área de Tecnología en la Educación Secundaria Obligatoria trata de:

– Fomentar el aprendizaje de conocimientos y el desarrollo de destrezas que permitan, tanto la comprensión de los objetos técnicos, como su utilización.

– Pretende también que los alumnos usen las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación como herramientas en este proceso, y no como fin en sí mismo.

– Se plantea el desarrollo de la capacitación necesaria para fomentar el espíritu innovador en la búsqueda de soluciones a problemas existentes.

Por tanto, podemos entender que el área de Tecnología se articula en torno a un binomio conocimiento-acción, donde ambos deben tener un peso específico equivalente. Una continua manipulación de materiales sin los conocimientos técnicos necesarios nos puede conducir al mero activismo y, del mismo modo, un proceso de enseñanza-aprendizaje puramente académico, carente de experimentación, manipulación y construcción, puede derivar a un enciclopedismo tecnológico inútil.

Desde estos postulados, se plantea la necesidad de una actividad metodológica que se apoye en tres principios:

– Se hace imprescindible la adquisición de los conocimientos técnicos y científicos necesarios para la comprensión y el desarrollo de la actividad tecnológica.

– Estos conocimientos adquieren su lugar, si se aplican al análisis de los objetos tecnológicos existentes y a su posible manipulación y transformación, sin olvidar que este análisis se debe enmarcar trascendiendo al propio objeto e integrándolo en el ámbito social y cultural de la época en que se produce.

– La posibilidad de emular procesos de resolución de problemas a través de una metodología de proyectos se convierte en remate de este proceso de aprendizaje y adquiere su dimensión completa apoyado en las dos actividades precedentes. Además esta última actividad requiere que los alumnos trabajen en equipo, y permite que desarrollen las cualidades necesarias para un futuro trabajo profesional dentro de un grupo.

Para la acción metodológica descrita anteriormente, es el profesor el que desde la programación deberá dar forma a los contenidos y objetivos propuestos en esta programación didáctica, dando soporte argumental a las acciones correspondientes de análisis y de formulación de proyectos.

4. Características de los alumnos

La Educación Secundaria Obligatoria coincide, desde el punto de vista del desarrollo de los estudiantes, con la adolescencia. En estos años, los escolares experimentan un proceso de cambio especialmente significativo. Alrededor de los 12 o 13 años se advierten cambios importantes en la personalidad del alumnado. En concreto, durante tercero de la ESO, los alumnos que no han repetido ningún curso tienen la edad comprendida entre 14 y 15 años. Dichos cambios, que afectan tanto a su desarrollo físico e intelectual como al ámbito afectivo, constituirán los rasgos más característicos de la adolescencia.

– Una de las transformaciones más importantes se produce en el ámbito cognitivo e intelectual. A partir de los 12 años, los alumnos y las alumnas desarrollan un tipo de pensamiento de carácter abstracto, que permite la realización de operaciones lógico-formales y la resolución de problemas más complejos. Debemos situar a los alumnos ante situaciones y experiencias que les exijan un razonamiento deductivo, el reconocimiento de los datos, variables y elementos implicados en una situación o problema, la elaboración de hipótesis y estrategias para la resolución de problemas, la comprensión de la información (verbal y no verbal) y la comprobación sistemática de las hipótesis establecidas.

– Otra característica del desarrollo evolutivo durante la adolescencia es el creciente interés de los alumnos y las alumnas por su entorno físico-social. Ello exige iniciarles en el conocimiento profundo de las relaciones sociales, así como proporcionarles una educación acorde con el sistema de valores establecidos. La construcción de la propia identidad, la aceptación de las posibilidades y los límites del propio cuerpo, la asimilación y la elaboración de significados culturales, así como el desarrollo de un nivel aceptable de autoestima son aspectos de una importancia capital a estas edades.

Desarrollo de la personalidad: es una etapa caracterizada por una profunda crisis personal. Por un lado ya no es niño pero tampoco posee la madurez del adulto, lo que hace que su personalidad no esté definida y necesite ir construyéndola. La conquista de una nueva identidad supone el replanteamiento de los roles previamente ejercidos por la familia. El joven en transición construye su identidad a partir de su experiencia vital previa, pero también de los valores, actitudes, moral y modos de vida que el entorno social le provee.

5. Análisis y priorización de objetivos

5.1. Objetivos generales de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO)

La Educación Secundaria Obligatoria contribuirá a desarrollar en los alumnos las siguientes capacidades:

a) Comprender y expresar correctamente, en lengua castellana y en la lengua oficial propia de la comunidad autónoma, textos y mensajes complejos, orales y escritos.

b) Comprender una lengua extranjera y expresarse en ella de manera apropiada.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

d) Comportarse con espíritu de cooperación, responsabilidad y tolerancia, respetando el principio de la no discriminación entre personas.

e) Conocer, valorar y respetar los bienes artísticos y culturales.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

g) Entender la dimensión práctica de los conocimientos obtenidos, y adquirir una preparación básica en el campo de la tecnología.

h) Conocer las creencias, actitudes y valores básicos de nuestra tradición y patrimonio cultural, valorarlos críticamente y elegir aquellas opciones que mejor favorezcan su desarrollo integral como personas.

i) Valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo y el medio ambiente.

j) Conocer el medio social, natural y cultural en que actúan y utilizarlos como instrumento para su formación.

k) Utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal.

5.2. Objetivos generales del área de Tecnología (ESO)

El área de Tecnología ha de contribuir, de forma decisiva, a la adquisición y desarrollo de algunas de las capacidades más importantes que son objetivos de la Educación Secundaria Obligatoria en relación, sobre todo, con:

Capacidades cognoscitivas, contribuyendo, entre otros aspectos, al dominio de procedimientos de resolución de problemas, al desarrollo de capacidades complejas, al incremento de la funcionalidad de los saberes adquiridos y a su integración progresiva, a la valoración de la actividad creativa, a una mejor comprensión de las repercusiones del pensamiento científico y tecnológico sobre las formas y condiciones de vida de los seres humanos, al desarrollo de la capacidad de decisión sobre la base de las posibilidades y limitaciones de cada situación particular.

Capacidades de equilibrio personal y de relación interpersonal, en la medida en que la coordinación de habilidades manuales e intelectuales, a la que obliga la actividad tecnológica, es un factor básico del desarrollo integral y equilibrado del individuo, que proporciona satisfacción a partir de la obtención de resultados reales, incrementando la confianza y seguridad en la propia capacidad, a la vez que contribuye también a la valoración positiva del trabajo coordinado en grupo.

Capacidades de inserción en la vida activa, en tanto que junto con el resto de las áreas ayuda a desarrollar una actitud positiva hacia el trabajo manual, a superar la tradicional dicotomía entre actividad manual y actividad intelectual, aporta capacidades que favorecen el tránsito a la vida laboral, y desarrolla mecanismos de adaptación a las nuevas situaciones con las que los estudiantes van a encontrarse en el mundo del trabajo.

Por otra parte, la adquisición de los conocimientos, destrezas y actitudes que proporciona el área abre horizontes nuevos a las alumnas y a los alumnos, incrementa su autonomía personal y tiende a corregir la tradicional segregación de las futuras opciones profesionales en función del género, favoreciendo un cambio en las actitudes y en los estereotipos sociales en este campo.

El desarrollo de esta área ha de contribuir a que los alumnos adquieran las siguientes capacidades:

1. Adquirir conocimientos y destrezas técnicas, y emplearlos junto con los adquiridos en otras áreas, para el análisis, intervención, diseño y elaboración de objetos y sistemas tecnológicos.

2. Analizar objetos y sistemas técnicos para comprender su funcionamiento, conocer sus elementos y las funciones que realizan, aprender la mejor forma de usarlos y controlarlos, entender las razones que condicionan su diseño y construcción y valorar las repercusiones que ha generado su existencia.

3. Abordar con autonomía y creatividad problemas tecnológicos sencillos trabajando de forma ordenada y metódica (seleccionar y elaborar la documentación pertinente, concebir, diseñar y construir objetos o sistemas que resuelvan el problema estudiado, y evaluar su idoneidad).

4. Expresar y comunicar ideas y soluciones técnicas y explorar su viabilidad, empleando los recursos adecuados.

5. Desarrollar habilidades necesarias para manipular con precisión herramientas, objetos y sistemas tecnológicos, siguiendo un proceso ordenado y planificado, desarrollando hábitos que contribuyan activamente a la consecución de un entorno agradable y seguro.

6. Potenciar actitudes flexibles y responsables en el trabajo en equipo, en la toma de decisiones, ejecución de tareas y búsqueda de soluciones.

7. Asumir de forma activa el avance y la aparición de nuevas tecnologías, incorporándolas a su quehacer cotidiano.

8. Utilizar Internet para localizar información en diversos soportes contenida en diferentes fuentes (páginas web, imágenes, sonidos, programas de libre uso).

9. Organizar y elaborar la información recogida en las diversas búsquedas y presentarla correctamente.

10. Intercambiar y comunicar ideas utilizando las posibilidades de Internet ( e-mail, chat, videoconferencias, etc.).

11. Desarrollar interés y curiosidad hacia la actividad tecnológica, generando iniciativas de investigación sobre los problemas y necesidades y su solución con diferentes sistemas técnicos, así como de búsqueda y elaboración de nuevas realizaciones tecnológicas que los aborden.

12. Analizar y valorar críticamente la influencia del uso de las nuevas tecnologías sobre la sociedad y el medio ambiente.

5.3. Relación entre los objetivos generales de etapa y de área (Tecnología)

Podemos comprobar que los objetivos generales de etapa se interrelacionan con los objetivos generales de área de la siguiente manera:

Objetivos generales de etapa

Objetivos generales de área

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

g) Entender la dimensión práctica de los conocimientos obtenidos, y adquirir una preparación básica en el campo de la tecnología.

1. Adquirir conocimientos y destrezas técnicas, y emplearlos junto con los adquiridos en otras áreas, para el análisis, intervención, diseño y elaboración de objetos y sistemas tecnológicos.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

g) Entender la dimensión práctica de los conocimientos obtenidos, y adquirir una preparación básica en el campo de la tecnología.

2. Analizar objetos y sistemas técnicos para comprender su funcionamiento, conocer sus elementos y las funciones que realizan, aprender la mejor forma de usarlos y controlarlos, entender las razones que condicionan su diseño y construcción y valorar las repercusiones que ha generado su existencia.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

3. Abordar con autonomía y creatividad problemas tecnológicos sencillos trabajando de forma ordenada y metódica (seleccionar y elaborar la documentación pertinente, concebir, diseñar y construir objetos o sistemas que resuelvan el problema estudiado, y evaluar su idoneidad).

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

d) Comportarse con espíritu de cooperación, responsabilidad y tolerancia, respetando el principio de la no discriminación entre personas.

4. Expresar y comunicar ideas y soluciones técnicas y explorar su viabilidad, empleando los recursos adecuados.

Objetivos generales de etapa

Objetivos generales de área

d) Comportarse con espíritu de cooperación, responsabilidad y tolerancia, respetando el principio de la no discriminación entre personas.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

g) Entender la dimensión práctica de los conocimientos obtenidos, y adquirir una preparación básica en el campo de la tecnología.

5. Desarrollar habilidades necesarias para manipular con precisión herramientas, objetos y sistemas tecnológicos, siguiendo un proceso ordenado y planificado, desarrollando hábitos que contribuyan activamente a la consecución de un entorno agradable y seguro.

h) Conocer las creencias, actitudes y valores básicos de nuestra tradición y patrimonio cultural, valorarlos críticamente y elegir aquellas opciones que mejor favorezcan su desarrollo integral como personas.

i) Valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo y el medio ambiente.

j) Conocer el medio social, natural y cultural en que actúan y utilizarlos como instrumento para su formación.

6. Potenciar actitudes flexibles y responsables en el trabajo en equipo, en la toma de decisiones, ejecución de tareas y búsqueda de soluciones.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

7. Asumir de forma activa el avance y la aparición de nuevas tecnologías, incorporándolas a su quehacer cotidiano.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

e) Conocer, valorar y respetar los bienes artísticos y culturales.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

8. Utilizar Internet para localizar información en diversos soportes contenida en diferentes fuentes (páginas web, imágenes, sonidos, programas de libre uso).

b) Comprender una lengua extranjera y expresarse en ella de manera apropiada.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

9. Organizar y elaborar la información recogida en las diversas búsquedas y presentarla correctamente.

Objetivos generales de etapa

Objetivos generales de área

b) Comprender una lengua extranjera y expresarse en ella de manera apropiada.

c) Utilizar con sentido crítico los distintos contenidos y fuentes de información, y adquirir nuevos conocimientos con su propio esfuerzo.

e) Conocer, valorar y respetar los bienes artísticos y culturales.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

10. Intercambiar y comunicar ideas utilizando las posibilidades de Internet ( e-mail, chat, videoconferencias, etc.).

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

g) Entender la dimensión práctica de los conocimientos obtenidos, y adquirir una preparación básica en el campo de la tecnología.

11. Desarrollar interés y curiosidad hacia la actividad tecnológica, generando iniciativas de investigación sobre los problemas y necesidades y su solución con diferentes sistemas técnicos, así como de búsqueda y elaboración de nuevas realizaciones tecnológicas que los aborden.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales, y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

i) Valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo y el medio ambiente.

12. Analizar y valorar críticamente la influencia del uso de las nuevas tecnologías sobre la sociedad y el medio ambiente.

5.4. Objetivos didácticos

Los objetivos didácticos que vamos a trabajar en las unidades didácticas se caracterizan por:

Estarán formulados en términos de habilidades o destrezas que gradualmente ayuden a conseguir el proceso de formación de las capacidades generales previstas en los objetivos generales.

– Los objetivos de las unidades de programación serán las hipótesis que pensamos que alcanzarán los alumnos y alumnas a través del trabajo diseñado en dicha unidad de programación y, en todo caso, han de destacar los procesos educativos o capacidades sobre los productos o resultados finales.

– Los objetivos cumplen dos funciones esenciales:

– Servir de guía a los contenidos y a las actividades de aprendizaje.

– Proporcionar criterios para el control de esas actividades.

– Para la elaboración de los objetivos de las unidades didácticas consideraremos cuatro criterios principales:

– Claridad en el planteamiento.

– Ámbito del contenido al que pertenece: conceptos, procedimientos y actitudes.

– Tipos de capacidad que se espera del alumnado en relación con cada uno de los aspectos anteriores.

– Flexibilidad para adaptarlos a los aspectos individuales del aprendizaje.

6. Priorización y secuenciación de contenidos

El desarrollo de los contenidos debe realizarse siempre de manera integrada y en el contexto de propuestas de trabajo que permitan al alumnado alcanzar los fines educativos establecidos para esta etapa. Tanto los contenidos como los restantes elementos del currículo deben estar en todo momento supeditados a dichos fines, y cualquier interpretación sobre su nivel, cantidad o grado de profundización adecuados deberá hacerse siempre a la luz de los mencionados fines, reflejados en los objetivos del área y de la etapa.

• La Resolución de problemas técnicos constituye el eje vertebrador del binomio conocimiento-acción en torno al cual se articula el área de Tecnología, constituyendo en sí mismo la metodología del proceso de enseñanza/aprendizaje propia del área. Desde el punto de vista educativo, los contenidos de este bloque carecen de significado cuando se trabajan de forma aislada. El contexto imprescindible para que el alumnado ejercite los métodos de trabajo que, en este grupo de contenidos se contemplan como objeto de conocimiento, lo proporcionan los demás bloques.

El aprendizaje de las estrategias que permiten trabajar el método de resolución de problemas técnicos debe plantearse gradualmente, mediante la realización de proyectos y análisis de objetos de dificultad y complejidad crecientes, que se irá concretando a lo largo de la etapa en una progresión en la formalización del proceso, diferenciando las distintas fases y profundizando en las distintas tareas que esta actividad genera. También se incluyen aquí los aspectos relacionados con la organización y la gestión administrativa de cualquier proceso de trabajo y las técnicas necesarias para la producción, archivo y uso de la información que se genera, así como la gradual y sistemática incorporación, durante el proceso de construcción, de hábitos racionales de organización del trabajo y de técnicas elementales de planificación, simplificadas y adaptadas a las necesidades pedagógicas de esta etapa.

• El bloque Materiales de uso técnico, recoge los contenidos básicos sobre técnicas y procesos de trabajo, herramientas, máquinas, materiales y normas de seguridad relacionados con las propuestas de trabajo que han de realizarse en el aula-taller, cuyo proceso de construcción es el lugar adecuado para la introducción de estos contenidos. En este bloque tienen una importancia destacada los contenidos de tipo procedimental, referidos a las técnicas elementales de trabajo, así como el manejo correcto y seguro de herramientas, máquinas y materiales. No menos importantes son los contenidos de tipo actitudinal asociados al bloque que se refieren al desarrollo de actitudes cooperativas y solidarias, en particular con todas las personas de su entorno, a la adquisición de hábitos de trabajo adecuados, así como de sensibilidad responsable respecto al impacto social y ambiental derivado de la explotación, transformación, uso y desecho de materiales de todo tipo.

Los contenidos de tipo conceptual están relacionados, fundamentalmente, con el conocimiento de las propiedades básicas de los materiales, de las técnicas elementales de trabajo y de las normas de seguridad e higiene, que son necesarias para su aplicación en las propuestas de trabajo a desarrollar en el aula-taller.

• El bloque de Energía y su transformación trata de introducir al alumnado en los aspectos pasados, presentes y futuros de las distintas formas de energía, de manera que sea capaz de conocerlas, diferenciarlas y describir los posibles usos, ventajas y desventajas de las más usuales. Se pretende que el alumnado sea sabedor y tome conciencia del uso adecuado de los diferentes tipos de energía, del ahorro energético y de la necesidad y las posibilidades que ofrece el reciclado de los materiales y elementos tecnológicos de uso social.

• El grupo de contenidos de Electricidad y electrónica, que se desarrolla a lo largo de toda la etapa, comprende un conocimiento básico de los elementos, representación, herramientas, procesos y normas de seguridad asociadas a estas. Incluye los diversos tipos de contenidos, mayoritariamente procedimentales, sobre estas dos tecnologías, presentes en todos los ámbitos de la sociedad actual, y básicas para el uso de otras tecnologías y, en particular, para las denominadas nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

• Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, Internet y comunidades virtuales hay que enfocarlas como instrumentos para abordar, a través de metodologías activas, los problemas tecnológicos: su análisis, tratamiento, proceso de resolución… Así, conviene reducir al máximo los contenidos conceptuales, para dar mayor peso a los procedimentales, y estos últimos deben estar aplicados
(en la medida de lo posible) a la finalidad apuntada: presentación de informes técnicos, búsqueda de información para la resolución de un problema técnico (proyecto, análisis de un objeto…), realización de cálculos para la construcción o diseño de un objeto, comunicación de información técnica… En este sentido, es interesante explorar las posibilidades del procesador de textos como herramienta sencilla, para el tratamiento numérico y gráfico de la información, así como para la gestión de datos.

• El siguiente grupo de contenidos introduce el tratamiento elemental del Control y la robótica, como una tecnología cada vez más presente en nuestra sociedad. El control por ordenador supone la utilización de mecanismos capaces de actuar sobre el medio -a través de la activación o desactivación de salidas de tipo digital o analógico- y de recoger información sobre el mismo, mediante la lectura de entradas de tipo digital o analógico, todo ello controlado por medio de un lenguaje de programación.

La tecnología ha estado tan íntimamente unida a los seres y a las sociedades humanas en todas las etapas de su desarrollo, que sería impensable un estudio de la misma desligado de sus vertientes sociológicas, especialmente en una etapa educativa como la que nos ocupa.

• Mediante el desarrollo de los contenidos de Tecnología y sociedad se pretende proporcionar al alumnado una concepción amplia de la tecnología, abarcando en especial las implicaciones sociales del progreso tecnológico, así como el conocimiento básico del contexto productivo del entorno cercano, tanto desde el punto de vista tecnológico, como social, y también la evolución histórica de los objetos, sistemas y procesos técnicos. El desarrollo de los contenidos de este bloque posee un destacado carácter actitudinal y deberá estar, como los de los restantes, integrado en las actividades propias del aula-taller como proyectos, resolución de problemas técnicos o análisis de objetos y sistemas debiendo tenderse, por lo tanto, a la creación de situaciones de enseñanza/aprendizaje adecuadas para dicha finalidad.

Los contenidos que vamos a trabajar en este curso son:

1. Materiales de uso técnico.

Introducción a los plásticos: clasificación. Obtención. Propiedades características. Aplicaciones industriales y en viviendas. Técnicas básicas e industriales para el trabajo con plásticos. Herramientas y uso seguro de las mismas. Materiales de construcción: pétreos, cerámicos. Propiedades características. Propiedades mecánicas de los materiales.

2. Electricidad y electrónica.

Circuito eléctrico: corriente alterna y corriente continua. Potencia y energía eléctrica. Montajes eléctricos sencillos: circuitos mixtos. Inversor del sentido de giro. Conocer y aprender a manejar aparatos de medida básicos: voltímetro, amperímetro, polímetro. Realización de medidas sencillas. Introducción a la electrónica básica: el transistor como interruptor. Descripción de componentes y montajes básicos. El circuito integrado. Aplicación de los elementos eléctricos y técnicas de medida en algún proyecto sencillo.

3. Energía y su transformación.

Energía eléctrica: generación, transporte y distribución. Centrales. Descripción y tipos de centrales hidroeléctricas, térmicas y nucleares. Tratamientos de los residuos. Energías renovables: sistemas técnicos para el aprovechamiento de la energía eólica, solar, mareomotriz, diferencias térmicas, biomasa. Importancia del uso de energías alternativas.

4. Instalaciones técnicas.

Instalaciones en la vivienda. Descripción de las instalaciones: eléctricas, gas, calefacción, agua y saneamiento.

5. Tecnologías de la información.

Arquitectura y funcionamiento del ordenador. Componentes internos: descripción y funcionalidad. Transmisión de la información. Sistema operativo. Introducción al concepto de programación, lenguajes y desarrollo de aplicaciones. Introducción a los procesos de fabricación de productos asistida por ordenador. El ordenador como organización de la información: gestor de bases de datos. Búsqueda de información, creación y actualización de una base de datos.

6. Tecnologías de la comunicación.

Comunicación alámbrica e inalámbrica: corriente eléctrica y ondas electromagnéticas. Transmisión de señal luminosa. Conductores de cobre y fibra de vidrio. Telefonía, radio y televisión. El espacio radioeléctrico.

7. Internet y comunidades virtuales.

El ordenador como medio de comunicación: comunidades y aulas virtuales. Chats y videoconferencias. Foros. Internet. Elaboración de páginas web. Correo electrónico. Creación de un foro tecnológico.

8. Control y robótica.

Máquinas automáticas y robots: automatismos. Arquitectura de un robot. Elementos mecánicos y eléctricos para que un robot se mueva. Introducción a los sistemas de control y potencia.

9. Tecnología y sociedad.

Tecnología y medio ambiente: impacto ambiental del desarrollo tecnológico. Contaminación. Agotamiento de los recursos energéticos y de las materias primas. Tecnologías correctoras. Desarrollo sostenible.

6.1. Secuenciación de unidades didácticas

Primer trimestre: desde la unidad 1 hasta la 5 ambas inclusive.

Segundo trimestre: desde la unidad 6 hasta la 10 ambas inclusive.

Tercer trimestre: desde la unidad 11 hasta la 15 ambas inclusive.

Las unidades 5, 10 y 15 corresponden a proyectos técnicos que se realizarán, aproximadamente, a lo largo de todo el trimestre correspondiente. El resto de unidades se desarrollará consecutivamente, desde el principio hasta el final de cada trimestre. Un mayor detalle de la secuenciación viene especificado en cada una de las unidades didácticas.

A modo de orientación, de las aproximadamente 36 sesiones lectivas que comprende cada trimestre, podemos pensar en una distribución temporal como la siguiente:

Desarrollo de contenidos conceptuales: 14 sesiones al trimestre.

Actividades teórico prácticas: 12 sesiones al trimestre.

Desarrollo de los proyectos: 10 sesiones al trimestre.

Las sesiones serán de 55 minutos cada una, procurando que dos de ellas se encuentren seguidas. Se desarrollarán:

– En el aula-taller, escogiendo la sesión única para las explicaciones de los contenidos conceptuales, ubicados en la zona del aula.

– Las otras dos sesiones consecutivas se emplearán para las actividades teórico-prácticas y para la realización de los proyectos, llevándose a cabo en la zona del taller.

– Dependiendo del número de alumnos de cada grupo, se configurarán grupos de trabajo, hasta un número máximo de siete grupos, esto es si la dotación habitual del aula-taller está pensada para estos siete grupos. Por ejemplo, existen siete mesas de trabajo, con sus respectivos juegos de herramientas.

En la tabla adjunta están enumerados los bloques de contenidos especificados por el Decreto, relacionados con las unidades didácticas previstas en esta programación.

Bloques de contenidos

Unidades Didácticas

Trimestre

1. Materiales de uso técnico.

UD 1. Los plásticos

UD 2. Materiales de construcción

4. Instalaciones técnicas.

UD 3. Instalaciones técnicas

2. Electricidad y electrónica.

UD 4. El control de la electricidad

4. Instalaciones técnicas.

UD 5. Construcción de un ascensor o montacargas

3. Energía y su transformación.

UD 6. Producción y distribución de la energía eléctrica

9. Tecnología y sociedad.

UD 7. La Tecnología y la Naturaleza

2. Electricidad y electrónica.

UD 8. Introducción a la electrónica

8. Control y

robótica.

UD 9. Máquinas automáticas y robots

UD 10. Vehículo robot

5. Tecnologías de la información.

UD 11. Arquitectura y funcionamiento del ordenador

UD 12. El software

6. Tecnologías de la comunicación.

UD 13. El ordenador y las comunicaciones

UD 14. Comunicaciones audiovisuales

7. Internet y comunidades virtuales.

UD 15. Elaboración de páginas web

Algunos bloques de contenidos se introducen por primera vez durante 3º de la ESO (como Control y robótica y las Tecnologías de la comunicación), mientras que otros ya han sido abordados en cursos anteriores o serán objeto de ampliación en cursos posteriores.

Primer trimestre

UNIDAD 1. LOS PLÁSTICOS

Objetivos.

– Conocer la obtención, clasificación, propiedades características y variedades de los plásticos.

– Saber que los plásticos están formados por grandes cadenas de moléculas orgánicas.

– Conocer algunas de las técnicas más utilizadas para fabricar plásticos.

– Conocer las distintas técnicas de unión y conformación de plásticos.

– Estudiar el reciclado de los materiales plásticos.

UNIDAD 2. MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN

Objetivos.

– Conocer las características principales de los materiales pétreos y hacer un repaso de los más utilizados en construcción, sus propiedades y aplicaciones.

– Materiales cerámicos. Características principales.

– El vidrio. Propiedades y proceso de fabricación.

– Características y técnicas de aplicación de otros materiales: hormigón, asfalto, elementos prefabricados y aislantes.

UNIDAD 3. INSTALACIONES TÉCNICAS

Objetivos.

– Conocer cuáles son los distintos elementos que permiten disfrutar de instalaciones de agua, gas, calefacción, electricidad y comunicaciones en las viviendas.

– Aprender a valorar la importancia de las instalaciones técnicas en la vida de las personas en la actualidad.

– Realizar planos y esquemas técnicos razonando el diseño de las instalaciones.

– Identificar la infraestructura necesaria (cables, tuberías, etc.) para poder disfrutar de las diferentes instalaciones en una vivienda.

– Valorar la importancia del uso adecuado de las instalaciones desde los puntos de vista de la seguridad y del impacto medioambiental del mismo.

– Conocer los distintos elementos de protección que están presentes en la instalación eléctrica de cualquier vivienda.

UNIDAD 4. EL CONTROL DE LA ELECTRICIDAD

Objetivos.

– Calcular las magnitudes eléctricas básicas, potencia y energía, en diferentes circuitos eléctricos.

– Repasar los contenidos básicos relacionados con los circuitos eléctricos: componentes, agrupación de los elementos en serie o en paralelo, etc.

– Saber interpretar esquemas eléctricos y realizar el montaje a partir de éstos.

– Conocer la ley de Ohm y saber cuándo es posible aplicarla.

– Diferenciar corriente continua y corriente alterna, y conocer algunos generadores de cada tipo de corriente, como las fuentes de alimentación.

– Aprender a manejar diversos aparatos de medidas eléctricas, como el amperímetro, el voltímetro o el polímetro. Conocer asimismo las posibilidades que ofrece el polímetro para medir distintas magnitudes eléctricas.

UNIDAD 5. CONSTRUCCIÓN DE UN ASCENSOR O MONTACARGAS

Objetivos.

– Diseñar y construir un montacargas o ascensor que se desplace en un edificio de planta baja y primer piso.

– Adquirir práctica en el uso de materiales plásticos y las herramientas adecuadas para su transformación.

– Diseñar, dibujar el esquema eléctrico y realizar la instalación adecuada para que realice la función de ascenso y descenso comandada desde ambas alturas.

– Conocer y utilizar los relés como mecanismos de control de la electricidad.

– Adquirir conocimientos y destrezas técnicas para el análisis, intervención, diseño y elaboración de objetos y sistemas tecnológicos.

– Potenciar el trabajo en equipo, asumiendo responsabilidad, flexibilidad y tolerancia hacia el resto del grupo.

– Fomentar la imaginación y la creatividad a la hora de diseñar objetos tecnológicos sencillos.

– Desarrollar los hábitos de seguridad en el trabajo en el entorno del taller, así como de orden y limpieza.

Segundo trimestre

UNIDAD 6. PRODUCCIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA

Objetivos.

– Conocer los diferentes procesos de producción de energía eléctrica: hidroeléctrica, nuclear, eólica, etc.

– Valorar los diferentes procesos de obtención de energía eléctrica desde el punto de vista ecológico y de generación de residuos.

– Conocer los sistemas de transporte y distribución de la energía eléctrica.

– Conocer las magnitudes de las que depende el consumo energético de los aparatos eléctricos que empleamos habitualmente en el hogar.

– Concienciar para que realicen un consumo responsable de la energía eléctrica en sus hogares y fuera de ellos.

UNIDAD 7. LA NATURALEZA Y LA TECNOLOGÍA

Objetivos.

– Diferenciar entre energías renovables y no renovables.

– Comprender las implicaciones de la realización de un desarrollo sostenible.

– Desarrollar interés y curiosidad hacia la investigación en nuevas tecnologías respetuosas con la naturaleza.

– Conocer los sistemas alternativos no contaminantes de generación de energía.

– Analizar la contaminación desde distintos puntos de vista y expresar ideas sobre las soluciones posibles.

– Conocer el papel de la tecnología para dar soluciones medioambientales y lograr un desarrollo sostenible.

UNIDAD 8. INTRODUCCIÓN A LA ELECTRÓNICA

Objetivos.

– Conocer los componentes electrónicos más importantes. Su funcionamiento y sus funciones habituales.

– Conocer la importancia de los materiales semiconductores en la electrónica actual.

– Saber cuáles son las características de los materiales semiconductores que les hacen aptos para los circuitos electrónicos.

– Aprender a valorar las aplicaciones de la electrónica en nuestra sociedad.

– Conocer la función y aplicaciones de un circuito integrado.

UNIDAD 9. MÁQUINAS AUTOMÁTICAS Y ROBOTS

Objetivos.

– Aprender a identificar sistemas de control automático.

– Saber cuáles son los elementos que forman un sistema de control automático, así como la función principal de cada uno de ellos.

– Saber qué es el control programado y aprender a valorar la importancia del hardware y del software en el control automático.

– Utilizar los conocimientos adquiridos durante el curso para diseñar, planificar y construir un robot con elementos mecánicos, eléctricos y electrónicos.

– Saber interpretar el diagrama de bloques de un sistema de control.

– Valorar críticamente el impacto de la automatización en la sociedad actual.

UNIDAD 10. VEHÍCULO ROBOT

Objetivos.

– Diseñar y construir un vehículo que avanza en línea recta hasta que choca con un obstáculo, lo evita y continúa su trayectoria recta. Es capaz de repetir esta acción de forma continua por lo que será capaz de seguir un camino prefijado mediante obstáculos.

– Si el vehículo choca contra un objeto por su parte derecha, girará a la izquierda y lo evitará. Si lo hace por la izquierda, girará a la derecha. El tiempo de giro a ambos lados para evitar el obstáculo será regulable.

– Adquirir práctica en el uso de materiales varios y las herramientas adecuadas para su transformación.

– Diseñar, dibujar el esquema eléctrico y realizar la instalación adecuada para que realice la función de sortear obstáculos.

– Aprender a realizar circuitos impresos en placa de cobre.

– Adquirir conocimientos y habilidades técnicas para el análisis, diseño y elaboración de objetos y sistemas tecnológicos.

– Potenciar el trabajo en equipo, asumiendo responsabilidad, flexibilidad y tolerancia hacia el resto del grupo.

– Fomentar la imaginación y la creatividad a la hora de diseñar objetos tecnológicos sencillos.

– Desarrollar los hábitos de seguridad en el trabajo en el entorno del taller, así como de orden y limpieza.

Tercer trimestre

UNIDAD 11. ARQUITECTURA Y FUNCIONAMIENTO DEL ORDENADOR

Objetivos.

– Conocer cómo está formado un ordenador: cuáles son los componentes básicos que lo componen.

– Saber cuáles son las principales características de los principales componentes de un ordenador: la placa base, la memoria, el disco duro, las unidades de disco y las tarjetas de expansión.

– Saber cómo se conectan los principales componentes dentro del ordenador.

– Asociar la potencia necesaria en un equipo informático con las tareas que van a desarrollarse con él.

– Conocer las funciones y aplicaciones de las tarjetas de sonido o las tarjetas gráficas aceleradoras 3D para fines multimedia.

– Asumir que los avances en informática son continuos, pero que no es necesario disponer los últimos avances para desarrollar tareas variadas cuando se utiliza un ordenador.

– Saber que en los ordenadores es sencillo sustituir unos componentes por otros para ampliar o añadir funciones.

UNIDAD 12. EL SOFTWARE

Objetivos.

– Conocer, a grandes rasgos, qué se entiende por informática y cuáles han sido los hitos más relevantes de su historia reciente.

– Saber cuáles son las tareas básicas llevadas a cabo por el sistema operativo.

– Conocer la existencia de los principales sistemas operativos actuales y que se gestionan a través de ventanas.

– Saber que existen diferentes lenguajes de programación, cada uno apto para una tarea.

– Reconocer la importancia de la programación y los programadores que nos proporcionan herramientas muy útiles y potentes.

– Adquirir los conceptos básicos sobre programación, utilizando organigramas.

– Valorar las ventajas que supone la utilización de diferentes programas de aplicación (procesadores de textos, hojas de cálculo, bases de datos y programas de diseño gráfico).

– Aprender a gestionar grandes cantidades de datos con las aplicaciones de bases de datos.

UNIDAD 13. EL ORDENADOR Y LAS COMUNICACIONES

Objetivos.

– Reconocer a Internet como un medio potente de comunicación. Servicios que nos ofrece y características de cada uno de ellos.

– Desenvolverse con soltura utilizando los diferentes servicios de comunicación de Internet: chat, foros de discusión, correos electrónicos, etc.

– Aprender a participar en foros de discusión públicos y chats siguiendo las normas básicas de educación y respeto por las opiniones de los demás.

– Conocer los principales programas utilizados para la creación de páginas web.

– Asumir la aparición de nuevos sistemas de comunicación por Internet y utilizarlos habitualmente.

UNIDAD 14. COMUNICACIONES AUDIOVISUALES

Objetivos.

– Reconocer los elementos necesarios para que se establezca un circuito de telecomunicación.

– Distinguir entre comunicaciones que usan la corriente eléctrica y las que emplean ondas electromagnéticas.

– Analizar las características diferenciales de las ondas electromagnéticas y reconocer su distribución en el espacio radioeléctrico.

– Reconocer las señales y los soportes más habituales que emplean los sistemas de telecomunicación.

– Conocer el espectro radioeléctrico empleado en la actualidad en los diferentes sistemas de comunicación: radio, telefonía, televisión…

– Saber cuáles son los distintos sistemas empleados para mejorar la transmisión de las ondas electromagnéticas, como, por ejemplo, la modulación en frecuencia (FM) o en amplitud (AM).

– Conocer las características de las órbitas y los principales usos de los satélites artificiales, prestando especial atención a los satélites de comunicaciones.

UNIDAD 15. ELABORACIÓN DE PÁGINAS WEB

Objetivos.

– Elaborar páginas web siguiendo un proceso ordenado.

– Utilizar Internet para localizar información y recursos que pueden utilizarse para construir páginas propias (imágenes, sonidos, animaciones, programas de libre uso).

– Asumir de forma activa el avance y la aparición de nuevas tecnologías incorporándolas a su quehacer cotidiano.

– Conocer los medios para la publicación de páginas web.

– Manifestar en todo momento el gusto por el orden, proporción y equilibrio en la presentación de páginas web.

7. Orientaciones didácticas

7.1. Principios básicos

La intervención educativa debe tener en cuenta una serie de principios básicos que impregnan todo el currículo y que se refiere a continuación:

1. Necesidad de partir del nivel de desarrollo del alumnado.

El inicio de un nuevo aprendizaje escolar se realiza siempre a partir de los conceptos, representaciones y conocimientos que ha construido el alumno en el transcurso de sus experiencias previas.

Por lo tanto, tener en cuenta el nivel del alumno en la elaboración y aplicación de la programación, exige atender simultáneamente a dos aspectos:

– Su nivel de competencia cognitiva, es decir, el nivel de desarrollo intelectual en el que se encuentra.

– Los conocimientos que ha construido anteriormente.

2. Necesidad de asegurar la construcción de aprendizajes significativos.

El proceso de enseñanza/aprendizaje puede dar lugar tanto a aprendizajes significativos como a aprendizajes repetitivos:

– Si el nuevo material de aprendizaje se relaciona de forma significativa y no arbitraria con lo que el alumno ya sabe puede llegar a asimilarse e integrarse en su estructura cognitiva previa, produciéndose entonces un aprendizaje significativo a la vez que duradero y sólido.

– Si por el contrario no se alcanza dicha conexión, se producirá tan sólo un aprendizaje meramente memorístico o repetitivo, sin arraigo en la estructura cognitiva del sujeto y condenado, por lo general, a rápido olvido.

Para asegurar el aprendizaje significativo deben cumplirse una serie de condiciones:

– El contenido debe ser potencialmente significativo, tanto desde el punto de vista del área o materia que se esté trabajando, como desde el punto de vista de la estructura psicológica del alumnado.

– Es necesario que el alumno tenga una actitud favorable para aprender significativamente, es decir, que esté motivado para conectar lo nuevo que está aprendiendo con lo que ya sabe, con el fin de modificar sus estructuras de conocimiento.

La intervención educativa debe tener como objetivo prioritario el posibilitar que los alumnos realicen aprendizajes significativos por sí solos, es decir que sean capaces de aprender a aprender. Por lo tanto, hay que prestar especial atención a la adquisición de estrategias cognitivas de planificación y regulación de la propia actividad de aprendizaje. Aprender significativamente supone modificar los esquemas de conocimiento que el alumno posee.

3. El aprendizaje significativo supone una intensa actividad por parte del alumno.

Esta actividad consiste en establecer relaciones ricas entre el nuevo conocimiento y los esquemas de conocimiento ya existentes. Dentro del marco constructivista esta actividad se concibe como un proceso de naturaleza fundamentalmente interna y no manipulativa. La manipulación es una de las vías de la actividad, pero no es en absoluto ni la única ni la más importante. Si después de la manipulación no se produce un proceso de reflexión sobre la acción, no se está llevando a cabo una verdadera actividad intelectual.

Aunque en último término es el alumno el que construye su conocimiento, la actividad constructiva no aparece como una actividad individual sino como parte de una actividad interpersonal. La interacción profesor alumno es lo que facilita la construcción de conocimiento por parte del alumno.

7.2. Orientaciones específicas para el área de Tecnología

Esta área se articula, en consecuencia, en torno al binomio conocimiento/acción, en el que ambos deben tener el peso específico apropiado en cada caso para facilitar el carácter propedéutico de esta disciplina. Una continua manipulación de materiales sin los conocimientos técnicos necesarios no tiene validez educativa. Por el contrario, un proceso de enseñanza/aprendizaje puramente académico, carente de experimentación, manipulación y construcción no cumple con el carácter práctico inherente a la disciplina.

Por todo ello, consideremos que el planteamiento metodológico debe tener en cuenta los siguientes principios:

– Una parte esencial del desarrollo del proceso de enseñanza/aprendizaje del alumno debe ser la actividad, tanto intelectual como manual.

– El desarrollo de la actividad debe tener un claro sentido y significado para el alumno.

– La actividad manual constituye un medio esencial para el área, pero nunca un fin en sí mismo.

– Los contenidos y aprendizajes relativos al uso de máquinas, herramientas y materiales son consustanciales al área.

– La función del profesor será la de organizar el proceso de aprendizaje, definiendo los objetivos, seleccionando las actividades y creando las situaciones de aprendizajes oportunas para que los alumnos construyan y enriquezcan sus conocimientos previos.

Como resultado de este planteamiento, la actividad metodológica se apoyará en los siguientes aspectos:

– La adquisición de los conocimientos técnicos y científicos necesarios para la comprensión y el desarrollo de la actividad tecnológica.

– La aplicación de los conocimientos adquiridos aumenta su significado al realizar el análisis de los objetos tecnológicos existentes, así como su posible manipulación y transformación.

– Desarrollar en los alumnos la posibilidad de enfrentarse a proyectos tecnológicos globales debe constituir el término de un proceso de aprendizaje que se apoya en los dos puntos precedentes.

– Transmitir al alumno la importancia social y cultural de los objetos inventados por el hombre, y que modifican de alguna manera las condiciones de vida de las distintas sociedades históricas.

7.2.1. Orientaciones sobre el proceso de enseñanza/aprendizaje

La construcción progresiva del conocimiento tecnológico sólo puede hacerse a partir de los conocimientos que ya tiene el alumnado y que constituyen el punto de partida para la acción educativa. Estos conocimientos incluyen las destrezas y aprendizajes técnicos y los asociados con el conjunto de las disciplinas que están relacionadas con éstos. Además, es particularmente importante en esta área tener en cuenta aquellos conocimientos que han sido adquiridos al margen de las enseñanzas regladas, dada la masiva presencia de la tecnología en su entorno inmediato.

7.2.2. Papel del profesor o profesora

El profesorado debe ser un mediador, un guía y modelo de valores para el alumnado. Su papel principal debe ser el de conducir y graduar el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Uno de los rasgos esenciales de la enseñanza de la tecnología reside en el conflicto que plantea la necesidad de dejar que el alumnado desarrolle sus ideas en un marco de libertad creativa y, por otra parte, la necesidad de proporcionar con estas enseñanzas experiencias educativas estructuradas que le den seguridad y posibiliten abarcar los objetivos previstos en el aprendizaje. El desarrollo de las capacidades que se describen en los objetivos se verá favorecido si el alumnado, trabajando en equipo, es el que ejerce el máximo control posible sobre el aprendizaje.

Es particularmente importante que el profesor o profesora participe como observador o de forma activa, según las circunstancias y el momento, en las discusiones que se producen en los momentos de toma de decisión de los grupos.

De esta manera podrá proporcionar la ayuda procediendo, tanto en lo que concierne al problema como específicamente en lo que concierne a las estrategias de trabajo en equipo.

El profesor o profesora debe ajustar el soporte pedagógico a las necesidades de cada alumno en particular, sin embargo hace falta que encuentre el equilibrio entre dar la información necesaria para iniciar los procesos, lo que quiere decir no abusar de la exposición como recurso, y el respeto a los ritmos y ambiente de trabajo que favorecen el ejercicio de la creatividad y el aprendizaje funcional de procedimientos.

7.2.3. Recursos materiales

Para el desarrollo de las unidades didácticas previstas, los recursos materiales necesarios los podemos agrupar en:

Propios de los alumnos: libreta de clase, útiles de escritura y dibujo técnico, etc.

Propios de la actividad docente: libro de texto, objetos tecnológicos, videos de casas comerciales, transparencias, diapositivas, CDs de ordenador con software educativo, etc.

Propios del aula-taller: mesa de trabajo, instrumentos de medida, herramientas, materiales prefabricados, manuales de instrucciones, polímetros, componentes mecánicos, eléctricos y electrónicos, etc. (En el próximo apartado nos centramos en las características del aula-taller).

Asignaremos responsabilidades a cada uno de los componentes del grupo. (La limpieza es responsabilidad de todo el grupo.) Estas son:

Responsable de herramientas: se ocupará de comprobar al principio y al final de cada clase la presencia y el estado de todas las herramientas de su grupo. Deberá firmar en la hoja de control prevista para tal efecto y si detecta alguna incidencia lo comunicará al profesor o profesora.

Responsable de materiales: al principio de cada sesión de taller, pedirá la llave de la taquilla de su grupo y situará en el banco de trabajo todos los materiales que correspondan a su grupo. Al finalizar, los guardará y devolverá la llave.

Responsable de documentación: deberá mantener la documentación que se le facilite al grupo en buen estado y cuidará que siempre esté en el taller cuando sea necesaria. Asimismo realizará fotocopias, fotos y otros tipos de documentos que puedan ser necesarios.

Portavoz: será el interlocutor con los profesores para comentarios que procedan del grupo, así como será el encargado de exponer el proyecto al resto de la clase.

En la mayoría de los casos convendrá que nosotros seleccionemos y configuremos los grupos de trabajo para el desarrollo de los proyectos. Nos basaremos en las pruebas iniciales y en la observación durante los primeros días del curso. Intentaremos conformar grupos lo más homogéneos posibles, con niveles e interés similar, de forma que ningún alumno o alumna quede desfasado conforme avancemos el curso. No dejaremos de observar esta circunstancia y si detectamos cualquier incidencia dentro de un grupo, deberemos actuar inmediatamente y realizar los cambios que sean necesarios.

8. El aula-taller

El aula-taller de tecnología se caracteriza por un espacio único e integrado que, por razones prácticas, se organiza en tres zonas: aula, taller y almacén:

– En el aula, se desarrollan las actividades “limpias”, como son las relativas a: exposiciones teóricas, estudio de problemas y soluciones, debates, planificación, redacción de documentos e informes, dibujos, consultas bibliográficas y utilización de los medios informáticos. Puede ser también un espacio adecuado para algunas tareas técnicas (análisis de objetos o construcción de modelos) que no impliquen bullicio, suciedad o puedan causar desperfectos en el mobiliario del aula.

– El taller es la zona destinada a la realización de trabajos técnicos que requieren el uso de máquinas y herramientas, algunas de éstas de instalación fija. Como muchos de estos trabajos son ruidosos o polvorientos pueden resultar molestos para la actividad que pueda estar desarrollándose simultáneamente en el aula. Así, es conveniente que los dos espacios estén separados por un menaje insonorizado y transparente a la vez, con el fin de facilitar el seguimiento, por parte del profesorado, de la actividad que se realice simultáneamente en las dos zonas.

– El almacén sirve para guardar los materiales y componentes fungibles, el instrumental delicado y/o peligroso. Las actividades relacionadas con el mantenimiento y gestión de los recursos ofrecen posibilidades de interés didáctico relacionadas con el orden, la planificación y la organización.

8.1. Ubicación

El tipo de actividad que se desarrolla en el aula-taller comporta un cierto nivel de bullicio; así, es conveniente ubicarla en una zona del centro donde las molestias queden minimizadas y, en cualquier caso, separadas de las aulas de música, audiovisuales y biblioteca.

Resulta especialmente útil el acceso al aula desde un espacio amplio, sin escalones ni otros impedimentos arquitectónicos, que facilite el acceso de materiales y maquinaria. Se tendrá también en cuenta para su ubicación la necesidad de canalizaciones para la entrada y la salida de agua.

8.2. Equipamiento

Los recursos materiales de un aula-taller de tecnología deben responder a los criterios establecidos en el proyecto curricular y en esta programación didáctica. Por eso, el equipamiento puede variar de unos centros a otros. En todo caso, el mobiliario, los recursos didácticos y técnicos y las instalaciones mínimas necesarias deben ser las siguientes.

8.2.1. Mobiliario

En la zona de aula:

– Mesas y asientos que permitan el trabajo, individual, en pequeño y en gran grupo, del alumnado. Las mesas pueden ser de tipo modular, que permitan diferentes agrupaciones.

– Armarios y/o estanterías para la biblioteca de aula.

– Se preverá un espacio para las exposiciones en gran grupo, tanto por parte del profesorado como del alumnado, que disponga de: mesa, pizarra, equipamiento de proyección, y equipamiento audiovisual para la grabación y la reproducción de audio y video.

– Puestos de trabajo para la utilización del equipamiento informático para trabajar los contenidos relativos a las tecnologías de la información, la comunicación y el control.

En la zona de taller:

– Bancos de trabajo resistentes para operaciones de montaje, desmontaje, fabricación y manipulación en general. Se procurará que su superficie sea de un material que absorba bullicios y vibraciones y fácilmente renovable.

– Estanterías o armarios para guardar los trabajos en periodo de realización.

– Armarios para guardar máquinas portátiles, herramientas y utensilios delicados.

– Paneles para las herramientas de uso más común.

– Bancos para la instalación fija de determinadas máquinas o equipos.

– Paneles para la colocación de informaciones técnicas de utilidad, tanto en el aula como en el taller: esquemas de procedimiento, instrucciones de uso de instrumentos o máquinas, información sobre objetos tecnológicos…

En el almacén:

– Estanterías, armarios y conjuntos de cajones clasificadores para el almacenaje de materiales y componentes fungibles, delicados o peligrosos.

8.2.2. Los recursos didácticos

Fuentes de información:

– Libros de texto de diferentes editoriales.

– Libros de contenido técnico y científico adecuados a las edades del alumnado.

– Diccionarios técnicos en catalán, castellano e inglés.

– Fichas de información técnica condensada o resumida.

– Catálogos comerciales.

– Directorios de suministradores de materiales y servicios.

– Material gráfico y audiovisual relacionado con los contenidos programados.

– Software informático relacionado con los contenidos programados.

Objetos tecnológicos:

– Objetos o máquinas didácticas que reproducen los reales u objetos reales (pequeños electrodomésticos o enseres domésticos) para facilitar la comprensión de principios científicos, el funcionamiento de máquinas, mecanismos y sistemas, así como sus aplicaciones a situaciones reales.

– Equipos de construcción modular para la construcción de modelos o prototipo para llevar a la práctica ideas de diseño.

8.2.3. Recursos técnicos

Instrumentos de medida de las magnitudes más relevantes: longitud, fuerza, temperatura y magnitudes eléctricas básicas.

Materiales de uso técnico de cualidades y dimensiones comerciales: metales, maderas, plásticos, ropas, cartones, adhesivos, pinturas, tornillos y clavos, componentes eléctricos, electrónicos y mecánicos, etc. Estos materiales, de tipo fungible, tendrán que ser repuestos periódicamente, según las necesidades que establecen las programaciones didácticas.

Máquinas, equipos y herramientas que permitan trabajar con materiales de madera, metálicos y plásticos.

Equipamiento específico para el desarrollo de los contenidos de electricidad, electrónica, control, robótica y tecnologías de la información y la comunicación.

8.2.4. Instalaciones

– Instalación eléctrica de corriente alterna distribuida por todas las paredes del aula, con tomas de acceso desde las superficies de trabajo. En la zona de taller deberá haber una toma de corriente en cada banco de trabajo y para cada una de las máquinas o los equipos de posición fija.

– Línea o repartidor de corriente continua de baja tensión (hasta 24 voltios) en los bancos de trabajo.

– Instalación de agua corriente con fregadero y tomas de agua fría y caliente.

– Instalación de red informática de área local con acceso telefónico a redes.

8.2.5. Elementos de prevención de riesgos

Elementos de protección personal o colectiva: gafas, guantes, máscaras, toma de tierra, interruptores magnetotérmicos y diferenciales, extintores, salidas de emergencia y señalización adecuada.

Instrucciones claras y situadas en lugar muy visible sobre el acceso y la utilización de determinadas máquinas y herramientas, de las cuales algunas requerirán la supervisión directa del profesorado.

Sistema de renovación de aire, en el caso de no disponer de un espacio muy ventilado para la utilización de disolventes, pinturas y otras actividades que puedan producir gases tóxicos.

Botiquín adaptado a los riesgos más frecuentes asociados al uso del aula-taller (pequeños cortes, quemaduras leves, etc.).

9. Actividades extraescolares y complementarias

A lo largo del curso se tiene previsto realizar las siguientes actividades:

1er trimestre: visita a una industria que fabrique piezas o artículos de plástico, por ejemplo botellas, juguetes, piezas para automóvil, etc.

2º trimestre: visita a centrales generadoras de energía eléctrica, como nuclear, eólica, térmica, hidroeléctrica o solar.

3er trimestre: visita a alguna empresa donde se manipulen circuitos electrónicos, donde pueda verse la fabricación de circuitos impresos comerciales. Otra opción puede ser la visita a alguna industria que en sus líneas de procesos disponga de máquinas automáticas, como fábricas de automóviles, líneas de envasado, procesado de alimentos, etc.

De las visitas realizadas, los alumnos y alumnas presentarán informes o resúmenes de todo aquello que se haya visto, que tenga relación con los contenidos propios del área y que hayamos desarrollado durante cada trimestre. Lo realizarán en grupo o individualmente y lo elaborarán como “trabajo para casa”.

10. Evaluación

10.1. Características de la evaluación

Las características de la evaluación son las siguientes:

– La evaluación del aprendizaje de los alumnos es continua.

– Se evaluará a los alumnos teniendo en cuenta los objetivos específicos y los conocimientos adquiridos en cada una de las asignaturas, según los criterios de evaluación que se establezcan en el currículo para cada curso. Asimismo, se considerará la madurez académica de los alumnos en relación con los objetivos del Bachillerato y sus posibilidades de progreso en estudios posteriores.

– El profesor evaluará tanto los aprendizajes de los alumnos como los procesos de enseñanza y su propia práctica docente, en relación con el logro de los objetivos educativos del currículo.

10.2. Orientaciones didácticas

En el área de Tecnología el bagaje del alumnado es muy diverso. Muchos de los conocimientos que tiene han sido adquiridos en otras áreas, pero una cantidad importante se ha adquirido al margen de la escuela, a través de la vida cotidiana. Además, a menudo los conceptos asimilados son construcciones conceptuales que no responden necesariamente a la realidad.

• Por eso, es especialmente importante hacer una evaluación inicial de estas ideas que los alumnos y las alumnas aportan. Esta evaluación no puede plantearse como una medida de contenidos conceptuales, sino como el grado de consecución de capacidades útiles para trabajar en tecnología. Estas capacidades pueden resumirse en:

Predicción: se trata de comprobar si determinados contenidos, que en general se creen adquiridos (sobre todo por los mismos alumnos) realmente lo son, y en caso de serlo, saber si están bien alcanzados. Por ejemplo, sería bueno conocer si el alumnado es capaz de decidir si determinados montajes eléctricos funcionarán o no, o bien hacer un cálculo estimativo de una medida: longitud, tiempo…

Autocorrección o comprobación de la predicción: se pretende, a partir de unas predicciones hechas con anterioridad, que el alumno/a compruebe si se cumplen o no, y que en caso negativo analice su error con el fin de corregirlo.

Puede ser útil también plantear la autocorrección como una función más del equipo, en términos de un debate entre iguales.

Observación: hay que detectar la capacidad de observación que el alumnado tiene ante situaciones y objetos habituales. A menudo, el exceso de familiaridad puede hacer que no hayan reparado en algún rasgo fundamental de su funcionamiento, aspecto, color, material, etc.

La evaluación de estas capacidades no debe concentrarse sólo y exclusivamente en los primeros días del curso, sino que está bien hacerla al iniciar nuevos contenidos. Debe procurarse no­ plantearla como prueba de control, sino que la información de­be extraerse por medio de las actividades normales de la cla­se­.

• A lo largo de la etapa deben ir planteándose estrategias para evaluar la evolución de los alumnos y las alumnas y la efectividad de una determinada técnica de aprendizaje planteada por el profesorado. Es la evaluación formativa, que debe considerar el aspecto conceptual, procedimental y actitudinal reflejado en los criterios de evaluación.

Conviene tener presente que, dentro del área de Tecnología, cualquier actividad de aprendizaje puede servir como actividad de evaluación.

En cualquier caso, es importante que el alumno/a se autoevalúe y corrija sus trabajos y rectifique respuestas, o bien que se sienta valorado también por el resto de compañeros y compañeras. El área de Tecnología permite que el alumno/a compruebe en todo momento cuál es su grado de consecución de los contenidos, ya que puede aplicarlos a la vida cotidiana, y rectifique sus respuestas e interpretaciones. De esta manera puede aprender de los propios errores y limitaciones.

Evaluar al alumnado no debe ser sinónimo de poner trampas para cogerlo en falso. Se evalúa para obtener información sobre el grado de aprendizaje del alumno/a con el fin de hacerle conocer su situación con respecto a los contenidos que se espera que alcance. Por eso, es importante informarles de los criterios que en cada caso se establecen para la evaluación.

La información obtenida sirve también para modificar la programación, si es necesario, y adecuarla a aquel alumno/a o grupo de alumnos que así lo requieran.

• En lo que concierne a la evaluación sumativa, ésta proporciona información del grado de consecución de los objetivos a partir del registro sistemático de observaciones del proceso de aprendizaje, de los trabajos realizados por el alumnado y de las pruebas específicas que se hayan planificado.

10.3. Criterios de evaluación

Los criterios de evaluación para 3º de la ESO del área de Tecnología son los siguientes:

1. Conocer las propiedades básicas de los plásticos como materiales técnicos, identificarlos en objetos de uso habitual, y usar sus técnicas básicas de conformación y unión de forma correcta y con seguridad.

2. Conocer las características y variedades habituales de los materiales empleados en la construcción, pétreos, sus aplicaciones técnicas y técnicas de conformación y uso.

3. Montar un circuito sencillo con componentes electrónicos, empleando al menos diodos, transistores y resistencias, a partir de un esquema predeterminado.

4. Conocer los distintos medios de producción de la energía eléctrica, su transformación y transporte, valorando el uso de energías alternativas.

5. Describir los elementos fundamentales que componen las distintas instalaciones de una vivienda y su funcionamiento básico.

6. Identificar los elementos que constituyen la arquitectura física del ordenador y los procesos lógicos que explican su funcionamiento.

7. Emplear el ordenador como instrumento para buscar información en Internet y comunicarse por medio de correo electrónico, chat y videoconferencia.

8. Localizar información utilizando un gestor de bases de datos. Crear una base de datos, actualizar y modificar una base de datos ya creada.

9. Describir esquemáticamente los sistemas de telefonía alámbrica, radio y televisión, y los principios básicos de su funcionamiento.

10. Identificar automatismos en sistemas técnicos cotidianos, describiendo la función que realizan.

11. Montar, utilizando sistemas mecánicos y eléctricos, un robot sencillo con capacidad de movimiento dirigido.

12. Reconocer el impacto que sobre el medio produce la actividad tecnológica y comparar los beneficios de esta actividad frente a los costes medioambientales que supone, valorando especialmente la necesidad de ahorro energético y tratamiento de los residuos.

10.4. Procedimientos

La evaluación debe ser el punto de partida para conocer la situación inicial y cómo evoluciona cada alumno/a en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Concretando algo más el sistema de evaluación propuesto, para evaluar a los alumnos deberemos tener en cuenta:

– La evaluación inicial.

– El trabajo en grupo sobre el proyecto y actividades (memoria).

– El grado de participación en el aula.

– La actitud positiva en la clase, tanto teórica como práctica.

– Los conceptos. Mediante pruebas escritas, ejercicios, etcétera.

– Los procedimientos, actividades prácticas, proyecto (observación diaria).

– Las actitudes (observación diaria).

– El cuaderno y trabajos de clase (individual).

– Informes sobre actividades extraescolares (individual o en grupo).

– Etc.

El conjunto de informaciones que proporciona la evaluación sirve de indicador para adecuar todas las actuaciones pedagógicas posteriores.

10.5. ¿Cuándo evaluar?

A la hora de evaluar se disponen de muchos recursos para calificar a los alumnos/as. De forma general, la evaluación se puede efectuar de la siguiente manera:

Evaluación inicial. Permite saber cuáles son los conocimientos previos de los alumnos/as, para que de esta forma el docente decida el enfoque didáctico, grado de profundidad de desarrollo de los contenidos, etc.

Evaluación formativa. En el transcurso del proceso educativo los alumnos, las situaciones y planteamientos se deben ir adaptando y modificando, por lo que durante todo este proceso se puede recoger información para adecuarla a una contextualización personal y determinar si los alumnos y alumnas han alcanzado o no los objetivos didácticos planteados.

Evaluación sumativa: está referida a los momentos finales del proceso de enseñanza/aprendizaje y tiene como objetivo valorar el producto obtenido, el nivel de consecución de los objetivos previstos, referidos a cada alumno y al proceso formativo.

10.6. Criterios de calificación

A modo de orientación y como norma general, aplicaremos los siguientes criterios de calificación para cada una de las unidades didácticas. La evaluación tendrá en cuenta todos los aspectos comentados en este apartado, englobándolos en tres grandes grupos: conceptos, procedimientos y actitudes.

Conceptos: con un “peso” en la calificación final del 35%: pruebas escritas, ejercicios, la libreta, memoria del proyecto, etc.

Procedimientos: otro 35%: el proyecto en sí, actividades practicas en el taller o en informática, la memoria, la observación diaria, etc.

Actitud: el 30% restante: participación, observación diaria, actitud positiva, trabajo en grupo, etc.

La calificación se realizará numéricamente, como está establecido para la ESO valorando de 0 a 10, sin incluir decimales. Para superar cada una de las unidades didácticas, deberán obtener una calificación mínima de 5, siendo necesario superar cada uno de los apartados expuestos anteriormente por separado. De no ser superada una determinada unidad didáctica, se aplicará el apartado de “recuperación” descrito en cada una de ellas.

Para superar el área en su totalidad, es decir, todo el curso, será necesario haber superado todas las unidades didácticas programadas. De no ser así en el mes de junio, los alumnos tendrán la oportunidad de superar el área mediante la realización de una prueba escrita en septiembre y la presentación de ciertos trabajos realizados durante el verano.

11. Temas transversales y elementos comunes del currículo

El área de Tecnología, dado su carácter polivalente, tiene una estrecha relación con muchos de los contenidos de los temas transversales, que van desde fomentar el respeto al trabajo de los demás, la búsqueda de soluciones ecológicas en la propuesta de proyectos tecnológicos respetando el medio ambiente, la ayuda a compañeros menos capacitados para el desarrollo de las actividades manuales, hasta aplicar las normas de seguridad e higiene en el uso de herramientas y materiales.

El profesorado de Tecnología debe incluir, en su programación de actividades y tareas, situaciones e intervenciones dirigidas al tratamiento de los contenidos transversales. Con el fin de facilitar esta tarea, hará falta que elabore un discurso y juicios de valor sobre las relaciones existentes entre la actividad tecnológica y cada uno de estos contenidos. La tecnología puede y debe acercar a los jóvenes y las jóvenes, en un plan de igualdad y en un ambiente de cooperación, a encarar problemas prácticos. La capacidad para resolver problemas, tanto en el ámbito doméstico como en el productivo, les permite satisfacer necesidades prácticas propias y de las personas con las cuales conviven, para generar actividades económicas y productivas y abrir nuevas perspectivas a su orientación profesional.

Por consiguiente, tal como ya se ha hecho constar en el desarrollo de los contenidos específicos, la tecnología es un terreno de juego muy apropiado para promover un cambio real de actitudes sociales respecto de los contenidos transversales.

Podemos mencionar el enfoque global que se propone de cada uno de ellos:

Educación para la salud y calidad de vida. El lograr un ambiente agradable en la realización de los trabajos del área ayudan a generar comportamientos y actitudes muy positivas para la salud; fomentar el orden y limpieza en el aula de tecnología; conocer y aplicar las normas de seguridad e higiene en el trabajo propicia una valoración positiva, por parte de nuestros alumnos, de la educación para la salud.

Educación ambiental. Fomentar la búsqueda de soluciones que eviten o minimicen el impacto ambiental; valorar el posible agotamiento de recursos y analizar los inconvenientes que se deriven del uso de cada uno de los materiales, y la repercusión que pueda tener en las personas, animales y plantas, así como en la vida en sociedad.

Educación para el consumidor. Valorar el coste en la realización de los proyectos tecnológicos y compararlo con su uso, analizando las condiciones técnicas y estéticas que debe reunir para determinar las características de los materiales a utilizar; analizar la relación calidad/precio ayudará a desarrollar en nuestros alumnos actitudes de consumidor responsable.

Educación para la paz. Fomentar el trabajo cooperativo; incidir en el respeto a las ideas de otros; apoyar a los menos capacitados en el desarrollo de los proyectos tecnológicos; desarrollar una actitud abierta y flexible ante las ideas y los trabajos de los demás ayudan a adquirir valores y actitudes que incidan directamente en este tema transversal.

Educación sexual. Se trata, no sólo de conocer los aspectos biológicos de la sexualidad, sino informar, orientar y educar sus aspectos afectivos, emocionales y sociales, entendiéndola como una actividad plena de comunicación entre las personas.

Educación para la igualdad entre los sexos. Fomentar el reparto de tareas en un plano absoluto de igualdad en función de las capacidades, sin distinción de sexo; valorar el esfuerzo, las ideas y el trabajo de los demás desde una perspectiva de igualdad son contenidos plenamente enmarcados en el área de Tecnología que inciden en el desarrollo de una educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos.

Educación moral y cívica. Analizar y valorar las implicaciones que supone el desarrollo de determinados aspectos científicos y técnicos desde una perspectiva moral y ética; valorar y analizar desde la perspectiva ética y moral las consecuencias derivadas por el desarrollo tecnológico en dimensión social y personal de cada uno.

Educación vial. El conocimiento y la utilización de la vía pública es, especialmente en las grandes ciudades, de una gran importancia por lo que su educación tiene que comenzar en la escuela.

– El desarrollo de los contenidos científicos y técnicos, así como la propia metodología utilizada en el área de Tecnología, posibilita el desarrollo en el alumnado de otras capacidades que complementan su formación. De esta forma se potencian valores de libertad, solidaridad, tolerancia y respeto hacia las demás personas, culturas y sociedades en general, a través de los contenidos de las áreas transversales citadas anteriormente, y otras como la educación para la democracia o para la construcción europea, la educación intercultural, la educación para los derechos humanos, etc. Contenidos que, a nivel actitudinal, se encuentran implícitos en las diferentes unidades didácticas.

Se procurará que los temas de educación ambiental, educación para la salud, educación del consumidor, educación para la paz, educación sexual, etc. estén presentes en el enunciado de los problemas con contexto que se puedan proponer en cada unidad.

Con la LOCE incorporamos otras áreas transversales, denominadas elementos comunes del currículo, que son: las nuevas tecnologías de la información y comunicación (ampliamente desarrollada en el área de Tecnología), la cultura del esfuerzo y el fomento de la lectura. Se fomentará la cultura del esfuerzo individual y del trabajo en equipo, así como el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información siempre que sea posible.

12. La atención a la diversidad/Necesidades Educativas Específicas (NEE)

Las tareas que genera el proceso de resolución de problemas pueden ser graduadas de tal forma que pueda ser atendida la diversidad de intereses, de motivaciones y de capacidades que coexiste en las aulas de educación obligatoria, de tal manera que cada alumno o alumna experimente un desarrollo real de sus capacidades:

– Una primera forma de adecuación de capacidades e intereses puede venir de la distribución de las tareas entre los miembros del equipo, para evitar que a lo largo de toda la etapa los mismos alumnos se ocupen del mismo tipo de trabajos, y que se descuiden otras tareas importantes para su desarrollo personal.

– Interesa, también, la posibilidad de graduar la dificultad de las tareas mediante la mayor o menor concreción de su finalidad. El hecho de disponer de modelos de propuestas que incluyan instrucciones en cantidad y complejidad decreciente, que exigen una mayor autonomía por parte del alumno, hace que se encuentre el punto adecuado a sus características personales, y se posibilite que todo el mundo pueda alcanzar resultados positivos.

Cualquier grupo es diverso por definición. Desde la tecnología, mediante propuestas adecuadas, se tratará de tener en cuenta los aspectos de esta diversidad, con especial atención al hecho de que las propuestas no fomenten ningún tipo de discriminación de género o étnica.

Una vez detectada la situación de partida de los alumnos y alumnas mediante la observación al principio de curso y la prueba inicial que podemos realizarles, se tomarán una serie de decisiones que estarán en función del tipo de discapacidad o desajuste de aprendizaje que tenga cada alumno. Asimismo nos serán útiles los informes de orientación de cada alumno y alumna que nos pueda facilitar el departamento de Orientación. También podemos encontrar alumnos o alumnas con capacidades superiores a lo normal o “superdotados”, lo que nos amplía todavía más el abanico de la diversidad. A título general y detectadas las necesidades especiales, se proponen cuatro medidas de atención:

Atención para la igualdad de oportunidades para una educación de calidad. Se desarrollarán las acciones necesarias y se aportarán los recursos y los apoyos precisos que permitan compensar los efectos de situaciones de desventaja social para el logro de los objetivos de educación y de formación previstos para cada una de las unidades didácticas.

Atención de los alumnos extranjeros. Se favorecerá la incorporación al sistema educativo de los alumnos procedentes de países extranjeros, que desconozcan la lengua y cultura española o que presenten graves carencias en conocimientos básicos. Se desarrollarán actividades específicas con la finalidad de facilitar su integración en el nivel adecuado.

Atención a los alumnos superdotados intelectualmente. Con el propósito de dar una respuesta educativa más adecuada a estos alumnos, se adoptarán las medidas necesarias para identificar y evaluar sus necesidades de la forma más temprana y efectiva posible.

Atención a los alumnos con necesidades educativas especiales. Los alumnos con necesidades educativas especiales que requieran determinados apoyos y atenciones educativas por padecer discapacidades físicas, psíquicas, sensoriales o por manifestar graves trastornos de la personalidad o conducta, tendrán una atención especializada con la finalidad de conseguir su integración. Si es necesario, se le realizará, junto con el departamento de Orientación, una adaptación curricular individual significativa (ACIS).

13. Bibliografía

Libros correspondientes al tercer curso de Educación Secundaria Obligatoria, área de Tecnología, de las siguientes editoriales:

– Akal.

– Anaya.

– Edebé.

– Bruño.

– McGraw Hill.

– Oxford Educación (Proyecto Exedra).

– Santillana.

– S.M.