Tema 8 – El desarrollo en la adolescencia y juventud: teorías. Cambios que acompañan a la pubertad y sus consecuencias psicológicas. Influencia de la cultura y de la familia. Implicaciones directas en las intervenciones educativas y sociales.

Contenidos:

  1. Introducción.
  2. Definiciones termino lógicas.
  3. Teorías sobre la adolescencia

3.1. Teoría Biogenética de la Adolescencia.

3.2. Teoría Psicoanalítica del Desarrollo Adolescente.

3.3. Teoría Psicogenética.

3.4. Otras Teorías sobre la Adolescencia

  1. Cambios que acompañan a la pubertad y sus consecuencias psicológicas.
  2. Influencia de la cultura y de la familia.
  3. Implicaciones directas en las intervenciones educativas y sociales.

1.- Introducción:

A lo largo de su vida. un individuo va atravesando por una serie de períodos, cada uno de ellos con características propias y distintivas, que le permiten conformar su estructura como miembro de la sociedad.

La diferenciación y análisis de la adolescencia, como un período importante en sí mismo, en la vida de un sujeto, tiene un origen relativamente reciente, coincidente con el desarrollo de las ciencias y la mayor atención prestada al hombre como objeto de conocimiento.

En las sociedades primitivas. tal como lo describe magníficamente Margaret Mead; en las religiones tradicionales, como en el judaísmo. el cristianismo. entre otras, así como en las grandes civilizaciones de nuestra historia, Grecia o Roma, el individuo, a través de una serie de ritos iniciáticos. pasaba de la niñez a la asunción de roles adultos sin mediar un período transicional tal como en nuestros días consideramos a la adolescencia.

Es con el desarrollo de la distintas escuela psicológicas, en especial a partir de Stanley Hall y Sigmund Freud, que se realiza un estudio amplio y detallado de las características de esta edad particularmente conflictiva para el individuo y su medio.

En los apartados siguientes, intentaremos dar una aproximación terminológica y una fundamentación teórica, que aclare en la medida de lo posible, este proceso de tránsito tan importante entre la niñez y la adultez y sus repercusiones biológicas, psicológicas, sociales y educativas.

2.- Definiciones Terminológicas:

Existen una gran cantidad de definiciones que caracterizan tanto a la pubertad como a la adolescencia, ya sea porque el énfasis está puesto en los aspectos biológicos, ya sea en los aspectos psicológicos o en los sociológicos.

Partiendo de la definición dada por el diccionario de la Real Academia Española, “Pubertad: es la primera fase de la adolescencia en la cual se producen las modificaciones propias del paso de la infancia ala edad adulta” y “Adolescencia: es la edad que sucede a la niñez y que transcurre desde la pubertad hasta el completo desarrollo del organismo” .Como podemos ver. ambas definiciones se limitan a definir estos términos desde una visión exclusivamente biológica, pero si intentamos comprender cabalmente el significado de estos términos, deberemos plantear las siguientes definiciones:

La mayoría de los autores coinciden en definir la pubertad o pubescencia como:

“El lapso del desarrollo fisiológico durante el cual maduran las funciones reproductoras; es filogenética e incluye la aparición de los caracteres sexuales secundarios, así como la maduración fisiológica de los órganos sexuales primarios. .o Corresponde pues. al período de la primera adolescencia y termina con la aparición de todos los caracteres sexuales secundarios y la madurez reproductora” 1

l Muuss, Rolf, TEORÍAS DE LA ADOLESCENCIA, Ed. Paidos, Buenos Aires, 1972. Pago 11.

Para caracterizar la adolescencia propiamente dicha, toda definición deberá considerar una serie de factores que entran en juego, más allá de los propiamente fisiológicos:

“Sociológicamente: es el período de transición que media entre la niñez dependiente y la edad adulta y autónoma. Psicológicamente, es una situación marginal en la cual han de realizarse nuevas adaptaciones; aquellas que, dentro de una sociedad dada, distinguen la conducta infantil del comportamiento adulto. Cronológicamente: es el lapso que comprende desde los doce o trece años hasta los primeros de la tercera década, con grandes variaciones individuales y culturales.

En síntesis:

“Consiste en la etapa del desarrollo del ser humano que sigue a la pubertad y en la que se producen toda una serie de cambios físicos y psicológicos. Por tanto la pubertad que se acerca más aun hecho que aun proceso, vendría a constituir el límite inferior de la adolescencia. El límite superior es más difícil de concretar con exactitud, pero puede situarse alrededor de los 17 -18 años, cuando el desarrollo físico se ha completado casi en su totalidad”

3.- Teorías sobre la Adolescencia:

Desde que a principios de siglo, las distintas escuelas psicológicas han intentado explicar la constitución del psiquismo humano, se han ido elaborando una serie de teorías referidas ala adolescencia. Presentaremos las más significativas para comprender este período.

3.1. Teoría Biogenética de la Adolescencia, George Stanley Hall. (1844-1924)

G. Stanley Hall fue el primero en establecer, a través de la utilización de métodos científicos de estudio. una psicología de la adolescencia; de hecho, es considerado el padre de la Psicología de la Adolescencia.

Hall parte de la base de las teorías evolucionistas de Darwin y Lamarck, que plantean que la experiencia histórica del género humano, como caracteres adquiridos, se han ido incorporando a la estructura genética de cada individuo. Por otro lado, basándose en la Ley de Recapitulación de Haeckel, sostiene que a lo largo de su desarrollo, cada individuo repite la evolución de la raza humana, desde un “primitivismo animaloide” en la infancia, hasta los modos de vivir de las civilizaciones más recientes, en la edad adulta.

Hall parte del concepto. refutado posteriormente por antropólogos culturales y sociólogos. que el desarrollo obedece a factores fisiológicos y genéticos, y son éstos los que van a marcar el crecimiento. el desarrollo y la conducta del individuo. .

Hall. distingue cuatro etapas en el desarrollo, que se corresponden con fases históricas primitivas de la evolución de la humanidad, así plantea la infancia, niñez. juventud y adolescencia.

El período de la infancia. de 0 a 4 años, representa la etapa animal de la raza humana. Veía al gateo del bebe como la etapa en que la especie aún utilizaba las cuatro patas. Es la época del predominio sensorial y la adquisición de los aprendizajes de autopreservación.

El período de la niñez, de 4 a 8 años, se corresponde con la etapa de la caza y de la pesca. Es la etapa en que a través del juego simbólico el niño rememora la cultura del hombre de las cavernas.

En el período de la juventud, de 8 a 12 años, el niño recapitula la “vida monótona del salvajismo”, Es el momento adecuado para la educación y el “adiestramiento” de las técnicas instrumentales de la lecto-escritura.

El período de la adolescencia, de 12 años al inicio de la adultez, que la ubica alrededor de los 22 a 23 años, está caracterizado por lo que los filósofos románticos alemanes llamaron el “Sturm und Drang ” (entendido como tormenta e ímpetu). Es el ingreso en el estado civilizado y con ello finaliza la recreación de las fases de la evolución humana.

Hall percibía la vida del adolescente como en constante fluctuación entre tensiones. conflictos. y tendencias contradictorias, es la etapa en que el adolescente desea tanto la soledad como la integración en grandes grupos y en que actúa particularmente de manera ciclotímica.

En esta etapa, que para Hall era considerada como un segundo nacimiento, ya que era la entrada en la civilización, se producían el mayor: número de transformaciones y es la llegada a la madurez.

3.2. Teoría Psicoanalítica del Desarrollo Adolescente, Sigmund Freud, Anna Freud:

La teoría freudiana del desarrollo psicosexual, plantea la evolución de la personalidad desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Esta evolución se verá marcada por etapas que se irán expandiendo e integrando una tras otra. no como compartimientos estancos, sino como un todo facilitador .

Freud plantea el siguiente esquema de desarrollo psicosexual del individuo.

Etapa Oral (o a 2 años): en una primer fase pasiva, fase oral. La boca es la zona erógena por excelencia a través de la cual el niño recibe estímulos autoeróticos a través de conductas como el chupar, beber y comer. En un segundo momento, fase sádico-oral coincidente con la dentición, sus tendencias autoeróticas lo llevan a morder.

Etapa Anal (2 a 4 años): la zona erógena se traslada de la región oral a la anal. El niño retiene y expulsa sus excrementos para lograr placer y ejercer, de este modo, poder sobre sus padres. Coincide con el control de esfínteres.

Etapa Fálica (4 a 6 años): se inicia con el interés por la manipulación de los órganos sexuales. aparecen la masturbación y los impulsos de conocimiento e investigación. En esta etapa. se realiza la plena instauración del yo a través del narcisismo y comienza a instaurarse y actuar el superyo. Es en este momento, cuando el niño atraviesa su conflictiva edípica por la cual va a ingresar, ante el temor a la castración. en una nueva etapa.

Etapa de Latencia (6 a 12 años) : durante este tiempo los impulsos libidinales ya no tienen un fin de autoerotismo, sino que se canalizan a través del interés por el estudio y otro tipo de actividades. Actúa el superyo y el principio de realidad, por encima del principio del placer. Su fin está marcado por el crecimiento y maduración de los órganos genitales .

Etapa Genital (a partir de los 12 años) : en la pubertad, los instintos sexuales se instalan definitivamente en la zona genital. A partir de este momento, el objetivo sexual será la actividad sexual plena.

El individuo, en la adolescencia, llega a la sexualidad genital en la que los impulsos libidinales buscan una satisfacción urgente, que le darán por primera vez en su vida la posibilidad de una relación sexual completa. En esta etapa, se reaviva la conflictiva edípica y se resuelve definitivamente con la elección de objeto sexual. Es común observar a adolescentes “enamorados” de personas adultas en claro desplazamiento del amor al padre o la madre. La tarea primordial del adolescente, tal como la plantea la teoría psicoanalítica. será “el logro de la primacía genital y la consumación definitiva del proceso de la búsqueda no incestuosa del objeto sexual.

Anna Freud. completo la teoría iniciada por S. Freud, al plantear y analizar la intensa conflictiva adolescente. Su aporte más importante fue la descripción de los mecanismos de defensa que los adolescentes utilizan para superar sus propios conflictos. Son de particular interés los mecanismos de intelectualización y sublimación, a través de los cuales los adolescente intentan evitar las situaciones conflictivas a las que los enfrenta su propia sexualidad.

Anna Freud. señala que un equilibrio armónico entre el ello, el superyo y el yo, es posible y que este será el desenlace propio de la mayoría de los adolescentes normales.

Los factores implicados en la conflictiva adolescente, se pueden resumir de la siguiente manera:

a) Las fuerzas de los impulsos del ello, determinada por los cambios fisiológicos y endocrinológicos durante la pubertad.

b) La capacidad del yo para resistirse a las fuerzas instintivas, que guardan una estrecha relación Con el superyo.

c) La eficiencia y eficacia en la utilización por parte del yo de loS mecanismos de defensa, tales como la represión, la intelectualización, la sublimación, la identificación y la proyección, entre otros.

Dentro de la teoría psicoanalítica, la intensidad de los conflictos adolescentes, pueden llevar al sujeto a fenómenos psicopatológicos, pero Anna Freud, considera que la mayoría de estas perturbaciones sufren una curación espontánea, pasada esta edad, y la plantea como una fase evolutiva por la cual todos debemos pasar.

Dentro de la escuela psicoanalítica, otros autores han seguido investigando el fenómeno de la adolescencia. así, P. Blos define cuatro aspectos fundamentales:

a) El adolescente busca un nuevo marco afectivo y un nuevo objeto amoroso diferente de la familia y de los tenidos hasta entonces. De alguna manera tiene una segunda individualización.

b) Se producen regresiones marcadas por la idealización de modelos alternativos a la familia. Es la aceptación acrítica de grupos y pandillas.

c) Se produce una situación de ambivalencia, lucha por la independencia. pero mantiene una dependencia extrema de marcos conocidos .

d) La supuesta desvinculación de los continentes afectivos le produce una sensación de duelo que lo lleva a buscar relaciones y experiencias sustitutorias.

Por otro lado. E. Erikson. realiza tina revisión de los planteos freudianos a la luz de las investigaciones de la Antropología social. Esta pone en evidencia que en otras culturas. No existe la problemática. adolescente tal como generaliza Freud.

Erikson plantea que la adolescencia es el momento en que se establece la identidad positiva y dominante del yo. Este proceso se da a través de las experiencias anteriores y la aceptación de que los cambios corporales y que los sentimientos libidinales son parte de sí mismo.

La contribución de Erikson consiste en la importancia de sumar a la conflictiva adolescente. tal como la plantea la teoría freudiana. la importancia de la condiciones y las organizaciones sociales en que debe arraigarse el yo para su desarrollo normal.

3.3. Teoría Psicogenética, Jean Piaget

Si bien las investigaciones de la Escuela de Ginebra se han centrado en la evolución de las estructuras de conocimiento, plantean que el adolescente actúa en un principio de manera egocéntrica J. Piaget y B. lnhelder han relacionado los aspectos cognitivos y afectivos. en tanto que los primeros serían la estructura del comportamiento y .los segundos la energía correspondiente .

Es necesario destacar que los avances que se producen en el desarrollo cognitivo de la adolescencia suponen la capacidad de razonamiento deductivo e inductivo. la comprobación de hipótesis y la formulación de teorías; esto implica que es el momento en que a partir del pensamiento abstracto, el sujeto comienza a reflexionar sobre sí mismo ya elaborar teorías propias tanto en el terreno personal, como en el religioso y sociopolítico.

El egocentrismo adolescente, lo lleva a concebir alternativas distintas al mundo que lo rodea .que muchas veces, lo conduce a adoptar posturas “mesiánicas” respecto del mundo de las ideas. Este egocentrismo, se caracteriza por la discrepancia en compaginar sus teorías respecto de la realidad y tener una excesiva confianza en el poder de las ideas, que muchas veces. le dificultan el admitir las posiciones contrarias a las suyas.

La Escuela de Ginebra plantea que esta dicotomía se supera mediante la influencia de dos factores fundamentales: la creciente inserción en la sociedad, que lo obligan a enfrentarse a múltiples posturas que lo inducen a replantearse la suya propia, y por otro. el avance del desarrollo cognitivo, que le permite utilizar mejores instrumentos intelectuales para coordinar adecuadamente las teorías y los hechos.

La idea del egocentrismo adolescente, va remitiendo a medida que avanza la edad del sujeto en relación directa con la interacción social y su desarrollo cognitivo.

3.4. Otras Teorías sobre la Adolescencia

Teoría del Campo:

K. Lewin. representante de la Teoría del Campo. plantea como uno de sus conceptos fundamentales la ley que establece. que la conducta es una función de la persona y de su ambiente. La suma de todos los factores ambientales y personales en interacción. es llamada “espacio vital ” por consiguiente la conducta es una función del espacio vital y no sólo de los estímulos físicos. “El espacio vital es la suma de aquellos factores no físicos y de las necesidades motivaciones y otros factores psicológicos que determinan su conducta”

Lewin plantea que el adolescente se encuentra en un estado de “locomoción social”, y que los campos en se mueven no están estructurados, y el individuo, aún no posee una real y clara concepción de su status ni de sus obligaciones sociales, por lo que su conducta refleja inseguridad.

Su espacio vital lo enfrenta a objetivos que aún no podrá alcanzar , ya que se encuentra ante limitaciones o restricciones tanto paternas. como sociales o morales. Su falta de estructuración cognositiva lo lleva a una situación de perplejidad respecto a si se aleja o se acerca a sus objetivos.

La teoría del campo, si bien realiza una descripción de la situación adolescente en general, plantea diferencias individuales de la conducta en función de las características propias de cada sujeto y de la cultura en la que se mueve.

Teoría del Desarrollo Adolescente:

Arnold Gesell. en su Teoría del Desarrollo, plantea que el desarrollo es de índole biológica, pero rechaza las ideas de que motivaciones inconscientes dirijan y conformen acciones, emociones y estructuras de la personalidad. Considera que el crecimiento es un proceso sujeto a leyes gen éticas, que se pueden ver influenciadas por el medio.

Para Gesell, la adolescencia no debe ser necesariamente turbulenta , sino que responde a un proceso madurativo, aunque reconoce que no está exento de irregularidades. La tarea central del adolescente consiste en encontrarse a sí mismo

Desde esta teoría se realiza una descripción pormenorizada, año por año, de las características y conductas esperables para cada edad, estableciendo un valor de “norma”, que no puede ser modificado y al que supuestamente todos los sujetos tienen que tender .

Antropología Cultural :

Entre sus representantes más destacadas figuran Ruth Benedict y Margaret Mead. Si bien a lo largo de su estudio antropológico no realizan una verdadera psicología del adolescente marcan una serie de pautas a tener en cuenta. Se oponen a la generalidad de la teoría psicoanalítica al demostrar que la situación en otras culturas, difiere sustancialmente de aquella que representa nuestra sociedad occidental.

A lo largo de sus estudios, plantean como, las características propias de cada cultura. van marcando el proceso evolutivo de los individuos. Reflejan que en las mayoría de las culturas estudiadas. al ser los patrones de conducta distintos de los mencionados por otros autores, prácticamente no existen. en la mayoría de los casos, etapas de tránsito entre la niñez y la adultez. Este proceso, se realiza de acuerdo a rituales propios, que establecen una forma de vida diferente y una conflictiva propia distinta de lo conocido en nuestra cultura.

4.- Cambios que Acompañan a la Pubertad y sus Consecuencias Psicológicas

Intentando un análisis de los cambios que acompañan a la pubertad y adolescencia, comenzaremos por plantear las modificaciones corporales para luego establecer las consecuencias psicológicas que acompañan a este proceso.

Desde lo biológico, se puede decir, que la adolescencia no es un período homogéneo de cambios, así como. tampoco estos se realizan de forma brusca. En realidad es un proceso evolutivo que comienza con los primeros cambios endocrinos, no manifiestos y culmina en el momento en que el desarrollo físico y sexual es relativamente completo.

Para facilitar la comprensión de este proceso y siguiendo el planteo de William Schonfeld. se puede dividir a la adolescencia en tres momentos:

1) Prepubescencia: comienza con los primeros signos de maduración sexual y finaliza con la aparición del vello púbico.

2) Pubescencia: comienza con la aparición del vello púbico y termina cuando este se, ha desarrollado por completo. Este período esta acompañado por rápido crecimiento, en la estatura. el desarrollo gradual de los órganos sexuales primarios y secundarios, la menarca en las jóvenes y la primera eyaculación en los varones .

3) Postpubescencia: comienza cuando se ha desarrollado el vello púbico y se, caracteriza por un crecimiento corporal menos acelerado La completa maduración de, los caracteres sexuales primarios y secundarios, y la fertilidad

A lo largo de este proceso, el cambio afecta a todas y cada uno de las partes. del cuerpo, hecho que como veremos más adelante. será una de las improntas que los jóvenes viven como duelo que deberán superar.

La edad de comienzo de los cambios oscila entre los diez u once años para las mujeres, y los doce y catorce para los varones. aunque estas edades podrán sufrir variaciones en función de condiciones socioambientales y de nutrición. Así, por ejemplo el comienzo de la pubertad. se da con anterioridad en países meridionales que en los países nórdicos.

Cabe destacar que la actividad sexual no comienza en la adolescencia sino que se intensifica. pues su origen se remonta a las etapas infantiles, sólo que ahora es el momento de la orientación sexual tendiente a la reproducción.

A continuación realizaremos una explicación pormenorizada de cada uno de los cambios que actúan en este proceso.

Características Sexuales Primarias y Secundarias:

El desarrollo y aparición de caracteres sexuales, tanto primarios como secundarios, quizá son los cambios que de manera primordial afectan psicológicamente a los jóvenes de esta edad, ya que encuentran un correlato con las modificaciones psicosexuales, que también tienen su eclosión en este momento.

a) En los varones:

En la primera fase de la adolescencia, las primeras manifestaciones de cambios, se suceden rápidamente. Aumenta gradualmente el tamaño de los testículos y del escroto, que cambia de tonalidad, se da un aumento de la longitud y circunferencia del pene. Simultáneamente, se dilatan los conductos seminíferos y las células sexuales comienzan su t maduración hasta su transformación en espermatozoide.

En la fase media de la adolescencia, el vello púbico se vuelve pigmentado y poco a poco se va rizando y aumentando en tamaño, formando primero un triángulo invertido y llegando más adelante hasta el ombligo, en la distribución masculina característica. Simultáneamente los testículos siguen su desarrollo, así como el escroto y el pene que ya es capaz de tener erecciones, no sólo ante la estimulación local, sino también como respuesta a sensaciones y pensamientos sexualmente provocativos. En esta etapa se da el deseo de desahogo sexual, coincidente con el comienzo de la masturbación.

Otras características de esta fase son la pigmentación de los pezones, el cambio de voz a una más profunda en función del desarrollo de la laringe, y aparece el vello axilar junto con el vello sobre el labio superior.

Internamente, crece y se desarrolla la próstata y las glándulas bulbouretrales, que elaboran el fluido seminal. Se da la primera eyaculación espontánea, aunque todavía es estéril, ya que el proceso de espermatogénesis aún no está concluido.

En la última fase de la adolescencia, llegan a su madurez los caracteres sexuales primarios y secundarios. Comienza a crecer la barba y las pilosidades abdominales y torácicas.

b) En las mujeres:

Normalmente la adolescencia en la mujer comienza de uno a dos años antes que en el varón.

En la primera fase de la adolescencia, comienza el desarrollo de la cadera y el busto, junto con la dilatación de los ovarios y maduración de los folículos de Graaf. El desarrollo de la cadera se debe al ensanchamiento de la pelvis ya la creciente acumulación de grasa subcutanea. El crecimiento del busto, se caracteriza por la elevación de las aréolas que rodean al pezón con la aparición de la “yema ” .

En la fase media, se va dando una paulatina acumulación de grasas debajo de las aréolas ocasionando el llamado pecho primario. Aparece el vello púbico que se hará más abundante y rizado, extendiéndose por el monte de venus en forma de triángulo invertido. Se da el desarrollo de los labios mayores, el crecimiento del clítoris, que adquiere la capacidad de volverse eréctil y comienza la secreción vaginal que pasa de alcalina a ácida.

Es en esta fase que se produce la menarca como consecuencia de la hipertrofia del útero y de los cambios cíclicos en el endometrio. La aparición de la menarca puede verse I alterada por factores gen éticos y de nutrición. En este momento, aun no están dadas las condiciones físicas para la concepción, que se darán con el comienzo de la ovulación.

En la última fase de la adolescencia, continua la acumulación adiposa, formando el, pecho maduro. Comienza la aparición del vello axilar. El vello púbico se encuentra totalmente, desarrollado, y ya la menstruación está establecida. Finaliza el desarrollo de la vulva.

Crecimiento Físico:

El crecimiento de las distintas partes del cuerpo, no es sincrónico, por ejemplo, el tejido nervioso tiene un rápido desarrollo pos-natal, se lentifica en la niñez y se detiene antes de la adolescencia.

a) Estatura:

– La estatura comienza su ciclo de crecimiento en forma brusca. durante la primera fase de la adolescencia. con una rápida aceleración del ritmo de desarrollo. Llega a su máximo incremento en la fase media y luego sigue una paulatina lentificación en la tercera fase.

El “estirón” característico de los adolescentes. se da primero en la mujeres debido a que comienzan antes su proceso de cambio. aunque luego los varones entran en esta fase de rápido cambio, superando a la mujer hasta la madurez.

Durante este crecimiento, se modifican las proporciones del esqueleto, pasando a lo largo de todo este proceso, por etapas disarmónoicas que enfrentan a los jóvenes a situaciones de incomodidad y desconocimiento de su cuerpo, llegando, en algunos casos, a verdaderas situaciones de rechazo .

En la adolescencia se producen cambios en el torax. en la pelvis. se establece la diferencia de los sexos, el rostro también va sufriendo cambios proporcionales. comienza a crecer la parte inferior de la cabeza. se desarrollan la nariz y la barbilla y ya se establecen los rasgos definitivos.

La altura final que alcanza el individuo no depende solamente del ritmo de crecimiento, sino también, de la edad en que comienza la aceleración. y en qué momento se produce la fusión de las epífisis.

b) Desarrollo Óseo:

El crecimiento y desarrollo óseo se prolonga durante la adolescencia, hasta la definitiva fusión de las epífisis. teniendo un ritmo distinto en ambos sexos.

El mayor crecimiento se da alrededor de los catorce años en los varones y poco antes en la mujer. coincidiendo con la menarca.

d) Masa del Cuerpo:

1.- Grasas:

Durante la preadolescencia se da un notable aumento de las grasas subcutáneas antes de que se produzca el proceso de crecimiento acelerado.

Finalizado este primer período de crecimiento, en los varones, la acumulación de grasas tiende a reducirse, mientras en las mujeres, se da el efecto contrario.

Al finalizar el crecimiento definitivo, se produce un nuevo incremento en la acumulación de grasas subcutáneas.

2.- Músculos:

Durante la segunda fase de desarrollo, la mayor parte del aumento de peso está en relación con el desarrollo muscular, quedando la acumulación de grasas en un segundo plano.

A medida que los varones desarrollan sus músculos, prácticamente duplican su fuerza mucho más que en las jóvenes.

En este momento es cuando se da la torpeza típica del adolescente, que está más en relación con la poca familiaridad que tiene con su nuevo cuerpo, que con ninguna otra razón. Sin embargo, cuando a través del aprendizaje logra integrar su nueva imagen corporal, su capacidad de coordinación es evidente.

3.-Piel

La piel, sufre durante este período un aumento de las secreciones sebáceas. Es común el acné. Las glándulas sudoríparas de axilas, de las regiones ano-genital y plantar, se vuelven hiperactivas hasta llegar a la finalización del desarrollo.

Mecanismos Neuroendocrinos que Favorecen el Desarrollo

Existe una serie coordinada de mecanismos internos, que afectan a distintas hormonas y al sistema nervioso central, por la que se desencadena todo este gran período de cambios.

Al llegar a la edad de la pubertad, los testículos, los ovarios y las glándulas suprarrenales, liberan una gran cantidad de hormonas en la sangre, que serán las responsables de la aparición de los caracteres sexuales secundarios. Estas hormonas han necesitado para comenzar a actuar , la estimulación de la hipófisis, que a su vez recibe estímulos químicos provenientes del hipotálamo.

La iniciación de este complicado mecanismo, no responde exclusivamente a la edad cronológica, sino que se debe a una determinación genética. que a su vez puede ser influenciada por factores socioambientales, en especial en lo referido a las condiciones de alimentación y salud. .

Consecuencias Psicológicas de los Cambios Puberales:

Tal como hemos planteado, las distintas manifestaciones somáticas propias de la pubertad. suponen, para los jóvenes en desarrollo. cambios de enorme importancia que de una manera u otra tendrán su repercusión en la esfera psíquica.

La maduración de los órganos sexuales y la capacidad reproductora, así como el incremento de la estatura. peso y estructura corporal. enfrenta a los adolescentes a la necesidad imperiosa de asimilar y aceptar su nueva “imagen corporal” , así como sus nuevas capacidades motoras y sexuales.

Esta imagen corporal. entendida como la representación mental que nos hacemos de nuestro cuerpo. compuesta por la percepción del cuerpo y el concepto de cuerpo, que hasta ese momento era la de un niño/a. sufre una rápida transformación que desequilibra a las estructuras ya conocidas.

Es el momento en que un gran número de adolescentes presentan dificultades en integrar esta imagen de sí mismo, su cuerpo cambiante, y la imagen que le gustaría tener en función de las propias expectativas, las normas y preferencias que impone el grupo social y cultural al que pertenece, y que está sometido a una estética particular .

El impacto que tienen estas transformaciones físicas sobre los adolescentes se puede, siguiendo a Siegel. resumir de la siguiente manera:

a) se produce una toma de conciencia y de interés por los aspectos relacionados con el propio cuerpo, favorecidos por el desarrollo cognitivo que tiene lugar en esa edad.

b) la mayoría de los adolescentes en esta etapa, se encuentra más interesado por .su apariencia física que por cualquier otro aspecto de sí mismo. (llegando, en algunos casos, a presentar cuadros psicopatológicos como la anorexia)

c) en general, las chicas presentan mayor disconformidad con su cuerpo que los varones.

d) existe una clara relación entre el atractivo físico y la aceptación social, y viceversa. A los adolescentes con un buen grado de aceptación social con sus compañeros, se les atribuye un mayor atractivo físico.

Quizás una de las consecuencias psicológicas más evidentes que sufre el adolescente en su proceso de cambio fisiológicos e intelectuales es la posibilidad de una conducta sexual plena que lo lleva a un desarrollo individual y social distinto del tenidos hasta el momento. El acceder a conductas como el coito, el orgasmo y la reproducción son las manifestaciones que dejan una impronta marcada en el psiquismo adolescente.

La eclosión al mundo sexual y genital, tal como lo plantea el psicoanálisis, la definitiva elección de objeto sexual, será algo propio de esta edad y es lo que en el presente más lo asemeja a un adulto.

En el momento de toma de conciencia respecto de los cambios, el adolescente se enfrenta a una crisis evolutiva, que le llevará, como resultado final, al reforzamiento de su yo, logrando, nuevas respuestas adaptativas que marcarán su ingreso definitivo en el universo de los adultos.

El ingreso en la adolescencia. obliga a los jóvenes a elaborar y superar una serie de “duelos normales” (entendidos como la lucha entre el yo y la internalización del objeto). Estos duelos afectan tanto al aspecto físico como a las relaciones primarias.

  • Duelo por el cuerpo de niño: necesidad de asumir una nueva imagen corporal, en contraposición a la ya conocida.
  • Duelo por los padres de la infancia: cambio en las relaciones e idealizaciones infantiles. Los padres pasan de una situación ideal a una real.
  • Duelo por el rol infantil: perdida de los hábitos y conductas infantiles. reemplazo por otras aún no conocidas y que lo enfrentan a una situación de inseguridad.

5.- Influencia de la Cultura y de la Familia:

Los cambios que van afectando a los jóvenes en este proceso de crecimiento y maduración. afectan también a su núcleo familiar, ya su vez se ven afectados por las demandas socioculturales específicas de su sociedad.

El período de profundos cambios en los adolescentes, va acompañado por la inestabilidad y por la provisionalidad.

“La adolescencia es el momento en que la persona consolida sus competencias específicas y su competencia o capacidad frente al mundo, a la realidad, al entorno social, estableciendo su adaptación y ajustes, si no definitivos, sí los más duraderos a lo largo de su ciclo vital. Por una parte, consuma el proceso de internalización de pautas de cultura y de valor y perfecciona el de adquisición de habilidades técnicas, comunicativas y en general sociales. Por otra afirma su propia autonomía frente al medio. Por ello mismo, se da un particular balanceo y un sutil equilibrio de dependencia e independencia, de autonomía y heteronomía. seguridad e inseguridad en sí mismo, manifestados tanto con la familia, la autoridad o la sociedad en general.

Desde la esfera cultural, cabe hacer la aclaración que las influencias que el joven recibe en términos de conductas esperadas, posiciones a adoptar, respuestas socialmente aceptadas hacen referencia a una sociedad y cultura determinada, en la que le joven vive y se desarrolla. ya que desde la óptica cultural es bastante difícil el establecer generalizaciones.

La cultura, entendida como los logros propios de una sociedad e inherentes a la esfera de lo humano, tiene una serie de patrones que de una manera u otra deben ser transmitidos alas nuevas generaciones. En la adolescencia se da un pseudo rechazo de lo considerado tradicional y “anacrónico”, el joven en su deseo de modificar para modificarse, intenta romper las barreras a través de crear una subcultura propia de su grupo y que de alguna manera represente sus intereses y necesidades.

Estas subculturas que le ofrecen y permiten una nueva serie de patrones, normas y valores, en realidad forman parte de la cultura general y llegan al joven a través de uno de los mecanismos de socialización más fuertes que posee nuestra sociedad, los medios de comunicación.

Los mensajes constantes que recibe el joven a través de la televisión. prensa escrita, medios audiovisuales, etc. le ofrecen una doble vertiente de estímulos, por un lado lo incentivan a romper las barreras existentes, a crear un nuevo mundo, fundamentalmente a consumir un tipo determinado de productos sociales, culturales y de factores ligados a la moda y lo “esperable para ser mejor aceptado en la sociedad de iguales”, pero todas estas manifestaciones ligadas a un modelo social determinado que en ningún caso contempla las propias. individualidades y que puede llegar, en realidad, a crear una falsa sensación de inferioridad en tanto que el joven no puede alcanzar ese nirvana que loe garantizará ser aceptado y formar parte de la masa adolescente y por otro crea una real sensación de frustración que puede llevar a algunos a adquirir conductas que serán socialmente rechazadas. En un segundo aspecto, los medios de comunicación, no dejan de ser transmisores de valores, pautas de conducta y normas que representan a la sociedad en general y junto ala influencia que ejerce en los jóvenes respecto a “valores propios”, constantemente lo va adaptando y guiando en el camino de alcanzar los valores tradicionales.

La determinación de una etapa de transición, en la que por un lado el cuerpo adolescente ya tiene una constitución adulta, pero que social y culturalmente debe demorar su integración como miembro pleno de la sociedad ya sea por un ingreso tardío en el mundo laboral, una educación, que cada vez requiere de un mayor nivel de formación, entre otros factores, hacen que el adolescente viva una especial situación de insatisfacción, a la que se le suman las particulares características psicológicas propias de la edad, y busque salidas alternativas, muchas veces de enfrentamiento, más relacionadas con una falsa omnipotencia, y como reacción ante lo que considera injusto, que lo pueden ubicar en alguna medida, con conductas englobables en la esfera psicopatológica.

En cuanto a las relaciones familiares, esta situación de indefinición, que por momentos le imprime la sociedad, es recreada dentro del núcleo familiar. y afecta en la misma medida. tanto a los propios adolescentes como a sus padres. .

El momento de la pubertad, enfrenta a toda la familia a un estado de cambio. Para el joven es ir ganando poco a poco espacios de libertad, independencia, autoafirmación y autonomía. Para los padres es, por un lado, “perder” al niño sobre el que recaía su autoridad sin cuestionamientos, ceder ante un ser que actúa cada vez más como un igual, y por otro, es aprender a compartir las distintas vivencias de sus hijos a través de nuevas perspectivas.

Es el momento de las grandes contradicciones, por un lado, debe asumir nuevos comportamientos y ajustarse a roles distintos de los conocidos, búsqueda de pareja, elección de carrera, y por otro aun no tiene la capacidad ni la posibilidad suficiente de hacer frente a esos retos, aún mantiene una situación de idealización del mundo que lo lleva elecciones erráticas. no cuenta con dinero propio para sufragar sus gastos y por momentos debe reconocer su necesidad de recurrir a su grupo primario .

Para el adolescente, una de las tareas es demostrar a sus padres que ya no es más el niño que fue. Para ellos son las conductas de exhibicionismo y emancipación que. en ocasiones, dan origen asentimientos de culpa y regresiones. Por otro lado, los padres intentan moldear al adulto en potencia, ya sea “marcando su camino”, eligiendo por ellos, intentando revivir sus propias experiencias, rigidizando las pautas y normas de conducta y otras situaciones que en realidad terminan generando una serie de conflictos generacionales.

Uno de las características más importantes de la adolescencia, es la constitución de grupos de iguales, que en algunos casos y bajo determinadas circunstancias desplazan a las figuras parentales.

El grupo pasa a constituir en la adolescencia el referente de socialización por antonomasia, en él, el joven compartirá sus dudas, angustias, temores, ansiedades, etc. sentimientos que en muchos casos no pueden manifestar a la familia por la sensación de que ellos no lo comprenden y que no pueden aportarle elementos positivos. El establecer profundos vínculos de amistad en el grupo favorecerá al joven en su camino ala integración de su personalidad En la adolescencia es cuando el sujeto se enfrenta a la ruptura de loa lazos familiares infantiles y es cuando necesita de un aparato de sostén que le brinde aprobación y seguridad. Los iguales, serán los que le brinden modelos, que actúen como espejo de sus propias vivencias y necesidades, y los que a su vez le permitan realizar contrastes entre las distintas situaciones individuales.

El grupo además va a tener asociada una nueva característica que es la de colaborar en el desarrollo de la sexualidad del sujeto, que será en su interior en donde el adolescente encontrará la posibilidad de actuar su sexualidad, su capacidad de seducción y que en un momento determinado será o bien el sitio de los primeros enamoramientos o bien el continente y refuerzo de sus conductas de despertar a nuevas experiencias.

Tanto el grupo como la familia serán los colaboradores más estrechos que tendrá el adolescente en su camino por la búsqueda de una identidad personal y en la construcción de su personalidad adulta.

Existen otras situaciones comunes en la relación padres e hijos adolescentes. Por un lado, la presencia de conductas de celos y envidias que llevan a los padres a intentar un tipo de vida , a la que ya no pueden acceder. Vestirse como los hijos, adoptar conductas que no responden a su rol ni edad, etc, que, más que crear una verdadera situación de camaradería. provocan, el rechazo de sus hijos, ya que estos no buscan en sus padres al compinche o al “colega”, sino que esperan de ellos una respuesta de continencia y una imagen más ligada la situación , previa a todos los cambios.

Por otro lado, el joven debe adecuar esa imagen idealizada que tenía de los padres de la infancia, por una más real, donde aparecen de la misma manera tanto los aspectos positivos como los negativos, y esto le llevará a establecer una definitiva y dimensionada imagen de los padres reales.

Cabe destacar, que es en la adolescencia, cuando se produce el definitivo afianzamiento de las relaciones de afecto entre los miembros de la familia.

A modo de síntesis, podemos decir, que en el período de la adolescencia, es cuando realmente los hijos demuestran, más allá de las situaciones conflictivas y de enfrentamiento y de la búsqueda de independencia y autonomía, el resultado de las tareas de socialización, emprendidas por los padres desde el nacimiento. Estas conductas se ponen de manifiesto en las definitivas posturas que el joven adoptará al finalizar este importante período de .formación. Por otro lado, esta situación de inestabilidad por la que se ve compelido a transitar, será la base fundamental para integrarse a la cultura y sociedad que en ese momento , le toque vivir.

6.- Implicaciones Directas en las Intervenciones Educativas y Sociales ,

El mundo adolescente, se presenta como un gran reto para aquellos profesionales que deben desempeñarse en tareas de formación y orientación.

La intervención, tanto educativa como de servicios sociales, debe partir de un acabado conocimiento de las particulares características de los jóvenes en este período, sus necesidades y conflictos, tendiendo a actuar como facilitadores en las tareas de integración a la cultura y la sociedad.

Desde el ámbito educativo, se deben responder a varios aspectos simultáneamente. Desde lo intelectual y cognitivo, el adolescente se encuentra en un nuevo período, abandona su etapa de pensamiento concreto para adentrarse en la esfera de los abstracto, utilizando para ello mecanismos de razonamiento hipotético-deductivo, que le llevaran a la búsqueda de las razones de las cosas más que a la simple comprensión lineal de los hechos.

En la esfera socio afectiva, se encuentra en un momento de búsqueda de su propia identidad, se debe enfrentar a cambios físicos y psicológicos que deberá integrar en un nuevo esquema de conocimientos, que muchas veces lo dejará en situaciones de indefensión. utilizando distintos mecanismos de defensa, que lo harán o bien intelectualizar todo, para así lentificar las situaciones para facilitar su comprensión, o actuar impulsivamente sin medir las posibles consecuencias .

La institución educativa, en tanto continuadora de la tarea de socialización, deberá brindarle al joven un espacio de encuentro, intercambio, experimentación, orientación y respeto donde exteriorizar sus conflictos, mediatizarlos de manera adecuada e intentar resolverlos.

De hecho, la enseñanza no es solamente lo que cuenta en la escolaridad del adolescente; el marco material y el medio afectivo cuentan tanto o más que el aspecto estrictamente intelectual. Una mala comprensión de esta premisa, puede favorecer la presencia de inadaptaciones escolares y el consiguiente fracaso escolar.

Establecer una adecuada comunicación con cada alumno, conocer sus intereses, necesidades y carencias, facilitará la tarea tanto a la propia institución como a la relación de la pareja educativa.

Podríamos resumir la intervención educativa de acuerdo al siguiente esquema que facilitará la interacción de los actores en el proceso educativa.

  • Establecer una metodología adecuada, esto significa, actuar junto al adolescente para conocer su estructura cognitiva, su modo de razonar y sus recursos. Esto favorecerá la implicación del sujeto en la relación educativa.
  • Respetar el proceso continuo de crecimiento, entender la nivel de respuesta como algo que está en constante evolución, por lo tanto el docente deberá aprender a decodificar los mensajes para facilitar así la propia dinámica del desarrollo.
  • Realizar las evaluaciones del sujeto con un sentido funcional, comprender las respuestas del sujeto como vías de información sobre su propia personalidad, no hacerlo de acuerdo a parámetros preestablecidos, que sólo facilitarán su aislamiento.
  • Importancia de la comunicación, es función del educador establecer un código de comunicación con el adolescente, de tal manera que este pueda sentirse comprendido y motivado
  • Propuesta de metas alcanzables. a través de: la aceptación de las opiniones por su valor real y no como muestra de conformismo; de diferir la satisfacción de necesidades. desde una perspectiva real y no antojadiza o inmediata, ayudar a comprender que, más aya de los planteos de los medios de comunicación, la función de la educación será la de prepararlos para la vida real; de favorecer la relación de equilibrio entre dependencia-independencia; de, fundamentalmente, exigir según las potencialidades reales de cada sujeto y no según las apariencias.

En las nuevas leyes generales de educación, la LODE y la LOGSE, se incluye una nueva figura dentro del claustro de profesores, que va a revestir una importancia capital en la integración del joven en el proceso educativo. El Tutor, que teniendo a su cargo aun grupo o curso determinado, es el encargado de relacionarse con otros profesores para coordinar el trabajo docente; con los padres para informar sobre la evolución de sus hijos ya su vez conocer las situaciones particulares que pueden surgir en la vida del alumno y que pueden influir tanto en su rendimiento académico como en su desarrollo personal; por último con los alumnos, para quienes va a ser la figura de confianza, y que tendrá por función la constante profundización en los conocimientos de la personalidad, intereses y grado de integración en el grupo, de sus alumnos y por otro lado actuar como orientador y consejero tanto en la , evolución escolar como en las opciones educativas y las elecciones vocacionales o profesionales posteriores.

En la educación de hoy, la inclusión de la figura de Profesor orientador o tutor, permita una adaptación del sistema a las necesidades de la jóvenes generaciones, ya que más allá de las funciones específicamente formativas, es función de la educación el actuar como facilitador en la tarea de integración de la personalidad del sujeto. La existencia en la actualidad de asignaturas y contenidos transversales a los básicos, donde el eje está puesto en la revalorización de contenidos sociales, ambientales y personales, favorece la adopción de valores positivos en los alumnos y hace que la visión tradicional de la escuela como institución alejada de la realidad, pierda vigencia y sea cambiada por la de una organización más que actúa en apoyo a las necesidades del adolescente.

En cuanto ala intervención desde la esfera de servicios sociales, al igual que en lo referente a la esfera educativa, será condición fundamental conocer la psicología adolescente para realizar una adecuada tarea.

Muchas veces el adolescente se enfrenta a situaciones desconocidas que lo desbordan y que no sabe como resolver. Será función específica de los encargados de servicios sociales brindarles la adecuada orientación y acompañarlos no desde el saber omnipotente, sino desde la actitud de apoyo y guía.

La realidad del adolescente no lleva a la. búsqueda de experiencias nuevas, a descubrir por sí mismo un mundo que se le ofrece como un gran secreto por desvelar y esto le hará sentirse inseguro pero a. la. vez atraído por lo desconocido. Es en ese momento y en una actitud de escucha. orientación y reflexión compartida. donde deberemos actuar ya sea en grupos de esclarecimiento. en grupos de auto ayuda, o simplemente como facilitadores de su proceso de crecimiento y desarrollo.

El adolescente que por una multiplicidad de motivos, entre ellos la rebeldía, la sensación de permanente incomprensión, o por la omnipotencia que encubre el miedo a lo nuevo y desconocido. intentará realizar sus propias experiencias y es aquí donde la función orientadora presta su ayuda más inestimable. Las actitudes de respeto, reflexión, comprensión y colaboración más que las de imposición serán las que realmente colaboren para que el joven realice un tránsito adecuado por esta edad y se incorpore a la vida adulta desde la perspectiva de responsabilidad.

BIBLIOGRAFÍA

– Ajuriaguerra, J. de, MANUAL DE PSIQUIATRÍA INFANTIL, Ed. Toray-Masson. Barcelona, 1979.

– Arto, A., PSICOLOGÍA EVOLUTIVA, UNA PROPUESTA EDUCATIVA, Ed. CCS. Madrid, 1994

– Beard, R. M., PSICOLOGÍA EVOLUTIVA DE PIAGET, Ed. Kapelusz, Buenos Aires. 1971.

– Caplan, G., Lebovici, S. (Comp.), EL DESARROLLO DEL ADOLESCENTE, Ed. Paidos. Buenos Aires, 1972.

– Carretero, M., Palacios.,J., Marchesi. A., PSICOLOGÍA EVOLUTIVA. 3, ADOLESCENCIA, MADUREZ Y SENECTUD, Ed Alianza, Madrid, 1995.

– Debesse, M. , PSICOLOGÍA DEL NIÑO, Ed. Nova, Buenos Aires, 1966.

– Fernández, L., Funes, J, Pellicer, A.,PSICOLOGÍA DE LA PREADOLESCENCIA, Ed. – Nuestra Cultura, Madrid, 1980.

– Freud, A., EL YO Y LOS MECANISMOS DE DEFENSA, Ed. Paidos, Barcelona, 1980.

– Freud, S., TRES ENSAYOS SOBRE TEORÍA SEXUAL, Ed. Alianza, Barcelona, 1984. .

– Méndez, M, Vendrell, M. , CRISIS Y DUELO, Ed. CEA, Buenos Aires, 1980.

– Merani, A., DICCIONARIO DE PSICOLOGÍA Y PSIQUIATRÍA INFANTIL, Ed. Grijalbo, Barcelona, 1983.

– Muuss, R., TEORÍAS DE LA ADOLESCENCIA, Ed. Paidos, Buenos Aires, 1972.

– Pepin, L. , LA PSICOLOGÍA DE LOS ADOLESCENTES, Ed. Oikos- Tau, Barcelona, 1975.

– Piaget, J., SEIS ESTUDIOS DE PSICOLOGÍA, Ed. Seix Barral, Barcelona, 1971.

– Piaget, J., Inhelder, B., PSICOLOGÍA DEL NIÑO, Ed. Morata, Madrid, 1980.

Esquema de desarrollo de la Unidad VIII

1.- Definición aproximada de Pubertad y Adolescencia

Caracterizar las definiciones desde las distintas esferas, biológica, psicológica . sociológica y cronológica. Diferenciar pubertad de adolescencia.

2.- Teorías sobre la adolescencia:

Desarrollar brevemente los puntos fundamentales de cada una y establecer semejanzas y diferencias. Plantear la oposición de las teorías evolucionistas en cuanto ala generalización de los procesos psicológicos con las teorías de la antropología cultural.

3.- Cambios que acompañan a la pubertad y sus consecuencias psicológicas:

Hacer un cuadro comparativo entre la evolución del varón y la mujer, establecer los cambios más significativos.

Desde la perspectiva psicológica marcar el concepto de crisis y duelos así como las particularidades de ánimo, y respuesta ante lo conocido y desconocido.

4.-Influencia de la cultura y la familia:

Remarcar el papel de la familia como marco de apoyo ya su vez de situación de rechazo.

Hacer una referencia a la actitud adolescente como respuesta a la cultura imperante .

5.- Implicaciones directas en las intervenciones educativas y sociales:

Establecer la importancia de la adaptación de las instituciones educativas y sociales a la perspectiva de los adolescentes partiendo de un claro conocimiento de su psicología y estableciendo los medios y herramientas para colaborar en su proceso evolutivo. Remarcar el papel del tutor y de las asociaciones y grupos de ayuda .

Publicado: mayo 11, 2016 por Laura Gonzalez

Etiquetas: tema 8 intervención sociocomunitaria