Tema 4C – El centro ordinario y la respuesta a las necesidades especiales de los alumnos y de las alumnas. El Proyecto Educativo y el Proyecto Curricular en relación con estos alumnos. Las adaptaciones curriculares.

1. – El centro ordinario y la repuesta las necesidades especiales de los alumnos y alumnas.

Los cambios legales para favorecer la integración educativa han supuesto un importante respaldo en esta línea de actuación. En general, se puede afirmar que los cambios legislativos suponen, por una parte un reconocimiento de lo que se está realizando de forma aislada o dispersa en el sistema educativo y, por otra, el establecimiento de un marco más amplio que orienta e impulsa en una determinada dirección las actuaciones de los distintos agentes educativos. La educación de los alumnos con necesidades educativas especiales es un objetivo que hay que abordarlo desde todas las perspectivas.

Estos factores no pueden abordarse de forma aislada, sino que están estrechamente relacionados los unos con los otros. A continuación siguiendo a Alvaro Marchesi, vamos a destacar una serie de factores en la puesta en marcha de la integración:

– Las actitudes de los profesores: es importante que el profesor acepta la diversidad del alumnado ya que es la piedra angular de la integración. Además se requiere una actitud positiva hacia la integración o por lo menos una cierta disposición inicial.

– La organización del aula: es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el profesor con niños integrados, necesitando una formación sólida en aspectos como programaciones, adaptaciones curriculares, metodología, organización de la clase, evaluación, etc.

Los puntos de referencia fundamentales para la actuación del profesor lo constituyen dos aspectos fundamentales:

1. El nivel de integración social que establece el alumno integrado con sus compañeros.

2. El nivel de autoestima de dicho alumno.

El papel del profesor no se limita únicamente a la realización de actividades con los alumnos dentro del aula, también hay que destacar la importancia de la coordinación establecida entre el profesor del aula ordinaria y el profesor o los profesores de apoyo.

– La participación de los padres: este factor se presenta como primordial para favorecer el proceso de integración de alumnos con NEE. Se entiende que esta participación no debe agotarse en la toma de decisión sobre la escolarización, sino que deben colaborar con los profesores en la realización de ciertas actividades específicas programadas para ellos.

– El papel de las administraciones educativas: su papel dentro del proceso de integración de los alumnos es sumamente importante, prestando atención prioritaria a actuaciones como: la formación del profesorado, la producción de materiales diversos, favorecer la estabilidad de los equipos docentes, proporcionar recursos e incentivar la educación del profesorado.

– La tarea de la sociedad. La integración de los alumnos con necesidades educativas especiales es una tarea que no sólo atañe al centro educativo sino a toda la sociedad. Instituciones sociales, asociaciones de padres, empresas, etc., han de posibilitar que la integración escolar tenga su continuación en una integración social y laboral.

2. El proyecto educativo de centro y el proyecto curricular en relación con estos alumnos.

Con el fin de atender eficazmente a la diversidad y a la pluralidad de la población escolar, los centro docentes, teniendo en cuenta las directrices que se indican en la LOGSE y en los decretos de enseñanza, deben de realizar las tareas de adaptación curricular, búsqueda de fórmulas organizativas y funcionales, teniendo para ello en cuenta su contexto específico.

Este proceso de adaptación a la realidad de un Centro tiene respuesta en el Proyecto Educativo de Centro.

2.1 Proyecto educativo de centro.

En este apartado vamos a comentar lo que se entiende por Proyecto Educativo de Centro (PEC) y los elementos que lo configuran.

Según el MEC el PEC es el documento que recoge un conjunto de decisiones, es decir, aquellas ideas, asumidas por toda la comunidad escolar respecto a las opciones educativas básicas y la organización general del centro.

Según Manuel Lorenzo Delgado define el proyecto educativo de centro como el documento en el que se plasman una serie de principios socio-filosóficos y pedagógicos que con pretensión de cierta estabilidad deben de definir la identidad del centro formulando sus objetivos y expresando la estructura organizativa pertinente para conseguirlo.

Respecto a los elementos que configuran el PEC debemos reseñar que se observan tres elementos diferenciados:

1. El carácter propio del centro.

Recoge la inspiración peculiar de la tradición educativa del centro y de sus opciones pedagógicas, siendo este elemento el origen de los demás elementos del proyecto educativo de centro.

Cada centro escolar se encuentra en un contexto socio-cultural que determina sus maneras de hacer. Al mismo tiempo la población del centro escolar puede y da un aire peculiar al centro configurando el carácter propio.

El concepto carácter propio va unido a lo que se conoce como ideario. Este último término es utilizado en los centro privados para designar los principios que deben fundamentar su tarea pedagógica, y las actuaciones de quienes trabajan en a institución. El ideario es establecido por los titulares de la institución privada, recogiendo una ideología concreta acerca del concepto de educación, estilo de hombre y sociedad, quehacer educativo del centro, etc.

En la elaboración de cualquier proyecto educativo de centro hemos de partir de las peculiaridades socioculturales de la escuela, y por tanto, tenemos que hacer un análisis socioeconómico, cultural y laboral del contexto que rodea al centro.

Una vez que sabemos dónde nos encontramos, vendrían las notas de identidad del centro, que están en relación con el carácter propio y que nos ayudan también a determinar quienes son las personas de ese centro escolar.

2. Las finalidades educativas.

Estas son más realistas que el carácter propio, ya que consistirían en formular aquellos objetivos planteados en el proyecto curricular de centro y en las programaciones de aula.

Dichas finalidades tendrán que estar relacionadas con los alumnos, maestros, padres y convivencia social.

En definitiva, las finalidades educativas nos ayudan a determinar que pretendemos en el centro.

3. La estructura organizativa.

Es el organigrama donde se reflejan los órganos unipersonales, colegiados, de coordinación docente y asociaciones, así como sus funciones.

La estructura organizativa debe de ser coherente con los principios o notas de identidad y las finalidades planteadas.

En el diseño de la estructura organizativa se recomienda a órganos, como por ejemplo, los equipos docentes de ciclo y a personas como maestros, padres y alumnos, que tengan responsabilidades para gestionar, motivar y verificar las actuaciones planeadas.

Los elementos materiales y la población escolar van a determinar una u otra estructura organizativa. Hemos de saber los medios con los que contamos para formular una estructura organizativa.

En la estructura organizativa se ha de contemplar unas relaciones jerárquicas, unas estructuras de convivencia, la gestión participativa, el papel de los padres, alumnos, etc.

2.2 Los alumnos con NEE en el PEC y en el PCC

Como hemos visto, el Proyecto Educativo de Centro es lo que define y da entidad propia a cada Centro, explicando lo que queremos conseguir, seleccionando lo prioritario y la forma de lograrlo.

Como se indica en el Libro Blanco para la Reforma, el Proyecto de Centro debe dar sentido a todas las actuaciones y servicios que puedan precisar los alumnos.

Ginc opina que el Proyecto Educativo de Centro debe de establecer, al menos, acuerdos respecto a tres núcleos de cuestiones fundamentales:

a) Elementos conceptuales en relación con el propio concepto de escuela y educación, con los adecuados con sus derechos y deberes y con la función social.

b) Decretos de organización escolar

c) Elementos de participación y relación con la comunidad escolar, sobre todo con los padres.

Para una mayoría de autores el Proyecto curricular de Centro es uno de los elementos esenciales para fomentar la autonomía pedagógica de los centros, así como para favorecer y estimular el trabajo en equipo.

Para Lorenzo Delgado el Proyecto curricular de centro se definiría como el conjunto de opciones de carácter técnico didáctico asumidas por los equipos docentes de un centro educativo que persiguen concretar y adecuar los diseños prescritos por la Administración y los propios de su proyecto Educativo – si lo hubiere- a un contexto determinado, con el fin de aumentar la coherencia de su actuación.

Así en el PCC se debe recoger una serie de decisiones relacionadas con las medidas específicas de atención a la diversidad.

Con respecto a esto, la guía para la elaboración del PCC elaborada por la Junta de Andalucía menciona que la atención de los alumnos con necesidades educativas especiales debe de estar presente en el conjunto del proyecto Curricular de Centro, de acuerdo con los principios generales siguientes:

– Los objetivos educativos para los alumnos con necesidades educativas especiales son los mismos que para el resto de los alumnos.

– El currículo ordinario, con las adaptaciones necesarias, es el instrumento para responder a las necesidades educativas especiales.

– El Centro ordinario constituye el espacio educativo más adecuado, en el que todos los alumnos y alumnas deberán encontrar una respuesta a sus necesidades educativas especiales.

La respuesta educativa tendrá, para los alumnos con necesidades educativas especiales, su mayor instrumento en un proyecto curricular de centro abierto a la diversidad.

Un proyecto que asuma las diferencias de los alumnos y alumnas, y permita las adaptaciones que sean precisas, va a exigir la reflexión conjunta y el acuerdo de la comunidad educativa en aspectos tan fundamentales como:

– La atención a la diversidad como elemento fundamental del Proyecto Educativo.

– El proceso de identificación y valoración de las necesidades educativas especiales que puedan presentar los alumnos.

– La elaboración de las adaptaciones curriculares individualizadas.

– La provisión de servicios educativos específicos, si fuera necesario.

Teniendo en cuenta todo lo que se ha dicho anteriormente, propondré un resumen de las principales medidas flexibilizadoras del Proyecto Curricular de Centro.

1. Adaptaciones en objetivos y contenidos:

· Definir los objetivos generales de etapa y áreas teniendo en cuenta las necesidades educativas especiales de los alumnos del centro.

· Proceder del mismo modo en cuanto a la secuenciación de objetivos y contenidos.

· Introducir objetivos y contenidos específicos en el PCC en función de las necesidades educativas especiales de los alumnos del centro.

· Priorizar objetivos y contenidos, definiendo mínimos, teniendo en cuenta las necesidades educativas especiales de los alumnos del centro.

2. Adaptaciones en metodología y actividades:

· Establecer criterios comunes para la etapa que faciliten la respuesta normalizadora frente a las necesidades educativas especiales.

· Establecer opciones metodológicas de ciclo con el mismo fin.

· Definir criterios para la elección de técnicas y estrategias de enseñanza que faciliten la respuesta normalizadora frente a las necesidades educativas especiales de los alumnos del centro.

· Diseñar actividades comunes para todo el centro y para cada uno de los ciclos.

· Definir criterios específicos para la adaptación de E/A para los diferentes tipos de necesidades educativas especiales.

3. Adaptaciones en la evaluación:

· Establecer criterios de evaluación teniendo en cuenta la diversidad:

– Contextualizando los expresados en el Diseño Curricular Base.

– Incluyendo otros nuevos en función de las necesidades educativas especiales.

· Establecer los criterios de promoción del alumno:

– ¿Serán los mismos para todos los alumnos?

– ¿Se introducirán algunos específicos para los alumnos con necesidades educativas especiales?

– En cualquier caso, deberán ser flexibles y orientativos.

· Decidir sobre técnicas, procedimientos y estrategias teniendo en cuenta a los alumnos con necesidades educativas especiales.

· Incluir criterios y procedimientos para evaluar el contexto.

· Explicitar responsabilidades en cuanto a la detección de las necesidades educativas especiales y su valoración, así como los criterios para requerir diagnóstico multidimensional individual:

· Elaborar y/o adaptar los instrumentos de evaluación teniendo en cuenta las necesidades educativas especiales presentes en el centro.

· Elaborar documentos informativos de evaluación, válidos para todos los alumnos, que vayan más allá de la simple información de calificaciones a la familia.

3. Las adaptaciones curriculares individuales.

3.1 Concepto y tipos.

Se entiende por adaptación individual del currículum el conjunto de medidas destinadas a satisfacer las necesidades educativas de un alumno que continúan siendo especiales tras haber flexibilizado convenientemente la planificación del centro y de aula; una respuesta específicamente dirigida a un alumno y que combina tanto su participación en los contextos y experiencias educativas ordinarias, como ciertas medidas estrictamente individuales. Es decir, un tipo de programación con las siguientes peculiaridades:

a) Fundamenta su especificidad en la información recogida y analizada a lo largo de un proceso de valoración.

b) Participa de servicios educativos específicos en su elaboración, implantación y evaluación.

c) Debe poseer un grado de concreción suficiente como para estimar y justificar la conveniencia de la provisión de servicios específicos.

d) Su formulación ha de ser lo bastante comprensible como para permitir la máxima participación de las personas implicadas en el aprendizaje y desarrollo del alumno.

Así se pueden distinguir los siguientes grupos de adaptaciones curriculares individualizadas:

– Adaptación curricular no significativa: estaría referido a aquellos cambios habituales que el profesorado introduce en su enseñanza para dar respuesta a la existencia de diferencias individuales o dificultades de aprendizaje transitorias en el alumno.

– Adaptaciones curriculares significativas: consisten en la eliminación de contenidos esenciales o nucleares y/u objetivos generales que se consideran básicos en las diferentes áreas curriculares y los respectivos criterios de evaluación.

– Adaptaciones de acceso al currículo: aquellas que implican modificaciones materiales o de comunicación o provisión de recursos especiales para facilitar a los niños con necesidades educativas especiales desarrollar el curriculo ordinario o adaptado.

3.2 Pasos para elaborar una ACI.

La elaboración de una ACI es la consecuencia final de un proceso de toma de decisiones en el que se ha intentado encontrar soluciones en niveles más normalizados.

Todos los elementos de la ACI deben de estar ajustados a los resultados de una evaluación realizada tanto por, los equipos de asesoramiento y orientación, como por los demás agentes evaluadores (profesor tutor y apoyo).

Una vez efectuada la evaluación psicopedagógica, podemos saber dónde se encuentra el niño para poder realizar un programa lo más ajustado posible para él, mediante la formulación de objetivos y anticipando las conductas que deberá asimilar.

Todo ello debe de estar englobado en una estructura de conjunto así, siguiendo a Ruiz (1988), concretaremos los componentes básicos de una ACI:

a) Evaluación inicial: requiere comenzar con una determinación precisa del nivel de competencia del alumno, es decir, qué objetivos puede alcanzar el alumno, qué es capaz de hacer.

Esta evaluación debe de caracterizarse por estar centrada tanto en la valoración de la necesidades educativas como el potencial de aprendizaje del alumno.

b) Propuesta curricular: equivale al PDI del alumno pero a un PDI distinto ya que se encuentra elaborado a partir de la planificación curricular del Centro y siguiendo el principio de normalización, y además, se encuentra compuesto de objetivos y de contenidos generales y específicos, en situaciones integradas y segregadas, y desarrollado en actividades generales y específicas.

En síntesis la propuesta curricular incluye:

– Introducción general: modificaciones básicas.

– Selección de objetivos, contenidos y enfoques metodológicos.

– Criterios de evaluación y promoción planificados para el alumno.

– Organización de los servicios educativos indicando:

· Tipo de servicio

· Objetivos y contenidos que se abordan

· Responsables

· Planning semanal de secciones y duración

· Emplazamientos

· Criterios de supresión y ampliación de los servicios.

– Actividades de enseñanza y aprendizaje: éstas pueden ser:

· Compartidas sin adaptación: el alumno está plenamente integrado.

· Compartidas con adaptación: el alumno comparte las actividades con el grupo pero con adaptaciones de cualquier tipo.

· Segregadas:

1. El alumno trabaja los mismos objetivos pero en distinto sitio, bien por métodos o por precisar un abordaje individual.

2. El alumno trabaja contenidos diferentes.

3. El alumno trabaja objetivos comunes a los de su grupo pero con tratamiento personalizado.

c) Medidas de promoción del alumno. Un elemento fundamental en toda ACI es, según Ruiz i Bel , la explicación de las medidas que se adoptan como objetivo de la promoción del alumno en entornos cada vez más normalizados.

Publicado: febrero 26, 2016 por Santiago

Etiquetas: tema 4 pedagogía terapéutica