Tema 5 – Desarrollo cognitivo hasta los seis años. El conocimiento de la realidad. La observación y exploración del mundo físico, natural y social. Génesis y formación de los principales conceptos.

INTRODUCCIÓN

Todos los contenidos a los que haremos referencia a lo largo del tema, se recogen en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo de educación (LOE), la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de educación de Andalucía (LEA), el R.D. 1630/2006 de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas para el segundo ciclo de Educación Infantil, el D. 428/2008 de 29 de julio, por el que se establece la ordenación y las enseñanzas correspondientes a la Educación Infantil en Andalucía y la Orden de 5 de agosto de 2008, por la que se desarrolla el Currículo correspondiente a la Educación infantil en Andalucía.

Conocer las características del desarrollo cognitivo de los niños de educación infantil es muy importante ya que es en estos años cuando se sientan las bases para el desarrollo de la inteligencia. Los niños resuelven los problemas y construyen su conocimiento del mundo, a través de sus acciones en primer lugar y a través de operaciones mentales, más tarde.

I.     DESARROLLO COGNITIVO HASTA LOS 6 AÑOS.

Los estudios de psicología cognitiva han dado lugar a diversas teorías. De todas ellas la teoría genético-cognitiva de Piaget ha sido la que mayor influencia y más investigación ha propiciado. Por tanto, este epígrafe lo centraremos en dichas descripciones, aunque también ofreceremos de forma muy breve las conclusiones a las que han llegado otros investigadores.

1.1.TEORÍA GENÉTICO-COGNITIVA DE JEAN PIAGET.

En el proceso cognitivo se suceden una serie de estadios evolutivos, de los que más tarde vamos a hablar, pero antes vamos a enumerar una serie de características comunes:

  • Siempre se sucede un orden invariable, aunque el momento de la aparición es aproximado.
  • Las actividades intelectuales de un estadio son del mismo nivel, pero pueden encontrase desfases entre diferentes características, por ejemplo, un niño puede superar el egocentrismo pero seguir con un pensamiento irreversible.
  • Los estadios son jerárquicamente inclusivos, es decir, las estructuras de un estadio se integran en las siguientes.
  • La transición entre estadios es gradual. Por ejemplo, poco a poco se pasa del pensamiento irreversible a semi-reversible y a reversible.

Los estadios que describe Piaget podrían resumirse así:

1. Estadio sensoriomotor (0-2 años).

2. Estadio preoperacional (2-7 años).

3. Estadio de las operaciones concretas (7-12 años).

4. Estadio de las operaciones formales (12-16 años).

A continuación vamos a profundizar en la que se encuentran nuestros alumnos de infantil (0-6 años).

1. 1.      Estadio sensoriomotor (0-2 años).

– 1º. (0-1 mes): El uso de los reflejos.

– 2º. (1-4 meses): Reacción circular primaria. Una reacción circular es la repetición de un ciclo que se está adquiriendo o se ha adquirido, por ejemplo, la mano del niño se sitúa accidentalmente en su boca y empieza a succionarla. Se ha producido por azar pero tenderá a repetirse por el placer que la repetición le produce. Las primarias están relacionadas con su cuerpo.

– 3º. (4-8 meses): Reacción circular secundaria. La repetición de acciones no está centrada en él mismo, sino sobre los objetos. Por ejemplo, fortuitamente agita el sonajero y suena, volverá a hacerlo para que se produzca nuevamente.

– 4º. (8-12 meses): Coordinación de los esquemas secundarios y su aplicación a situaciones nuevas. Cada vez que coja un nuevo objeto experimentará con él, a través de los esquemas de asimilación que conoce (chupa, muerde, lo tira…), gracias a esto irá diferenciando los objetos por su uso. Ya es capaz de encontrar un objeto escondido al alcance de su vista.

– 5º. (12-18 meses): Reacción circular terciaria. Supone una modificación de un resultado. Quiere ver que resultados provoca. Lanza un objeto pero desde distintas posturas y formas. Encontramos una auténtica experimentación y no sólo una conservación de algo fortuito.

– 6º. (18-24 meses): Invención de nuevos medios a través de combinaciones mentales. Busca un objeto teniendo en cuenta sus desplazamientos invisibles. Si no lo encuentra, buscará en otros lugares donde estuvo, o donde pueda estar. También puede imitar acciones incluso con el modelo ausente.

1. 2.      Estadio preoperacional (2-7 años):

Este periodo se caracteriza sobre todo, por la aparición de la función simbólica, que consiste básicamente en la capacidad de evocar imágenes mentalmente. En él aparecen algunas conductas casi simultáneas:

* Imitación diferida: El niño simula y reproduce momentos in el modelo presente.

* El juego simbólico: Le permite volver a vivir escenas de la vida cotidiana.

* Las imágenes mentales: Representaciones o reproducciones de objetos o hechos reales no necesariamente presentes.

* Lenguaje: Juega un papel importante en sus acciones mentales. Se muestra como control de la conducta (lenguaje egocéntrico). Por ejemplo: primero pongo el rojo, luego el azul…

Las operaciones concretas, se distinguen dos etapas:

1º (2-4 años): Pensamiento simbólico y preconceptual: Se caracteriza por la utilización de preconceptos y el razonamiento transductivo. Los preconceptos son las primeras nociones que tiene sobre la realidad y el razonamiento transductivo es el que se obtiene de los preconceptos, y va de lo particular a lo general. Por ejemplo, mi madre es mujer, todas las mujeres son madres.

2º (4-6/7 años): Pensamiento intuitivo: Tienen un pensamiento muy subjetivo y egocéntrico que les hace incapaces de desprenderse de su punto de vista. Sus características son:

*Centración o centraje.

Solo percibe un aspecto de la realidad, excluyendo otros. Por ejemplo, de una pelota sólo percibe o el color, o el tamaño…

*Irreversibilidad.

Es incapaz de volver al punto de partida en un proceso de transformación. Por ejemplo hace mentalmente el recorrido de casa al cole pero no del cole a casa.

*Egocentrismo:

El niño se ve a sí mismo como el centro de la realidad y no puede ponerse en otra perspectiva que no sea la suya.

*Pensamiento mágico:

Supone la indiferencia entre el mundo psíquico y físico, se expresa a través de:

            – Artificialismo: afirma que los acontecimientos son causados por personas.

            – Animismo: Atribuye características de vida y conciencia a los objetos (Se tropieza con un mueble y le dice “malo” y le pega).

            – Realismo: Atribuye existencia a hechos o productos psicológicos (los sueños, cuentos…)

*Razonamiento transductivo:

Este razonamiento, explicado anteriormente, tiene como consecuencia dos procesos:

            -Yuxtaposición: encadenación de juicios, o argumentos sin relación entre sí.

            – Sincretismo: Tiene una visión global donde todas las cosas se relacionan con las demás (personajes de dos cuentos distintos).

1.2.teorías genético-dialécticas.

1. Vygotsky:

Para este autor, las funciones psicológicas superiores son fruto del desarrollo social y cultural, y no producto del desarrollo biológico. Resalta la necesidad de mediación interpersonal como paso previo y necesario para el proceso de asimilación y la exigencia de que la actuación educativa se realice en la ZDP (zona de desarrollo próximo).

1. Teoría ecológica:

Bronferbrenner presenta una posición ecológica al conceder importancia a los sistemas que rodean al niño. Todos los elementos del medio influyen en el desarrollo.

1. Teoría del aprendizaje por descubrimiento.

Bruner considera, como Piaget, que las primeras imágenes internas surgen por medio de acciones, pero sus teorías difieren en las etapas del desarrollo. Considera que el niño necesita un ambiente de cariño, para llegar a nuevas experiencias y aprender con ellas.

1. Teoría psicobiológica:

Wallon pone el acento en las relaciones existentes entre los factores madurativos y los sociales. La interacción entre ambos estimula la actividad mental y da lugar a la percepción de las cualidades y al establecimiento perceptivo de relaciones causa-efecto. Este proceso está influenciado por aspectos afectivos-emocionales.

II.  EL CONOCIMIENTO DE LA REALIDAD.

Siguiendo a Piaget y Kamii, las formas de conocimiento que el niño puede adquirir son:

1. El conocimiento físico:

Hace referencia a las características, cualidades o propiedades de los objetos, que el niño descubre actuando sobre estos y observando sus reacciones.

1. El conocimiento lógico-matemático:

Estos conocimientos no se aprenden ni enseñan, sino que se adquieren a partir de las relaciones que el propio niño crea entre los objetos.

1. El conocimiento social:

Cuando el niño interacciona con la realidad tanto física como social, éste pone en marcha los esquemas que tiene sobre dicha realidad, enriqueciendo y modificándolos en función de las vivencias.

El conocimiento no es sólo consecuencia del desarrollo biológico, sino también de la acción del medio, es decir, de la cantidad de estímulos recibidos. Ambos intervienen por igual, agregándole la actividad del niño, permitiéndole todo en conjunto adaptarse al ambiente mediante el conocimiento de la realidad.

Los factores que van a incidir en el conocimiento de la realidad son (Delval, 1991):

–          El grado de desarrollo alcanzado.

–          La variedad de sus destrezas cognitivas.

–          La variedad y naturaleza de los grupos humanos y de los contextos a los que tiene acceso.

–          Las fuentes de información a las que tiene acceso.

–          La manera en la que se sienta estimulado.

–          La concepción que tenga sobre el mundo en función del estadio cognitivo.

III. LA OBSERVACIÓN Y LA EXPLORACIÓN DEL MUNDO FÍSICO, NATURAL Y SOCIAL.

El entorno es fundamental en educación infantil, porque constituye el marco donde el niño asimila y ordena el conocimiento de sí mismo y del mundo que le rodea. La curiosidad infantil le llevará a tratar de descubrirlo.

Por tanto, en el centro de educación infantil, se deben ofrecer contextos de experiencia ricos y diversos que estimulen su curiosidad y satisfagan su necesidad de actuar y experimentar. Debe favorecer la confianza en sí mismo y ofrecer la seguridad suficiente para que se aventure a explorar lo desconocido y ayudarles a resolver los conflictos que se deriven de su relación con el medio. Para conseguirlo debemos trabajar la capacidad de observación.

La observación es una actividad cognitiva básica para poder captar la realidad. Distinguimos dos tipos de observación, espontánea y sistemática. Cada una puede realizarse a la vez, o de forma directa o indirecta.

*Observación espontánea: Ésta no es dirigida. A través de la misma, va tomando conciencia de las características y relaciones que se establecen entre los elementos del entorno. Es muy positivo potenciarla, propiciando situaciones que la faciliten.

*Observación sistemática: En muchos momentos van a ser los adultos quienes la provoquen, pero además, en la escuela infantil debe fomentarse aún más. Para ello es necesario planificar las actividades, los materiales, recursos y técnicas que vamos a emplear, de esta forma, nada pasará por alto.

Para conseguir potenciar al máximo esta capacidad, Aurora Medina aconseja:

* Llamar la atención del niño sobre lo que va a observar, presentándoselo de la manera más atractiva posible.

* Hacerle apreciar los cambios que se producen, si los hubiera.

* Cuando no sea posible observar la realidad directamente sustituirla por representaciones adecuadas.

La observación deberá conducir al niño a la exploración, de manera que lo lleve a interesarse por el por qué y cómo de los fenómenos, lo que le irá sugiriendo nuevas preguntas y proporcionando nuevas situaciones de observación y reflexión.

La exploración será más rica, cuanto más sentidos intervengan, por lo que trataremos de proporcionarles la mayor cantidad posible de sensaciones y vivencias. Por ejemplo, el niño conocerá mejor “el concepto manzana” si además de verla puede tocarla, olerla, probarla, oír cómo suena al partirse, pesarla, etc.… (variabilidad perceptiva)

IV. GÉNESIS Y FORMACIÓN DE LOS PRINCIPALES CONCEPTOS.

La formación de conceptos consiste en “un proceso en el que se abstraen los aspectos comunes esenciales de una clase de objetos o de hechos. (Ausubel y Sullivan, 1989).

Según Piaget, la génesis y formación de los principales conceptos se desarrolla de la siguiente manera:

1. Desarrollo de la noción de objeto:

Se adquiere a través de la experiencia durante el periodo sensoriomotor. Primero los objetos son considerados como simples sensaciones que aparecen y desaparecen. Poco a poco se va desarrollando la capacidad de seguir los movimientos dentro de su campo visual, pero si deja de estar a su alcance pierde el interés. Con el tiempo, el objeto es percibido como algo independiente a el, que sigue existiendo aunque él no lo vea.

1. Concepto de espacio:

Al principio no existe para el niño un espacio único dentro del cual se muevan los objetos, sino una colección de espacios separados. Hay un espacio bucal, un espacio visual, un espacio táctil, pero no uno que los incluya a todos. Alrededor, de los 8-10 meses se inicia la objetivización del espacio.

1. Concepto de tiempo:

Siente más dificultades para captar el tiempo que el espacio, ya que las unidades de tiempo son generalmente más abstractas que las espaciales. Ante tales dificultades, los modelos temporales a los que se recurre son concretos y directamente apoyados en sus experiencias (rutinas).

1. Concepto de causalidad:

Comienza estableciendo relaciones causa-efecto simplemente porque se dan al mismo tiempo. Piaget lo denomina, causalidad mágico-fenoménica.

A partir de los 6 o 7 años es cuando empieza a explicarse los hechos de forma más objetiva.

1. Concepto de número:

Este concepto lo obtiene a través de la experiencia. Al principio se limita a recitar nombres (de números) y cuando aprende la serie de memoria, se da cuenta de que siempre hay que aplicar la misma frecuencia.

NORMATIVA.

A lo largo del tema hemos hecho referencia a las siguientes leyes:

–          LOE 2/2006

–          LEA 17/2007

–          Real Decreto 1630/2006

–          Decreto 428/2008

–          Orden 5 de agosto 2008.

CONCLUSIÓN

El presente tema nos ha acercado a la evolución del conocimiento del alumnado de educación infantil, así como a la adquisición de las primeras nociones lógicas que adquiere y su forma de conocer el mundo a través de la observación y exploración.

Gracias a ello podremos proporcionarles multitud de experiencias para que consigan avanzar hacia un desarrollo rico y armónico.

BIBLIOGRAFÍA

*TONUCCI, F: “A los 3 años se investiga”. Ed. Losada, Madrid, 1988.

*PALACIOS, J., MARCHESI, A., COLL, C.: “Desarrollo psicológico y educación I” Ed. Alianza Psicológica, 1992.

*PIAGET, J.: “Psicología del niño”. Ed. Morata, Madrid, 1969.

*AUSUBEL, D.P. y SULLIVAN, E.V.:“El desarrollo infantil” Ed. Paidós Mexicana, México, 1989.

*DELVAL, J.:”Aprender a aprender” Documentos para la reforma. Ed. Alambra-Longman, Madrid, 1991.

Publicado: febrero 20, 2019 por Laura Gonzalez

Etiquetas: tema 5 educación infantil