Tema 21 – La educación musical en educación infantil.

El descubrimiento del sonido y del silencio. Características y criterios de selección de las actividades musicales. Los recursos didácticos. El folklore popular.

0. Introducción

1. La Educación Musical en educación infantil

2. El descubrimiento del sonido y del silencio.

3. Características y criterios de selección de las actividades musicales.

4. Los recursos didácticos

5. El Folklore popular

5. Conclusiones

6. Referencias

0. INTRODUCCIÓN

La música siempre ha acompañado al hombre a lo largo de su existencia. Etimológicamente la palabra música proviene del latín musa, y esta a la vez de la palabra griega musike. Su significado entre otros seria: canto, poema, estudio, melodía, ciencia.

La definición más difundida es el arte de combinar sonidos en el tiempo. La música es un lenguaje que desde los tiempos más remotos ha servido al hombre para expresarse y comunicarse.

En el niño la música ejerce un impacto tal que se convierte en fuente de energía, actividad, movimiento, alegría y juego.

La Expresión Artística es uno de los medios de comunicación que posee el niño para expresar sus vivencias y fantasías, a la par de fomentar la creatividad y la invención, capacidades que el niño debe ir desarrollando. Una adecuada intervención educativa ayudará a potenciar estas capacidades.

Esta necesidad de expresarse se pondrá de manifiesto a través de los diferentes lenguajes: los que tienen la palabra como soporte (temas 18,19 y 20), la imagen (t.24), el gesto y movimiento (T.23), el dibujo (T.22), el lenguaje lógico- matemático (T.25) o la música (tema que nos ocupa).

Se ha comprobado que cuando los niños han recibido una adecuada educación musical presentan un nivel escolar superior, especialmente porque se potencia en ellos el pensamiento lógico y se aumenta la capacidad de razonamiento, los niños plantean menos problemas en el aprendizaje de la lecto-escritura , además atender, escuchar y memorizar son acciones que favorecen el desarrollo lógico matemático (ritmos, pulso, tiempo…)

Es reconocido por todos los especialistas que el niño, en esta edad, posee un enorme potencial psicofisiológico y que es necesario encontrar las condiciones más adecuadas y propicias para desarrollarlo; si además se considera esta etapa como el periodo más fértil y crítico del desarrollo intelectual y personal, las destrezas musicales básicas también deben ser adquiridas durante la misma.

Por ello el sonido, el ritmo, la audición, la canción, la danza, los instrumentos… serán los medios válidos para introducir al niño en el mundo sonoro, y todo esto se realiza mediante la Educación Musical.

1. LA EDUCACIÓN MUSICAL EN LA EDUCACIÓN INFANTIL

En este punto vamos a desarrollar tres apartados el primero nos define la Educación Musical, el segundo hace referencia a cual es la evolución del niño/a en esta etapa respecto a la expresión musical y el tercero que pautas nos da el currículo de Educación Infantil para llevar a término la educación musical en esta etapa.

1.1. CONCEPTO DE EDUCACIÓN MUSICAL

El lenguaje musical posibilita el desarrollo de capacidades vinculadas con la percepción, el canto, la utilización de objetos sonoros e instrumentos, el movimiento corporal y la creación que surgen de la escucha atenta, la exploración, la manipulación y el juego con los sonidos y la música.

Se pretende estimular la adquisición de nuevas habilidades y destrezas que permitan la

producción, uso y comprensión de sonidos de distintas características con un sentido expresivo y comunicativo, y favorezcan un despertar de la sensibilidad estética frente a manifestaciones musicales de distintas características.

1.2. LA EXPRESION MUSICAL Y EL DESARROLLO INTEGRAL DEL NIÑO

La observación de la evolución de las manifestaciones infantiles facilita el estudio del desarrollo expresivo del niño a través de la música.

Las primeras manifestaciones del ser humano se producen frente a estímulos sonoros.

Las capacidades infantiles para la expresión musical, evolucionan de forma muy significativa en los primeros años del niño. La evolución se divide en dos etapas para su estudio:

· Premusical (0 1 año)

· Musical (1-6 años).

Etapa Premusical

El feto percibe numerosas vibraciones durante la gestación, es capaz de oír y pose memoria auditiva.

El recién nacido, demuestra una preferencia por las voces en general, y sobre todo por la de

su madre, pues la recuerda de feto.

La primera manifestación sonora es el llanto y posteriormente el balbuceo.

En los primeros meses el bebé es muy sensible a la intensidad y timbre de la voz. Al bebe le gusta oír su nombre, las entonaciones tipo pregunta, sus propios balbuceos. Son recomendables las canciones, los juegos de sonidos…

Hacia el quinto o sexto mes, el niño aprende a distinguir el lenguaje de otros sonidos y se entusiasma ante situaciones sonoras concretas, como ocurre en la cocina por la cantidad de sonidos que en ella se producen.

Sobre los seis meses, un niño puede reconocer canciones, girará las muñecas, si le cantamos

“Cinco lobitos”, o paleará, si le cantamos “Palma, palmitas” .

A partir del octavo mes, se produce una fase evolutiva importante, el niño es capaz de permanecer sentado más tiempo, gatea, explora, manipula objetos, puede retener uno en cada mano y hacerlo sonar, tirarlos para escuchar el sonido que producen al caer, etc., le gusta salir a pasear, ver y sobre todo escuchar sonidos nuevos y aprender cosas nuevas.

Alrededor del año, reproduce sonidos conocidos, aprende gestos y responde a ellos.

Etapa Musical

El niño evoluciona de forma progresiva a nivel musical:

· Al año y medio utiliza todo su cuerpo para responder a la música de un modo rítmico.

· A los dos años manipula instrumentos sencillos que se le ponen a su alcance y experimenta una gran alegría.

· Antes de cumplir los tres años, se observa la capacidad de distinguir ruidos. Utiliza la canción como medio auxiliar de sus juegos. Empiezan a distinguir algunos aspectos como “rápido-lento”.

· Cuando cumple los tres y hasta los cuatro años adquiere un mayor control motriz de las extremidades inferiores y se inicia en la danza. Le gusta cantar melodías y canciones con contenido onomatopéyico, con estribillos repetitivos y muy rítmicas.

· A los cuatro años controla mejor su voz y acompaña las canciones con gestos y mimos. Es el momento de la canción dramatizada y la canción de corro.

· A los cinco años es un momento importante en la evolución de la conducta musical, sobre todo en lo referente al aspecto rítmico. Su desarrollo motor es tal que le permite la sincronización de los movimientos de las manos o de los pies con la música.

· A los seis años, un niño estimulado musicalmente, tiene una mayor aptitud de los tonos vocales, canta entonado y con facilidad y es necesario adecuar sus canciones a un registro tonal apropiado.

Una educación artística a través de la música encauzada desde los primeros años, daría por resultado la formación de individuos con capacidad creadora propia, con iniciativa, con recursos y sin dificultades para relacionarse y desarrollarse en el medio en que les toque actuar, es decir, llegar así a un desarrollo integral de la persona.

Los factores que influyen en la salud fueron analizados por el Sr. Lalonde, Ministro de Sanidad en Canadá en 1.974. Según Lalonde, el nivel de salud de una comunidad viene determinado por la interacción de cuatro variables:

· La biología humana (genética, envejecimiento).

· El ambiente (contaminación física (ruidos), química (plomo), biológica (virus), psicosocial (violencia) y psicocultural (competitividad)).

· Estilo de vida (conductas sanas e insanas).

· El sistema de asistenta sanitaria. El nuestro favorece la salud gratuita, para todos y de calidad.

1.3. LA MÚSICA EN EL CURRICULO DE EDUCACIÓN INFANTIL

La Educación Musical tiene como grandes objetivos:

· Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.

· Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.

Más concretamente la Educación Musical entraría dentro del Área Los lenguajes:

Dentro de éste área destacar los objetivos:

· Expresar emociones, sentimientos, deseos e ideas mediante la lengua oral y a través de otros lenguajes, eligiendo el que mejor se ajuste a la intención y a la situación.

· Acercarse al conocimiento de obras artísticas expresadas en distintos lenguajes y realizar actividades de representación y expresión artística mediante el empleo de diversas técnicas. Vamos a reproducir ahora lo que se recoge en el bloque de contenidos de Expresión Musical para la etapa de Educación Infantil.

· Exploración de las posibilidades sonoras de la voz, del propio cuerpo, de objetos cotidianos y de instrumentos musicales. Utilización de los sonidos hallados para la interpretación y la creación musical.

· Reconocimiento de sonidos del entorno natural y social, y discriminación de sus rasgos distintivos y de algunos contrastes básicos (largo-corto, fuerte-suave, agudo-grave).

· Audición atenta de obras musicales presentes en el entorno. Participación activa y disfrute en la interpretación de canciones, juegos musicales y danzas.

Por último señalar que entre los criterios de evaluación de esta área destaca:

· Expresarse y comunicarse utilizando medios, materiales y técnicas propios de los diferentes lenguajes artísticos y audiovisuales, mostrando interés por explorar sus posibilidades, por disfrutar con sus producciones y por compartir con los demás las experiencias estéticas y comunicativas. Con este criterio se evalúa el desarrollo de las habilidades expresivas por medio de diferentes materiales, instrumentos y técnicas propios de los lenguajes musical, audiovisual, plástico y corporal.

· Se observará el gusto por experimentar y explorar las posibilidades expresivas del gesto los movimientos, la voz y también, el color, la textura o los sonidos.

· Se valorará el desarrollo de la sensibilidad estética y de actitudes positivas hacia las producciones artísticas en distintos medios, junto con el interés por compartir las experiencias estéticas.

2. EL DESCUBRIMIENTO DEL SONIDO Y DEL SILENCIO

Para la consecución de objetivos antes señalados será preciso que el niño conozca el sonido y sus cualidades, reciba una adecuada educación del ritmo, escuche música y cante.

Por lo tanto para poder estudiarlos los agruparemos en dos apartados: la educación auditiva y

la educación rítmica.

2.1 EDUCACIÓN AUDITIVA.

El ambiente sonoro, el entorno que rodea al niño, está lleno de sonidos que irá descubriendo con toda naturalidad, y es importante que desde los primeros años aprenda a escuchar.

En nuestra sociedad se supervalora la vista, por ello es importante la educación auditiva desde los primeros años.

Con la educación auditiva se descubren las aptitudes musicales que el niño posee (sensibilidad, voz, agudeza auditiva…) de este modo se pueden desarrollar y potenciar.

Los elementos básicos en la formación auditiva son dos: el sonido y el silencio.

2.1.1. SONIDO Y SILENCIO.

Sonido:

Definición

El sonido es la sensación que se percibe cuando el oído es impresionado por vibraciones u ondas sonoras.

Para que se produzca el sonido se necesita un cuerpo elástico que vibre y que estas vibraciones lleguen a nuestro oído. Podemos distinguir dos tipos de vibraciones sonoras:

· Las que producen sonidos musicales, que son periódicas y regulares.

· Las que ocasionan ruidos, que no son periódicas y son irregulares. Son sonidos desagradables.

Ejemplos de actividades para trabajar el fenómeno sonoro:

· Reconocer y discriminar sonidos del cuerpo y del entorno.

· Distinguir entre sonidos agradables y desagradables.

· Discriminar sonido / silencio.

· Diferenciar sonidos agudos, graves y medios.

· Inventar, construir, manipular objetos sonoros.

· Localizar la direccionalidad del sonido.

· Emparejar sonidos iguales.

· Realizar historias sonoras. Empleando onomatopeyas, sonidos de la naturaleza (viento, mar)

· Sonidos del entorno (ambulancias, coches, timbres…) y sonidos del propio cuerpo.

· Cuento sonoro: asociar un sonido a personajes del cuento. Ej. Caperucita Roja

Silencio:

A nuestro alrededor todo suena constantemente y cuando no hay ruido también hacemos notar la ausencia del sonido: el silencio. El silencio es contrapunto natural del sonido.

Definición: El silencio es el espacio de tiempo ausente de sonido

El silencio sólo puede conocerse trabajando el sonido, el silencio se asocia a la quietud a la inmovilidad y el sonido al movimiento.

Como objetivo principal se pretende conseguir que los niños sean sensibles al silencio y que sepan valorarlo. Los ejercicios de silencio contribuyen, asimismo y de forma notable, a la adquisición del sentido del orden y de la disciplina del grupo, al desarrollo de la atención, la capacidad de escuchar y la concentración.

El silencio debe educarse desde que el niño llega a la escuela. En el aula equivale a un momento de relajación o de expectación antes de comenzar una actividad.

A continuación proponemos una serie de actividades para que el niño/a reconozca el sonido:

· Juego del escondite: los niños se esconden detrás de las mesas, de las sillas, de lascortinas y permanecen en silencio mientras el maestro/a simula que no los encuentra.

· El maestro/a, sin decir nada, enseña un muñeco de trapo y lo va colocando endiferentes posiciones: de pie, sentado, arrodillado, estirado. Los niños imitan en silencio estas posiciones.

· Rincón del silencio: está prohibido el sonido, por tanto se moverán descalzos, muy despacio, sin hacer ruido, bailando sin música…

· Cantar canciones sustituyendo palabras por silencios y acciones. Ej: El elefante.

· Jugar a oír el silencio, momentos de relajación

Otro tipo de actividades son las de contraste sonido- silencio, un ejemplo sería nos movemos cuando suena el pandero y nos convertimos en estatuas cuando para, el juego de las sillas…

2.1.2. CUALIDADES DEL SONIDO.

Hablamos de cuatro cualidades que definen el sonido: tono, timbre, intensidad y duración.

Tono o altura.

Es el elemento más característico del sonido y depende del mayor o menor número de vibraciones por segundo de un cuerpo, es decir de la rapidez con que se producen las vibraciones.

Así, los sonidos pueden ser:

· Agudos: tienen un gran número de vibraciones por segundo.

· Graves: la cantidad de vibraciones por segundo es reducida.

Para los niños es una de las cualidades más difíciles de entender.

Los distintos tonos son las notas, que colocadas en orden del más grave al más agudo, reciben un nombre: DO-RE-MI-FA-SOL- LA- SI, es lo que conocemos como escala musical.

Se les explica mediante juegos de voz (padre / ogro – grave, madre-agudo), juegos de peso imitando la subida y bajada del sonido (sirena de la ambulancia ni-no), por último con los instrumentos musicales: el pandero, grave, los cascabeles, agudo.

Otras actividades:

· Con la consigna de que somos ascensores, los niños/as se ponen de pie o de rodillas, según suba o baje el tono de una melodía.

· Dibujar en papel líneas ascendentes o descendentes (subir o bajar una escalera, pintar montañas) según los tonos que se escuchen.

· Cuento enfatizando las voces: 3 osos, Caperucita Roja, La Ratita presumida…

· Marionetas: señorita María Agudo y el Caballero Don Pepe Grave, la primera vivía con pajarillos, él con leones…

· Trabajar la escala musical con el metalófono o xilófono.

El timbre.

El timbre depende de la cantidad y la calidad de vibraciones que componen un sonido determinado. Es la cualidad por la que varios sonidos de igual altura se diferencian entre sí según el instrumento que los produce. Es lo que en música se llama color.

El timbre no sólo diferencia el sonido originado por dos fuentes distintas, sino también el tipo o calidad del material de que están construidas, ej.: una flauta de plástico emite un sonido diferente al de una de madera.

Ejemplos de actividades:

· Se ponen de espaldas y deben adivinar qué objeto es el que mueve otro niño o el maestro.

· Repartir entre los niños objetos iguales a los que tiene el educador. Este mueve uno, de espaldas al grupo, y el niño que tiene el mismo objeto lo hace sonar. Hacer el mismo ejercicio con instrumentos musicales.

· Preparar dos series iguales de objetos llenos de variados materiales. Los niños deben juntar los que suene igual.

· Reconocer las voces de los compañeros en directo o grabadas en cassete.

· Hacer los gritos y sonidos onomatopéyico de algunos animales .

· Reconocer instrumentos con los ojos cerrados.

Intensidad- Volumen

La intensidad depende de la amplitud de las vibraciones, y oscila entre el fuerte y el suave. Se puede decir que es la fuerza con que se produce el sonido. La intensidad determina el volumen con el que se presentan los sonidos estableciendo si son fuertes o suaves.

En el lenguaje musical los diferentes grados de intensidad se expresan con p quiere decir: piano, débil, flojo. La f indica fuerte.

Es necesario trabajar los diferentes contrastes a partir de las siguientes actividades:

· Tocar en un mismo instrumento sonidos fuertes y suaves (después medio fuertes) y pedir que digan si son iguales.

· Colocados en círculo, cada uno tiene un trozo de papel de periódico. Por orden, empezamos a moverlo de forma que produzca ruido. Primero lo hace un niño, luego se agrega otro, luego otro, y así sucesivamente, hasta que todos mueven su hoja de papel. El ruido se va haciendo paulatinamente más fuerte. A una orden, para todos a la vez. Se puede realizar a la inversa.

· Contar el cuento de las dos islas y que viajen a una de ellas.

· Buscar un objeto escondido en función de la intensidad de las palmas con que sus compañeros guíen la búsqueda (el conocido juego del “frío-caliente”, se convierte ahora en suave-fuerte).

· Nombrar medios de transporte que hacen mucho ruido; las motos, el avión, el tren… y otros que son menos ruidosos: la bicicleta, las barquitas de remo.

· Pintar el sonido, más o menos fuerte según el volumen.

Duración

La duración de los sonidos es el tiempo que transcurre entre el principio y el final de la vibración. En música se indica mediante unos signos llamados figuras musicales (redonda, blanca, negra, corchea, semicorchea, fusa y semifusa).

Según la fuente productora del sonido pueden o no ser más prolongados, la madera produce sonidos cortos, el metal prolongados. Habitualmente nos referimos a estas cualidad con términos como “largo” y “corto” .

Percibir la duración del sonido es un proceso muy importante, es la base para reconocer más adelante la duración de las figuras rítmicas.

Ejemplos de actividades:

· Agrupar animales por la duración de sus voces. Los niños harán dos o más grupos, representando a dichos animales, cuando el maestro/a se lo pida.

· Tocar instrumentos metálicos (gong, platillo) y experimentar. Dejar extinguirse el sonido o detenerlo.

· Producir sonidos largos y a la orden del maestro extinguirlos.

2.2. EDUCACIÓN RÍTMICA.

¿Qué es el ritmo? son fenómenos repetitivos producidos por frecuencias más o menos regulares durante un periodo de tiempo.

Desde el nacimiento, son muchas las experiencias que van a ir proporcionando a los niños la vivencia del ritmo:

· Los latidos del corazón de la madre.

· El ritmo con el que se mece la cuna o es mecido en brazos.

· El lenguaje verbal: vocalizaciones, balbuceos, cadenas silábicas repetitivas, primeras palabras….

· Los sonidos del ambiente

· Los ritmos imprimidos a los objetos sonoros con los que el niños juega y experimenta, al golpearlos, hacerlos rodar, tirarlos, agitarlos…

· El ritmo de las canciones

· El movimiento y la expresión corporal

Como podemos comprobar son muchas las experiencias y vivencias de los niños/as con el ritmo en las diferentes situaciones de su vida cotidiana: en el juego, en la atención de sus necesidades, en la relación con los otros, en el movimiento, en el lenguaje… A estas edades el ritmo se vive y experimenta.

Para trabajar el ritmo primero se abordará el ritmo interno, el propio de cada niño y que se expresa espontáneamente: respirar, latidos del corazón… después se trabajarán los ritmos externos: movimiento corporal y lenguaje musical.

Para el desarrollo del sentido rítmico proponemos actividades basadas en:

· Marcar el ritmo con los instrumentos de percusión.

· Ejecutar ecos rítmicos, pregunta- respuesta…

· Realizar percusiones corporales en los diferentes planos: pies, rodillas, palmas, etc.

· Reconocer canciones por su ritmo.

· Improvisar acompañamientos con percusiones corporales o con los instrumentos de

· percusión.

· Repetir ritmos imitando a la maestra.

· Moverse al ritmo de la música, expresión corporal.

3. CARACTERISTICAS Y CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LAS ACTIVIDADES.

Al hablar de actividades tener en cuenta que la educación musical, como hemos visto, va más allá de la enseñanza de canciones o la iniciación al solfeo. Las actividades irán adecuadas al nivel de desarrollo del niño.

Los maestros tendrán un repertorio amplio de juegos, canciones, que usarán convenientemente planificando cuidadosamente en tiempo y oportunidad, de modo que sean equilibradas.

Con una adecuada preparación auditiva, rítmica, psicomotriz, el niño realizará la actividad musical con naturalidad, familiaridad y alegría.

3.1.Como principales características de las actividades musicales señalamos:

· Llamativas y atractivas por el tema que trata o la acción a realizar.

· Sencillez, en la organización y desarrollo.

· Desarrollo en forma de juego, lúdicas.

· Flexibilidad de cara a su realización.

· Gratificantes.

· Adaptadas a las necesidades de conocimiento y de relación de estas edades.

· Potenciadoras de capacidades.

3.2 Los criterios que determinan la selección de las actividades serian:

· La edad de las niñas y los niños para quienes se selecciona la actividad.

· La relación entre los contenidos que aborda la actividad y los que ya se poseen.

· Que respondan a los intereses de las niñas y los niños.

· Las capacidades que desarrollan, que favorezcan el desarrollo de todas las

· capacidades musicales.

· Que permitan conocer el bagaje artístico de la comunidad Valenciana.

· Que favorezcan la participación de todos y la interacción.

3.3. ¿Qué objetivos tienen las actividades musicales?

Las actividades musicales pretenden desarrollar tres capacidades:

· El sentido rítmico: movimientos rítmicos, sonidos rítmicos.

· El sentido vocal: educación de la voz, del canto

· El sentido auditivo: aprender a escuchar, discriminar…

3.4. A la hora de evaluar conviene seguir los siguientes criterios de evaluación:

· La actitud de los niños y su participación

· Valorar la atención, la capacidad de escucha, también la memoria auditiva

· Conocer las cualidades del sonido

· Progresión en aspectos como postura corporal, voz, coordinación motora- auditiva.

A la hora de trabajar la educación musical nos vamos a valer de una serie de recursos que desarrollaremos a continuación

4. LOS RECURSOS DIDACTICOS.

Los recursos son los medios de los que nos valemos para favorecer el proceso de Enseñanza-

Aprendizaje. Se pueden clasificar en dos grupos: generales y específicos.

4.1. RECURSOS DIDÁCTICOS GENERALES

Son los que tenemos en cuenta en cualquier programación, por ello no vamos a profundizar excesivamente en ellos. Son la organización del espacio, del tiempo y del material.

Espacio: conviene tener en el aula un rincón o taller de música, donde se encuentre todo el material organizado.

Tiempo: la educación musical debe estar programada y planificada. Debemos ser flexibles a la hora de llevar a cabo las actividades, adaptándonos a los intereses de los niños. También debemos tener en cuenta que la música es ideal para introducir nuevas actividades, cambios de actividad y para la relajación.

Material: remarcar, de entre las múltiples características que posee, la seguridad, será higiénico, manejable, adecuado al nivel psicoevolutivo, atractivo y de múltiples usos.

Señalar también que no sólo se utilizará material elaborado específico (instrumentos, casetes), sino también material de reciclaje y material natural.

4.2. RECURSOS DIDÁCTICOS ESPECIFICOS

En la expresión musical, los recursos empleados son las canciones, la voz, los instrumentos musicales, el cuerpo la danza, las audiciones, los textos orales (nanas, retahílas, formulas de sorteo), adivinanzas,…

4.2.1 VOZ

Las actividades musicales persiguen la educación vocal. La voz es el primer instrumento del niño y debe entrenarse y educarse para prevenir afonías.

Se trabaja a dos niveles:

• Voz hablada: respiración, onomatopeyas…

• Voz cantada: canciones, juegos sonoros…

4.2.2 CUERPO

Es el instrumento musical propio del niño, antes de empelar otros, deberá explorar sus cuerpo y sus posibilidades: pitos, palmas, rodillas, pies, lengua…

4.2.3. CANCIONES

Cantar diariamente con los niños es preparar el terreno para la educación musical (ritmo, melodía, armonía, interpretación, respiración, etc.). Pero sobre todo el hecho de cantar proporciona energía, buen humor, alivia las tensiones, hace a la persona más positiva, además permite que el grupo se sienta unido y sirve para trabajar diferentes aspectos cognitivos y emocionales.

La canción infantil es un recurso didáctico excelente porque solicita la participación directa y activa del niño. Por medio de la canción educamos el oído, la voz y el ritmo a través de aspectos tales como:

· La respiración, relajación.

· La práctica de acompañamiento corporal, movimientos, expresión, gesto, dramatización.

· El desarrollo del lenguaje y la ampliación del vocabulario.

· El fraseo y las emisiones vocálicas.

· La ejercitación y del desarrollo de la memoria auditiva y lingüística.

El cancionero es un recurso muy importante en infantil, recoge el patrimonio cultural de una comunidad. Nuestro cancionero infantil popular es muy rico, en él podemos encontrar un amplio repertorio de canciones tradicionales (Joan Petit, Baixant de la Font del gat, el tio Pep…) también podemos incluir de otras culturas y países.

Texto: se han de seleccionar las canciones por poseer un texto claro, corto, con palabras de fácil comprensión y pronunciación, pero atractivo.

Ritmo: las canciones infantiles han de poseer un ritmo donde se refleje el sentido de las palabras, es decir, que las sílabas del texto coincidan con el ritmo de la melodía

Melodía: dentro de la escala de DO.

El maestro/a procurará tener canciones para todos los momentos del día, “canciones para todas las horas”, para empezar a trabajar, descansar, hábitos, rutinas (a dinar, a dinar, bon día, arreplegar, silencio)

Hacemos la siguiente propuesta de canciones:

• El niño y su esquema corporal.

• De animales conocidos o amigos, suelen ser las más numerosas.

• La naturaleza, las flores, las estaciones, etc.

• Oficios, profesiones.

• Del ciclo navideño (villancicos propios del entorno).

• Números, letras, colores…

• Canciones de siempre, tradicionales y populares.

4.2.4 LOS INSTRUMENTOS.

Contamos como ya señalábamos, con los naturales y propios (el cuerpo y la voz) y los elaborados. El paso de los primeros a los segundos se hará cuando el niño los necesite para aumentar el campo de expresión.

Cuerpo: lo lógico es empezar acompañando la música con el movimiento y con sonidos producidos por alguna parte del cuerpo. Los más asequibles son los denominados instrumentos naturales o de percusión corporal: pitos, palmas, rodillas…

Instrumentos: diferenciamos entre caseros y adquiridos.

Caseros o de elaboración propia.

Son tan numerosos los materiales que podemos utilizar, tantos los instrumentos que podemos inventar o crear, y tantas las posibilidades de utilización que no podemos dar propuestas concretas.

Los materiales que podemos utilizar: maderas (tacos, palos, varitas), cajas, botellas, latas, vasos, envases, botellas de plástico, tubos de PVC, mangueras, papeles de diferentes texturas, fieltro, algodón, bolas de caucho, de corcho (baquetas), ralladores, embudos, botones, llaves, cocos, aros, perchas, parches para tensar, calabazas…

En cuanto a la elaboración, sugerimos a modo de ejemplo:

· Tamborcillos: A partir de tres o cuatros tubos de cartón duro, tambor de detergente.

· Güiro o reco-reco: Botellas de plástico o cristal con estrías que se frotan con una varita de madera o metal. Flauta de agua o palo de lluvia: con un tubo y semillas

· Móviles para agitar o chocar: sobre perchas, aros, colgar llaves, botones ensartados, chapas, conchas, cascabeles, campanillas, cencerros…

· Boorn-bah: un palo de escoba, protegido en un extremo con fieltro, se pinta y se pone un muelle con cualquier objeto que suene: llaves, cascabeles, campanas, tapaderas, conchas, se golpea en el suelo para llevar el pulso al cantar una canción o escuchar una melodía.

· Maracas.

· Sonajeros.

· Manguera.

Por último nos referimos a los instrumentos musicales elaborados de viento, cuerda y percusión.

En la Etapa infantil los niños solo emplearan algunos de percusión, como claves, crótalos, panderetas, maracas, triángulo, metalonotas, timbal, cajas chinas, carillones y xilófonos.

4.2.5. LA DANZA.

Realmente la danza comienza en los juegos en los que, de forma natural, se asocia el movimiento a canciones o sonidos.

La danza es el arte de expresar las emociones a través de movimientos corporales ritmados.

Los más adecuados en estas edades son:

· La utilización de diferentes tipos de música con distintos ritmos para acompañar y

· ambientar actividades de expresión corporal.

· Moverse libremente al escuchar diferentes tipos de música.

· El baile y la danza. ejemplos: el rey le dijo al cura, la danza de la serpiente, som els cavallers, la danza de la fruta…

Es una actividad especialmente indicada para trabajar el sentido del ritmo, la coordinación de movimientos y en general todos los contenidos de la expresión musical, los bailes y las danzas son una buena manera de liberar energía y proporcionan, tanto a los niños como a los adultos, sensaciones muy gratificante (distensión, alegría, risas…) También son un buen recurso para desarrollar el sentido de pertenencia al grupo y la expresión compartida.

4.2.6. LAS AUDICIONES

Los niños son mucho más receptivos y permeables a la música de lo que los adultos creemos.

Tendremos que ir desterrando la idea de que los niños pequeños se aburren escuchando música.

De lo que realmente se trata es de que el niño aprenda a disfrutar escuchando música. Esto requiere también una progresión, el ajuste del tiempo de escucha (un niño de 4 años es capaz de permanecer más tiempo escuchando música y disfrutando de esta actividad que un niño de 1 año).

Escuchar música es como escuchar un cuento, a diferencia de otras actividades de expresión musical, requieren reposo y detenimiento de la actividad.

Es una forma de trabajar la capacidad de atención y de escucha, de favorecer la adopción de posturas de relajación y a la inactividad y también es una forma de descansar de la actividad diaria.

Escuchar música requiere la disponibilidad de un espacio adecuado y un ambiente propicio para la escucha y el sosiego. Sentados en una zona del aula provista de cojines, sobre alfombra o colchonetas, y con suficiente espacio para que los niños puedan tumbarse en el suelo a escuchar.

Tipos de audiciones:

· Audiciones de relajación: bandas sonoras, sonidos relajantes… su finalidad es la relajación. Ej. : las Cantatas de Bach, la Pavana de Faure.

· Audiciones musicales: su finalidad es que los niños se interesen por la música, ej. : el

· Carnaval de los Animales, Mozart, Tchaikovsky… estas audiciones aumentarán de duración conforme aumente la capacidad de atención de los niños. Es importante que los niños asistan a audiciones en directo.

5. EL FOLKLORE POPULAR.

El folklore es un patrimonio colectivo, con ritos y creencias, técnicas artesanales y arte popular. Se entiende como el conjunto de aquellas manifestaciones que caracterizan a un pueblo, y que tiene sus raíces en el sentir del mismo.

Entre ellas y desde la perspectiva de la Educación Musical, nos interesan fundamentalmente las que tengan a la música como eje conductor (las canciones, las danzas, la tradición oral, los juegos, los instrumentos como el tabalet i la dolçaina…). Nuestra comunidad es muy rica en folklore.

La utilización del folklore popular nos permite disponer de un material variado y rico, tanto en calidad como en cantidad, con el que se pueden desarrollar actividades de observación y percepción, de expresión vocal, instrumental y de movimiento y de representación musical.

Con la ventaja que supone el partir de la realidad próxima y de las sensaciones, sentimientos y vivencias que las niñas y niños poseen.

Por otro lado, su empleo habitual en clase, potenciará el desarrollo de las actitudes de respeto y valoración de sus propias raíces, así como las de los demás. Les permitirá conocer mejor el patrimonio cultural de su localidad, de su región y la de otras regiones o pueblos. En definitiva se trata de que el niño participe y disfrute de las fiestas tradiciones y costumbres de su entorno, disfrutándolas y valorándolas.

A lo largo de todo el curso nos encontramos con fiestas que tiene una clara incidencia en la vida de los niños/as, y por lo tanto en el desarrollo de la actividades del colegio y de las clase.

Destacamos entre ellas, La Navidad, los carnavales, Fallas, Semana Santa… y las fiestas de la localidad conde se sitúa el centro educativo. Este hecho debe favorecer la realización de actividades que, teniendo una clara relación con cada una de dichas fechas, permita el uso de elementos representativos de las mismas y características del folklore de la zona.

Actualmente, disponemos con facilidad del material musical del folklore popular, debido a la gran cantidad de publicaciones, en texto o con soporte audiovisual que se han elaborado.

Todo este material lo podemos obtener de las familias: invitando a familiares, abuelos, padres, tíos… a jornadas de recuperación del folklore, donde se recojan canciones, danzas, bailes populares, poesías… podemos aprovechar las festividades antes señaladas para ello.

Hay un factor a tener en cuenta en relación a la música y es la música que se escucha habitualmente en los medios de comunicación de masas, con lo cual es una música dirigida y dictada por las grandes compañías, que tratan de colocar y vender productos sencillos, de rápido consumo y rápido olvido. Es nuestro deber en clase, enseñar al niño caminos distintos, de manera que cuando se desarrolle como persona pueda elegir la música en base a su gusto, no supeditado a los dictados del marketing de las compañías discográficas.

6. CONCLUSIONES

La Educación Musical pretende desarrollar la capacidad expresiva, la creatividad, el oído musical, la sensibilidad, la capacidad de escucha y producción… por medio de recursos como el canto, el movimiento rítmico y la expresión instrumental.

Hacer hincapié en la importancia del trabajo de la educación musical en tanto que repercute en el resto de materias, favorece el trabajo lógico-matemático, ya que aumenta la atención , la observación, la memoria, el pensamiento lógico, el pulso, ritmos… favorece el desarrollo de otros lenguajes expresivos: plástico, motricidad, pues por medio de la música aprende a expresar libremente sus emociones, a crear y a admirar las producciones tanto propias como de sus compañeros.

Es un potente medio para fomentar la cultura, para arraigar el folklore y la tradición, con el trabajo del folklore se favorecerá el respeto y la valoración de las raíces de todos los pueblos. Además de implicar a la familias en la vida del aula.

Es importante que como docentes, nos preocupemos por trabajar el gusto por la música desde la diversidad de géneros, haciéndoles críticos y capaces de elegir según sus gustos y no por modas sociales, aunque es innegable que van a estar ahí y van a marcar sus preferencias.

Por último, recalcar que todo lo que pretendemos obtener de la música sólo será factible por medio de la programación, en la que todo el equipo educativo deberá estar implicado, donde se contemplaran los objetivos, contenidos y criterios de evaluación recogidos en el RD 1630 y donde se empelaran una serie de recursos, tanto organizativos como específicos para el trabajo musical, los cuales hemos visto en el punto 4. Todo esto se llevará a cabo atendiendo a los intereses de los niños y a sus características evolutivas.

Concluir diciendo que la Música será educada desde infantil, vivenciándola no como una materia sino como un ARTE que satisface nuestra expresión.

REFERENCIAS útiles

– BERNAL, Júlia y CALVO, Mª Luisa. (2000) “Didáctica de la Música. La expresión musical en educación infantil”. Aljibe, Málaga.

– FUENTES, Pilar y CERVERA, Juan. (1989): “Pedagogía y Didáctica para músicos”. Ed. Piles. Valencia.

– GALLEGO, Jose Luis. (1995). “Educación infantil”. Aljibe, Málaga.

– LORENTE, R (1987): “Expresión Musical en preescolar”. Narcea, Madrid

– LOE

Publicado: diciembre 9, 2014 por Santiago

Etiquetas: tema 21 educación infantil