Estrategias y metodología

Hemos de tener presente que el verdadero mensaje es el que mejor es percibido por el receptor. De ahí que la metodología de trabajo más acorde con este planteamiento sea aquella que permita a aquél captar e incorporar la información pertinente. Todo ello supone poner en práctica unas estrategias de trabajo eminentemente activas:

• Localización: ¿Dónde encontrar la información?

Conocer donde se encuentra la información necesaria, va a requerir en la mayoría de los casos:

Observar la evolución del mundo académico-profesional, obtener pistas, detectar informaciones ambiguas y/o inciertas, avivar expectativas.

Preguntar para saber ubicarse frente a la realidad del mundo académico y profesional y obtener la mejor información posible.

Recopilar de manera sistemática cuantos elementos y posibilidades del mundo académico y profesional se necesiten.

Selección: ¿Cuál de ella interesa?

Ineludible capacidad que es preciso desarrollar ante el aumento progresivo de información, su rápida evolución y creciente facilidad de acceso a los canales de difusión. A este respecto, conviene:

Consultar medios experimentados que favorezcan la creación de un estado de opinión objetivo sobre las opciones académico-profesionales.

Asesorarse convenientemente a través de profesionales de la educación, de especialistas del mundo del trabajo y de sistemas técnicos creados con tal fin.

Contraste: ¿De qué forma contraponerla-diferenciarla?

Reorganizar la información, identificar lagunas, establecer analogías y diferencias entre distintas situaciones, para poder:

Comprobar en la práctica, simulada o real, diferentes posibilidades formativos y laborales.

Evaluar las posibilidades detectadas en función del grado de satisfacción que comportan y el potencial disponible.

Integración: ¿Cómo incorporarla?

Combinar y/o agregar los mensajes recibidos que posibiliten tomas de decisiones conscientes y concentración de esfuerzos en el plan de acción que se quiere seguir.

La metodología empleada ha de permitir ayudar al alumno al conocimiento de sí mismo y de los demás, de sus potencialidades y limitaciones, de forma que favorezca el acercamiento entre el yo ideal y el real, mediante:

Exploración de las capacidades personales ante posibles exigencias académico-profesionales.

Identificación con modelos de adultos “atractivos”.

Autodiferenciación, dentro de la tensión entre la necesidad de ser diferente y asemejarse a algún subgrupo juvenil.

La intervención del profesor-tutor ha de tender a que los alumnos conozcan las oportunidades y exigencias académicas actuales, futuras, etc., ofreciéndoles al mismo tiempo ocasiones para consultar, comprobar y reflexionar sobre:

Posibilidades próximas y remotas de continuación de estudios.

Requisitos académicos exigidos.

Destrezas y actitudes personales para el logro de las metas deseadas, en contraste con las disponibles.

Oportunidades de apoyo ofrecidas por la sociedad y sistemas de búsqueda.

En los momentos actuales la aptitud para adquirir y procesar la información relativa al campo laboral es fundamental, ya que el objetivo tradicional de la educación de proporcionar conocimientos, está siendo contra balanceado por el desarrollo de aptitudes de iniciativa y búsqueda de competencias. Padres y profesores pueden colaborar en este aprendizaje que normalmente se consigue mediante la:

Exploración de distintas profesiones, iniciándose por las más habituales al contexto habitual del alumno.

Aproximación a la realidad en la que normalmente se desarrollan las profesiones.

Desarrollo de procesos cognitivos y afectivos implicados en la inserción socio-profesional.

RESPONSABLES DEL PLAN

Las responsabilidades que han de asumir todos los implicados en la elaboración, desarrollo y evaluación del Plan de Orientación Académica y Profesional, serán las siguientes:

Claustro de Profesores:

Es el que ha de establecer los criterios para la elaboración de los proyectos curriculares de etapa, los aprueba, evalúa y decide las posibles modificaciones.

Comisión de Coordinación Pedagógica

Establece las directrices generales para la elaboración del Plan de Orientación Académica y Profesional.

Equipo Directivo

Dirige y coordina todas las actividades del Instituto. Éste ha de disponer de una estructura organizativa y un funcionamiento que permita el desarrollo de este Plan. En el horario de profesores y tutores ha de haber tiempo para la coordinación y realización de tareas que el Plan les exige.

Ha de facilitar los espacios necesarios, los recursos y la organización para llevar a cabo algunas de las actividades del Plan.

Administración y Secretaría, por su parte, han de informar puntualmente sobre legislación al respecto, becas y ayudas al estudio, intercambios, etc. Darán instrucciones para que los alumnos cumplimenten debidamente la documentación exigida para la universidad u otros estudios, modificación de los requisitos, fechas de las pruebas, preinscripción, etc.

Departamento de Actividades extraescolares

Se ha de implicar en el Plan a través de la programación y realización de visitas culturales, organizar excursiones, conferencias, etc. haciendo ver, en ocasiones, la relación que éstas guardan con la información profesional y salidas profesionales.

Departamentos didácticos

Establecerán criterios que permitan que los profesores incorporen en sus programaciones actividades relacionadas con sus respectivas materias que tiendan a informar y orientar a los alumnos sobre profesiones, salidas profesionales, empleo, etc.

Tutores

Se implican en el Plan de Orientación académica y profesional de una manera más específica a través del Plan de Acción Tutorial y de las actividades de orientación que, bajo la coordinación de la Jefatura de Estudios y en colaboración con el Departamento de Orientación han de desarrollar a lo largo del curso escolar.

Departamento de Orientación

De acuerdo con las directrices emanadas de la Comisión de Coordinación Pedagógica, elabora las propuestas de organización de la orientación educativa, psicopedagógica y profesional y del plan de acción tutorial y eleva dichas propuestas a la Comisión para su discusión y posterior inclusión en los proyectos curriculares de etapa.

Coordina, de acuerdo con los proyectos curriculares de etapa, la orientación educativa, psicopedagógica y profesional de los alumnos.

Asesora a todos los implicados y contribuye al desarrollo del plan de orientación académica y profesional y del plan de acción tutorial.

Atención individualizada a padres, profesores y alumnos, de acuerdo a su horario semanal.

EVALUACIÓN

El Plan expuesto precisa para su valoración y, si fuera necesario también, para su revisión, de los siguientes criterios de evaluación:

Grado de consecución de los objetivos.

Valoración de las personas intervinientes: Equipo Directivo de Instituto, alumnos, profesores, padres.

Desarrollo y puesta en práctica de las acciones previstas y reflejadas en el Plan.

Propuestas de futuro

Publicado: abril 7, 2018 por Laura Gonzalez

Etiquetas: otros documentos orientación educativa