Tema 1C – Características generales del niño y la niña hasta los seis años. Principales factores que intervienen en su desarrollo. Etapas y momentos más significativos. El desarrollo infantil en el primer año de vida. El papel de los adultos.

1. CARACTERISTICAS GENRALES DE 0-6:

1.1 . Etapa de la vida en pleno cambio evolutivo. El niño como ser único e irrepetible.

1.2 Importancia del conocimiento del niño en sus 3 ámbitos: biológico, psíquico y afectivo.

1.3 Necesidades básicas 0-6: físicas- afectivas – actividad – relación

– Físicas. Higiene, alimentación, sueño, movimiento, atención sanitaria.

– Afectivas: ambiente distendido, afectividad familiar, seguridad, protección, exigencia de normas.

– Actividad: juego, rutinas, hábitos, actividad descanso.

– Relación: socialización con los padres, adultos y coetáneos.

2. PRINCIPALES FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL DESARROLLO DEL NIÑO/A.

2.1 . Herencia como factor determinante de maduración, personalidad.

2.2 . Ambiente social y su influencia en la conducta infantil:

2.2.1 Nivel cultural familiar.

2.2.2 Nivel económico social.

2.2.3 Barrio o zona en la que vive.

2.2.4 Centro de educación infantil.

2.2.5 Medios audiovisuales.

2.3 . Influencia de la conducta de los padres en las anomalías psíquicas {celos y anorexia.

2.4 . Intervención educativa del centro de educación infantil. Relación familia- centro.

3. ETAPAS Y MOMENTOS MÁS SIGNIFICATIVOS DEL DESARROLLO DEL NIÑO DE 0-6 AÑOS.

3.1 Estadios : concepto

Estadios según Piaget

Características del pensamiento preoperacional.

3.2 Anomalías psíquicas: miedos, rabietas. / Imaginación y las mentiras infantiles.

3.3 Etapas en el desarrollo psicomotor -Etapa maternal 0-2 años

3.4 Desarrollo afectivo -Etapa global 2-5 años

3.5 Intereses infantiles. –Etapa de transición 5-7 años

-Etapa definitiva 7-12 años.

4. El DESARROLLO INFANTIL EN EL PRIMER AÑO DE VIDA.

-Crisis del nacimiento –Conductas reflejas –Desarrollo emocional –Proceso motor –Iniciación a la orientación espacial: la percepción –Bases para la elaboración del lenguaje –Socialización.

5. EL PAPEL DE LOS ADULTOS.

5.1 . La familia en la adaptación del niño/a.

5.2 . Dinámica de las relaciones intrafamiliares.

5.3 Diferencias de las clases sociales.

5.4 Padres como estimuladores del desarrollo socio-afectivo del niño/a.

1.1- Etapa de la vida en pleno cambio evolutivo. El niño como un ser único e irrepetible.

INTRODUCCION:

Durante los primeros seis años la evolución del niño/a es muy rápida e importante, ya que en esta etapa se forma el pensamiento formal (pensamiento adulto), aunque el pensamiento de los niños/as es muy diferente al del adulto (el niño no es un adulto en miniatura). Cada niño tiene sus propias características, y entorno a las cuales hay que educarle. Para educarle tenemos que conocerle y esto se hará a través de la observación sistemática de lo biológico, psíquico y afectivo-social, aunque los tres aspectos están interrelacionados.

1.2- Importancia del conocimiento del niño en sus tres ámbitos: biológico, psíquico, y afectivo.

El hombre no nace acabado sino en un momento de su largo ciclo vital, en un estado de su evolución nerviosa y cerebral a partir del cual se advierte un progreso extraordinario en la construcción de su organismo.

El proceso biológico del niño, aún siendo un proceso natural, exige intervención educativa y vigilancia por parte de un adulto, del descanso, alimentación, dentición, postura, medida, sistema muscular, desarrollo sensorial, etc.

Con respecto al desarrollo psíquico o mental, la inteligencia del niño se puede definir como la adaptación práctica del niño al mundo que le rodea, dicha adaptación según Piaget va surgiendo de un proceso de asimilación y de acomodación. El niño en cada etapa se encuentra en un período crítico de formación y desarrollo activo de la inteligencia y de la personalidad, por eso los educadores hemos de facilitarle:

– Estabilidad emocional: con un clima afectivo que satisfaga y compense toda su capacidad en este campo.

– Integración social: con una situación de acogida que le favorezca, lo que permitirá conquistar progresivamente su individualidad y reconocimiento de otros.

– Posibilidad de formación de la conciencia de si mismo, lo que evitará trastornos en la asimilación del esquema corporal.

En el proceso de socialización intervienen una serie de factores como son la identificación, el aprendizaje social a través de la imitación, el refuerzo, la adquisición del lenguaje, la actividad, el juego en grupo. Los agentes que facilitan este proceso son la familia, la escuela, el grupo de iguales, y los medios de comunicación.

1.3- Necesidades básicas del niño de 0-6 años: físicas, afectivas, de actividad y de relación.

El niño es un ser necesitado de grandes cuidados y atenciones para su correcto desarrollo, maduración y educación. Las necesidades del niño pequeño son sencillas pero importantes para su maduración, su equilibrio y desarrollo. Estas necesidades han de ser satisfechas inmediatamente, ya que el niño no sabe esperar.

La maduración del niño viene fijada genéticamente y ningún condicionamiento de conducta cambiará el ritmo de maduración en grado significativo, nuestro papel consiste en provocar desarrollo. La maduración supone procesos de crecimiento independientes de la experiencia, pero que al no ser algo perfectamente programado y cerrado a las influencias del medio ambiente, sino que está abierta al influjo de las condiciones exteriores.

El aprendizaje se entiende como el condicionante que potencia el desarrollo y favorece la maduración. La maduración del individuo supone un mínimo de desarrollo en el organismo para que sucedan las conductas esperadas en una evolución normal. Este desarrollo afecta a los logros sensoriales, el sistema nervioso y al sistema muscular.

Las primeras necesidades físicas que aparecen en el niño son: alimentación-nutrición, sueño – descanso, movimiento – juego, higiene – profilaxis, atención sanitaria, vestido, ambiente templado, luz, etc. Son exigencias biológicas del organismo que hay que atender y satisfacer para que sobreviva. El no satisfacerlas en su momento, provoca un estado de angustia, ansiedad, nerviosismo, que aveces continua a pesar de satisfacerlas.

Las necesidades afectivas tienen una influencia notable en la personalidad del niño, desde el primer momento de su vida lo que más le interesa es sentirse amado, protegido, esto le proporciona la seguridad suficiente para expandirse hacia el exterior. Su sentido de seguridad se reafirma cuando se establecen rutinas a seguir de forma flexible, pues necesita vivir en un mundo que pueda prever. El niño necesita para su desarrollo de un ambiente distendido, afectividad familiar, relación equilibrada relajada, y justa, seguridad – protección, independencia – autonomía, juego – sonrisa, exigencia de normas, etc.

Las necesidades para su actividad son el juego, las rutinas, los hábitos, la alternancia de actividad – descanso. El niño es un ser activo por naturaleza, y en este periodo necesita actividad y movimiento porque es la forma en que organiza su mente, el pensamiento se materializa en el movimiento.

El centro de educación infantil y mas concreto el educador y los padres, tienen que desarrollar todas sus potencialidades, aprovechando su espontaneidad y creatividad, y esto no puede hacerse con un modelo educativo basado en prohibiciones y negaciones.

El educador debe facilitar y estimular la actividad del niño proponiéndole metas que estén al alcance de sus posibilidades y sus intereses. Al mismo tiempo cuando adquiere una aptitud cualquiera necesita ejercitarla, repetirla modificando los ejercicios que lleven a su consolidación y dominio.

Donde más se expresa el deseo de actividad es en el juego, es el medio más eficaz< para cubrir esta necesidad, esto le llevará a sentirse útil y capaz, confiará en sí mismo y alcanzará seguridad personal. El educador no debe olvidar que debe alternar movimiento con relajación o descanso.

Las necesidades de relación o de socialización son principalmente con los padres, otros adultos y otros niños. El niño no podrá desarrollarse más que relacionándose con el otro, porque es un ser dependiente y lo es durante bastante tiempo prolongado. A través del contacto con adultos y otros niños, aprenderá las normas necesarias para vivir en sociedad y a ponerse en el punto de vista del otro, necesario para pensar más objetivamente y al mismo tiempo le hace tomar conciencia de sí mismo, al compararse con los demás.

2. PRINCIPALES FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL DESARROLLO DEL NIÑO/A: la transmisión genética, el ambiente social, la conducta de los padres y el colegio.

2.1 La base somática del carácter y personalidad…

…viene dada por la transmisión genética, la herencia está constituida por los rasgos y características que trasmiten los padres a sus hijos(herencia biológica), Es un factor determinante de la singularidad de cada individuo ya que cada niño tiene unas características únicas, pero gracias a su plasticidad irá creciendo a través de la relación establecida con el medio y la familia.

La mayoría de la estructura biológica del organismo es heredada. El proceso de crecimiento debido a la herencia se llama maduración, esta no puede continuar si el ambiente no provee los materiales adecuados. Existen diferencias en la velocidad maduratiba del individuo, que vienen dadas según el ambiente y recursos que rodean al niño y de la práctica o aprendizaje desarrollado.

2.2. El ambiente social …

…y su influencia en la conducta infantil es notable. El ambiente está constituido por una serie de realidades que rodean al hombre y repercuten de forma consciente o inconscientemente en su desarrollo y maduración.

Es importante crear un ambiente estimulante, grato, agradable, adecuado a la edad, donde el niño se sienta amado, querido y esté en contacto constante con el adulto, el cual debe mostrar tranquilidad y clama, para captar sus sentimientos.

Los factores sociales influyen en el niño primordialmente a través de la familia a la que pertenece; algunos de éstos inciden en la conducta del niño, como:

– El nivel cultural de la familia y el medio en la que ésta vive, incide en el niño sobre todo en la conquista del lenguaje. Los niños de familias con nivel cultural bajo tienen menor vocabulario y se expresan peor que los de clase más culturizada. Este déficit lingüístico influye en el desarrolo intelectual y en los aprendizajes de lecto-escritura.

– El nivel socioeconómico en el que se desenvuelve la vida del niño marca también pautas en su conducta. Repercute en el aspecto psíquico creando en el niño lo que se llama “endurecimiento” que es una especie de defensa de las condiciones hostiles del medio, aislandose de él, el niño se siente inseguro, irritable o resentido. Los niños de familias muy acomodadas también presentan problemas ya que las carencias afectivas se dan con frecuencia.

– El barrio o la zona en la que el niño vive, repercute en él según la zona rural o urbana en la que viva, que le marcara de forma diferente en su conducta.

– El centro escolar también le proporciona estímulos, el juego supone su primera introducción en una sociedad que le define como niño y le enseña reglas de conducta desde este mismo punto de vista infantil, que es distinto al de los adultos. La interacción con la maestra y los compañeros enriquece su personalidad.

– Los medios audiovisuales, la televisión en cantidad inhibe gran parte de la expresión lúdica y adormece el natural desarrollo de sus facultades y posee influencia negativa por los contenidos de violencia.

2.3. La influencia de la conducta de los padres…

en las anomalías de la conducta infantil. La familia es un grupo reducido de personas unidas por vínculos de afecto, en la que cada miembro realiza una función permanente, distinta y complementaria. Es fundamental que exista un equilibrio funcional entre sus miembros. La familia es necesaria para un desarrollo armónico de la niñez, que después repercutirá en una personalidad adulta equilibrada. Por ser tan importante su influencia en el desarrollo del niño, son también un factor decisivo en la parición de un trauma infantil. Por lo que se refiere al problema de los celos, ellos deben evitar que se produzcan situaciones que los generen. Determinados tipos de padres favorecen la aparición de los celos, como son: sobreprotectores, blandos, los de actuación ambivalente y posturas equivocadas de los padres como recurrir a comparaciones creyendo que así estimulan al niño, el obligar al mayor a compartir cosas con el pequeño por el solo hecho de ser pequeño, el castigar al mayor por ser el mayor, el querer curar al niño celoso compensándolo a base de caprichos.

La conducta de los padres debe ser:

– Si existe esa razón objetiva en que apoyar el niño sus celos, lo primero es eliminar la causa de los celos, rectificándolos y si la causa no se puede eliminar hay que ayudar a evitarlo o superarla. La mejor forma de eliminar los celos es hacer al niño sentirse seguro e integrado en el medio. Otro procedimiento para aliviar el estado de angustia es animarle y darle ocasión de expresar sus sentimientos.

– Si los celos se apoyan solamente en razones subjetivas, los padres deben consultar con un especialista.

En cuanto a la anorexia infantil, debe examinarse cual es la causa del trastorno, si la falta de apetito procede de una defectuosa constitución orgánica, si es un defecto secundario de un trastorno psíquico, si son secuelas de una enfermedad infecciosa, o si posee un bajo tono vital, etc. Cuando suceden problemas con la hora de comer, es lo que Hamberger llama “hemosis de atención”, convirtiéndose las comidas en algo penoso. Los medios recomendados cuando no es un trastorno orgánico son: no imponer la comida, ni adoptar actitudes dramáticas, darles un límite discreto de tiempo para concluir, procurar que coma acompañado de niños de su edad con buen apetito, no alterarse si las cosas van mal.

2.4.La intervención educativa del centro de educación infantil…

… necesita de la relación entre familia-centro, según Madame Herbuniere la relación familia – centro se apoya en cuatro fundamentos:

– Fundamentos psicológicos: el niño es dúctil y flexible a todo tipo de influencias por ello psicológicamente se impone una relación familia – centro que de por resultado la influencia del mismo signo en el niño por ambas partes, aunque los medios utilizados sean diferentes.

– Fundamentos pedagógicos: la pedagogía actual educa bajo el signo de la personalización, por ello hay que tener contacto con los padres para conocer el ambiente total del niño (y viceversa).

– Fundamentos sociales. El proceso educativo trata de hacer del niño un ser sociable, integrado en la colectividad de la que forma parte.

– Fundamentos legales. Se refiere a al responsabilidades educativas; a los padres corresponde el derecho de educar al hijo y son agentes legales de la educación los profesores que actúan sólo por designación de ellos, sólo como auxiliares.

Según el Real Decreto 1.333791, 6 de septiembre “ La función educativa de los centros de educación infantil debe entenderse como complementaria de la que ejerce la familia, ofreciendo al niño la posibilidad de interactuar no solo con los adultos, sino también con otros niños”. En el art. 8º punto 4º. “ Los proyectos curriculares de educación infantil incluirán previsiones para la coordinación pedagógica con las familias”.

3. ETAPAS Y MOVIMIENTOS MÁS SIGNIFICATIVOS DEL DESARROLLO DEL NIÑO DE 0-6 AÑOS.

3.1. El desarrollo como proceso de etapas, o de diferentes estadios:

El concepto de estadio, según se utiliza en psicología evolutiva no es sencillo. Hay que distinguir entre:

– Teorías que como las de Freud o Piaget, conciben el discurrir de los estadios como una sucesión de frases distintas que deben recorrerse una tras otra.

– Los que las conciben como una repetición de estadios similares que sólo se diferencian por su mayor nivel y diferente fuerza.

Para caracterizar un estadio cognitivo se han de dar determinadas condiciones:

– Orden de sucesión constante

– Cada estadio se caracteriza por unas estructuras de conjunto que organizan acciones u operaciones manifiestas o latentes en el sujeto.

– Tienen los estadios carácter integrativo.

– Cada estadio tiene una fase de preparación y otra de realización.

Los sistemas clasificatorios que nos ofrecen son heterogéneos, con muy escasas coincidencias. Las razones de esta falta de acuerdo o de posibilidad de homologación podemos encontrarlas en:

– No todos los autores entienden ni defienden de la misma manera el concepto de estadio.

– No hay unidad de criterio en cuanto a lo que constituye un estadio psicológico.

– No todos estudian los mismos aspectos de la personalidad.

– Existe una diferencia en los métodos utilizados para su estudio, unos utilizan la observación, otros el método clínico, y otros un método experimental.

Años

Wallon

Gesell

Piaget

Freud

Sensorio- motriz.

Movilidad motriz.

Sensorio- motriz

Etapa oral

Movilidad y lenguaje

Conductos reflejos

Etapa oral

Independencia del yo, inhibición, narcisismo y autonomía.

Control motor. Curiosidad.

Preoperatorio.

Etapa fálica.

Lenguaje simbólico.

Percepción. Inteligencia sincrética.

Mundo escolar integración, patrones de comportamiento.

Piaget: en el sistema piagetiano, la inteligencia, independientemente de su contenido y nivel de desarrollo, se define por dos aspectos interdependientes: organización y adaptación. Ambos están presentes en cualquier forma de inteligencia, por lo que se les conoce como invariantes funcionales. En cada momento particular del desarrollo, el proceso adaptativo da lugar a una forma determinada de organización del conocimiento cuyas características son variables en relación con otros momentos evolutivos; esta forma concreta de organización del conocimiento, resultante de la interacción entre las invariantes funcionales, es la estructura intelectual. Al descubrir la inteligencia, lo hacemos en términos de estructuras intelectuales particulares, identificando las coordinaciones y secuencias de esquemas que las integran ante unos objetivos o condiciones de meta determinadas; precisamente el comportamiento inteligente se caracteriza por la capacidad para lograr metas semejantes variando la secuencia de esquemas que conducen a ella. Esto quiere decir que organización y adaptación son dimensiones no de orden empírico, sino teórico, es decir, no nos sirven para describir comportamientos inteligentes particulares, sino para explicarlos.

Las estructuras se protegen de los cambios ambientales adaptándose. En unos casos, la adaptación implica un ajuste sujeto- medio destinado a preservar la organización previa. Sin embargo, en otros, cuando las exigencias del medio lo imponen, la adaptación implica adecuación a las nuevas condiciones y cambios en la organización, dando lugar a una estructura nueva y más evolucionada. La adaptación se realiza a través de los procesos de asimilación y acomodación, que tienden a equilibrarse. La asimilación supone la incorporación de la experiencia nueva a esquemas de acción o de conocimiento previos; permite reconocer o identificar los objetos o sucesos nuevos aplicándoles los esquemas preexistentes.

Cuando el sujeto se enfrenta a una experiencia no asimilable, realiza un esfuerzo para modificar sus esquemas o adquirir otros nuevos que le permitan asimilar adecuadamente realidades nuevas o más complejas; ese esfuerzo es la acomodación, gracias a la cual es de nuevo posible la asimilación. Las estructuras de conocimiento previas tienden ocasionalmente a resistir la contradicción, sobre todo cuando ésta las impugnan globalmente, forzando la asimilación en lugar de realizar las acomodaciones precisas; en estos casos tiene lugar la denominada asimilación deformante.

Aunque organización y adaptación caracterizan toda forma de inteligencia, no son propiedades estáticas; las estructuras de conocimiento evolucionan en función de las sucesivas adaptaciones de nivel superior a lo largo del desarrollo. Al mismo tiempo, la creciente organización de la inteligencia posibilita adaptaciones cada vez más complejas. Es decir, la interacción entre las invariantes funcionales (organización y adaptación) genera el dinamismo del desarrollo intelectual que se concreta en el enriquecimiento constante de las estructuras cognitivas. Las estructuras ya existentes hacen posible la asimilación, mientras que la acomodación facilita los cambios en las estructuras existentes y la creación de otras nuevas. El desarrollo intelectual es un proceso de cambios que llevan al individuo de estructuras intelectuales simples a estructuras cada vez más complejas.

El equilibrio de una estructura intelectual se logra cuando las acomodaciones previas permiten la asimilación correcta de la experiencia sin necesidad de modificar la estructura misma. El equilibrio es transitorio. El desarrollo intelectual requiere el desequilibrio de las estructuras y su modificación o cambio en el proceso de equilibración. La equilibración conduce de un estado de equilibrio transitorio a otro diferente, cualitativamente superior, pasando por múltiples desequilibrios y reequilibraciones. Cuando la experiencia no es asimilable, sobreviene una pérdida del equilibrio y se activa el proceso de acomodación tendente a la reestructuración.

Estadios según Piaget.

– Estadio sensoriomotor (0-2 años): la inteligencia del niño durante este estadio es fundamentalmente práctica, ligada a lo sensorial y a la acción motora. Los logros más destacados son el establecimiento de la conducta intencional, la construcción del concepto de objeto permanente y de las primeras representaciones, y el acceso a la función simbólica. Este estadio presenta seis subestadios que se pueden resumir así:

– Subestadio 1 (0-1 mes) adaptaciones innatas, ejercicio de los reflejos.

– Subestadio 2 (1-4 meses) Primeras adaptaciones adquiridas, esquemas simples (reacción circular primaria)

– Subestadio 3 (4-8 meses) Coordinación de esquemas simples (reacción circular secundaria).

– Subestadio 4 (8-12 meses)coordinación de esquemas secundarios e inicio de la intencionalidad.

– Subestadio 5 (12-18 meses) experimentación activa de nuevas coordinaciones (reacción circular terciaria).

– Subestadio 6 (18-24 meses) invención de nuevas coordinaciones por combinación mental de representaciones.

– Estadio preoperatorio (2-7 años): se caracteriza por el progresivo desarrollo de los procesos de simbolización, aún no integrados en estructuras lógicas. Ciertas limitaciones son típicas de este estadio: egocentrismo cognitivo, ausencia de reversibilidad, insensibilidad a la contradicción, pensamiento todavía exclusivamente ligado a los inicios perceptivos y razonamiento intuitivo.

– Estadio de las operaciones concretas (7-11 años): lo caracterizan la superación del egocentrismo, la aparición de la lógica y la reversibilidad. Las operaciones de la lógica concreta son posibles en tanto que el sujeto se enfrenta a situaciones particulares; si debe realizar tareas sim8lares pero con materiales o contenidos abstractos, sus posibilidades disminuyen.

– Estadio de las operaciones formales (a partir de la adoloscencia9: lo define la aparición de la lógica formal, la capacidad para operar lógicamente con entidades lingüísticas. Se accede al mundo de lo posible y el pensamiento es capaz de las operaciones deductivas, de la exhaustividad lógica y del análisis teórico.

Características del pensamiento preoperacional (2-7 años).

– Irreversibilidad, el pensamiento sigue la dirección de los acontecimientos.

– Egocentrismo: piensa y se manifiesta en su punto de vista no en el de los otros.

– Animismo: primero todo tiene vida u acción intencionada, después solo los objetos o seres que se mueven y finalmente los objetos que parecen moverse por si mismos.

– Transductivo: las situaciones conocidas las trasplanta a otras nuevas. De lo particular a lo particular.

– Sincretismo: tiene una idea de las cosas global.

– Centracción: fija su atención en un aspecto del objeto.

– Yuxtaposición: relaciona los hechos a la menor conexión.

3.2. Las anomalías psíquicas más comunes de los niños/as son.

– El miedo: aparece porque se lo induce el ambiente. Los niños miedosos presentan síntomas como el tartamudeo, rabietas, trastornos del sueño, etc. Darle seguridad.

– Los celos: pueden alterar la personalidad infantil: tartamudez, inadaptación, etc.

– Las rabietas: usar apaciguamiento cariñoso porque produce serenidad.

– Ansiedad de separación: incapacidad del niño para estar fuera de su casa.

La imaginación del niño de 3-6 años, viene dada por su pensamiento no lógico, el niño es incapaz de separar lo real de lo irreal. La imaginación está vinculada al juego, el juego suele ser imaginario. La imaginación está relacionada con el desarrollo intelectual:

– Etapa del animismo: los objetos tienen vida, etapa de los cuentos de hadas.

– Etapa del pensamiento mágico: en relación con el pensamiento lógico (6-7)

– Etapa del pensamiento: en relación con el pensamiento lógico-abstracto. 9.

Las llamadas mentiras infantiles surgen de la incapacidad de distinguir entre la realidad y la fantasía, de la mala interpretación y defectuosa asimilación de lo que ve y oye, de las imperfecciones del lenguaje incipiente. Las mentiras auténticas aparecen más tarde de la verdad, las exageraciones y falsas acusaciones. Las mentiras tienen diversos orígenes, como las de defensa, imitación y para cobrar más importancia.

3.3. Etapas del desarrollo psicomotor.

1. Etapa maternal: 0-2 años en ella hay tres subetapas.

a) 0-3 meses: el niño pose reflejos primarios subcorticales en relación con el sistema nervioso. Reflejo: reacción del organismo a un estimulo del medio ambiente. Algunos reflejos son: succión, de presión, del moro, de Galant (incurvación del tronco), reflejo de extensión cruzada, etc.

b) 4meses a 1 año: en el tercer mes aparece la atención por las partes del cuerpo, en el 5 mes interés por las extremidades superiores. En el 6 mes posición horizontal y sentado. En el 9 mes distingue sus manos de los objetos.

c) 1 año-2 años: amplia sus movimientos del cuerpo, la función verbal amplia los significados de las partes del cuerpo. 18 meses- 2 años imitaciones diferidas en imágenes mentales.

2. Etapa global 2-5 años aparece la organización espacio-temporal, las relaciones con los demás y la importancia de los conceptos básicos.

3. Etapa de transición en la elaboración del esquema corporal. 5-7 años, toma conciencia del propio yo, control postural y respiratorio, lateralidad definida, empieza a representar el espacio en cuanto al tiempo, ya puede hablar del futuro.

4. Etapa definitiva. 7-12 años: posibilidad de relajamiento global y segmentario, independencia de los brazos, piernas y mano derecha izquierda, independencia funcional de los diferentes segmentos y elementos corporales, la transposición del conocimiento de sí al conocimiento de los demás.

3.4. El desarrollo afectivo.

Es muy importante para la personalidad del niño y su evolución e inteligencia. Hay periodos críticos de la afectividad como son el nacimiento, el destete, el complejo de Edipo, la etapa de la socialización y de la adolescencia. En todas las crisis hay un hecho común: debilitamiento del yo e inseguridad.

Según Inhelder y Piaget la afectividad se corresponde con el desarrollo intelectual:

– A la inteligencia sensoriomotora – formación de sentimientos elementales.

– Pensamiento simbólico – crisis de la relación con el mundo exterior, conciencia social.

– Pensamiento lógico-concreto formación de la voluntad, y afirmación independencia moral.

En la aparición del yo Charlotee Bühle dice que el niño construye su imagen mental de su cuerpo a partir del cuerpo del otro. La formación del yo no es espontánea, sino que es producto de una serie de maduraciones progresivas del sistema sensoriomotor, del lenguaje, de las percepciones afectivas. Tras el tercer año, la idea de sí mismo se modifica por la idea que los demás tienen de él.

Crisis de la afectividad, a lo largo de la primera infancia el niño sufre una serie de crisis en el desarrollo de su afectividad, que de la solución de las cuales va a depender el desenvolvimiento de la personalidad.

Las etapas del desarrollo de la afectividad:

1º etapa: el nacimiento, seguridad encontrada después de nacer.

2º etapa: hacia el final 1º año, empieza a descubrir el ambiente familiar y también a formarse un esbozo de amor, pero es amor egoísta.

3º etapa: 3 años y medio, deben aprender a no exigirlo todo, a tener en cuenta a los demás, periodo del complejo de Edipo y Cain, al final de la etapa descubre la diferencia de sexos.

4º etapa: escolaridad seria, sustituye el “yo quiero” por “yo debo”.

5º etapa: pubertad, tensiones afectivas.

6º etapa: 12 años, transformación física y psíquica, “complejos”.

3.4- Intereses infantiles: la atención.

En el desarrollo de los intereses influyen fundamentalmente dos tipos de factores: intrasubjetivos y extrasubjetivos. Las diferencias individuales: la madurez física y mental no es la misma para todos las posibilidades del ambiente.

Evolución de los intereses según Vermeleyn:

1º infancia

0-3 años

Sensoriales, motores, glósicos o del lenguaje.

2º infancia

3-7 años

Lúdicos y concretos

3º infancia

7-12 años

Abstractos

4º infancia

12-18 años

Intereses por los valores.

El interés es el motor de la atención, la atención se manifiesta por la respiración enaltecida, la sangre fluye hacia el cerebro, paralización de movimientos, frente arrugada, se abren los ojos y la boca. La atención puede presentarse de dos formas espontáneas, en la que el sujeto es paciente, y voluntaria en la que el sujeto es agente.

En los niños/as pequeños la atención espontánea es la que priva, la atención es inestable, tienen diversas fuentes de distracción: fisiológicas, del medio escolar, familiar y del nivel psicológico.

4.EL DESARROLLO INFANTIL EN EL PRIMER AÑO DE VIDA.

El niño en el primer año pasa por la crisis de nacimiento, las conductas reflejo, el desarrollo emocional, el proceso motor, la iniciación a la orientación espacial(percepción), base para la elaboración del lenguaje y la socialización.

a) La crisis del nacimiento supone un choque para el niño/a, cambia su equilibrio completo

b) Las conductas reflejas aparecen en el momento del nacimiento, para su supervivencia, la evolución de las conductas reflejas es muy desigual unas permanecen inalterables durante toda la vida y otras desaparecen en pocos meses.

c) Desarrollo emocional, la importancia de las relaciones con el adulto genera lo que Mujina llama “complejo de animación”, es la relación emocional positiva del niño/a hacia el adulto. Las manifestaciones emocionales las exterioriza con el llanto y la sonrisa.

d) Proceso motor: la conducta de presión comienza a 3-4 meses, hacia los 4-5 meses coge un objeto suspendido y lo sostiene con las manos, 6 meses alcanza con una mano, 6-12 meses la presión se perfecciona.

e) Iniciación de la orientación espacial: percepción; a los 6 meses presenta acciones para explorar el espacio circundante, a los 12 meses busca impresiones audiovisuales intencionadamente.

f) Bases para la elaboración del lenguaje: el lenguaje es una forma de conducta que ayuda al niño a transformarse de ser egocéntrico a social. La aparición de las primeras palabras a los 10 meses. Con 1º año establece relaciones con los demás por medio del lenguaje.

g) Socialización: entre 4-6 meses la sonrisa del niño/a se hace más selectiva mostrando más intereses por rostros familiares. A los 7 meses está capacitado para diferenciar el lenguaje adulto, a los 8 meses aparece la llamada “angustia de los 8 meses” que es la inhibición ante personas desconocidas.

5. EL PAPEL DE LOS ADULTOS.

El papel de la familia para la adaptación del niño/a al ambiente es muy importante, la primera aportación es la de satisfacer sus necesidades psicobiológicas, en segundo lugar evitar conflictos, tensiones y en tercer lugar los padres deben de ajustar sus conductas al equilibrio y la armonía, actuando conjuntamente, mostrando estabilidad y sobre todo respeto al niño.

En la dinámica de las relaciones intrafamiliares cada miembro de la familia cumple y se integra en su rol específico con actitudes emocionales propias y diferenciadas. Braumrid clasifica las actitudes parentales en permisivas, autoritarias y equilibradas, estas son determinantes de los estilos de crianza en las que se desarrollo el niño.

Las diferencias sociales son importantes a la hora del desarrollo del niño ya que las clases sociales baja suelen socializar con modelos coercitivos y las clases medias utilizan aprendizajes por identificaciones afectivas más positivas. El lenguaje difiere no sólo cuantitativamente, sino también cualitativamente según la clase social. En el ámbito de rendimiento, en términos de aprendizaje formal y en el contexto escolar, la clase baja tiene mayores dificultades por ausencia de motivaciones para el niño, al igual que por el interés por la calidad de la educación.

Los padres deben estimular el desarrollo socio-afectivo del niño, para socializarlo y fomentar su identidad. La afectividad será la causa determinante de todos los logros que le niño vaya alcanzando y en función de los mismos se realizan aprendizajes posteriores. La educación o los patrones educativos, si son efectivos, deben incidir de forma significativa en la conducta del sujeto, bien provocando unas conductas que aparecen sólo por el influjo de estos estímulos educativos, o bien modificado otras para lograr un ajuste afectivo- social más positivo.

Aún cuando el niño sea un simple espectador pasivo en su proceso de socialización, son los adultos los que disponen las reglas del juego.

En conclusión el niño/a de 0-6 años es un ser único e irrepetible, de necesidades, cuidados y atención para su correcto desarrollo, maduración y educación. Los principales factores que intervienen en su desarrollo son la herencia y el ambiente del niño/a. El niño pasa por una serie de etapas para su desarrollo, etapas en el plano psicomotor, afectivo, psicológico y social hasta su total adaptación al medio para llegar a su autonomía. Para ello la familia y su entorno más inmediato ha de estimular al niño/a sentando sus bases en el cariño y el respeto a él.

Publicado: julio 2, 2017 por Laura Gonzalez

Etiquetas: tema 1 educación infantil