Tema 3 – El proceso de identificación y valoración de las necesidades educativas especiales de los alumnos y de las alumnas y su relación con el currículo. Decisiones de escolarización. La evaluación del proceso educativo y criterios de promoción para estos alumnos.

1. INTRODUCCIÓN.

2. ALUMNADO CON NECESIDAD ESPECIFICA DE APOYO EDUCATIVO

3. EL PROCESO DE IDENTIFICACIÓN Y VALORACIÓN DE LAS NEE.

3.1. El Informe psicopedagógico.

3.2. El proceso de evaluación de las necesidades.

3.3. Instrumentos de evaluación.

3.4. Componentes de la valoración psicopedagógica.

4. EL PROCESO DE VALORACIÓN DE LAS N.E.E. Y SU RELACIÓN CON EL CURRÍCULO.

4.1. Los alumnos con necesidades educativas especiales en la programación de aula.

4.2. Adaptaciones curriculares para alumnos con necesidades educativas especiales.

4.3. De las adaptaciones curriculares al proyecto curricular de etapa.

5. DECISIONES DE ESCOLARIZACIÓN.

5.1. Proceso de escolarización

5.2. Dictamen de escolarización.

5.3. Criterios para la escolarización de los alumnos con nee.

5.4. Modalidades de escolarización

6. LA EVALUACIÓN DEL PROCESO EDUCATIVO Y CRITERIOS DE PROMOCIÓN PARA LOS ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES.

6.1. La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje.

6.2. Criterios de promoción.

7. CONCLUSIÓN

INTRODUCCIÓN

La sociedad ha evolucionado durante las últimas décadas a un ritmo vertiginoso. Se han consolidado derechos para las personas en los diferentes ámbitos. Consecuentemente, nuestro sistema educativo ha cambiado profundamente con la promulgación de diferentes leyes, que tienen como objeto garantizar a través de la enseñanza, los derechos y libertades proclamados en la Constitución Española. Se han producido, por tanto, cambios en relación a la concepción educativa:

– Una educación basada en los principios de normalización, integración, individualización y sectorización recogidos en la LISMI, en la LOGSE (1991) y en el marco de la actual LOE (2006).

– Una nueva concepción de la educación Especial como el conjunto de recursos personales y materiales puestos a disposición del sistema educativo, para que éste pueda responder adecuadamente a las necesidades que puedan presentar determinados alumnos.

– La introducción de nuevos conceptos: De los alumnos con necesidades educativas especiales (LOGSE) a los alumnos con necesidad especifica de apoyo educativo. (LOE)

La atención a la diversidad es uno de los pilares sobre los que se sustenta la educación de este siglo. La creciente heterogeneidad de los alumnos y alumnas de nuestras escuelas plantea el reto de desarrollar estrategias de enseñanza y aprendizaje que faciliten la integración de todos.

En esta línea, podemos considerar que: Un alumno tiene necesidades educativas especiales cuando presenta dificultades superiores al resto de los alumnos para acceder a los aprendizajes que se señalan en el currículo que le corresponde por edad (bien por causas internas, por dificultades o carencias en el entorno socio-familiar o por una historia de aprendizaje desajustada), y necesita, para compensar dichas dificultades, adaptaciones de acceso y/o adaptaciones curriculares significativas en diversas áreas de ese currículo.

A la hora de detectar cualquier desfase en el proceso de desarrollo de los alumnos, es un objetivo primordial la identificación y valoración de las necesidades del alumno. Por lo tanto, el nuevo enfoque de intervención en educación esta basado en el modelo psicopedagógico educativo, que fomenta la individualización de la enseñanza, la integración escolar y el aprendizaje interactivo. A su vez, defiende un modelo de escuela comprensiva, abierta a la diversidad y con un currículum flexible.

A lo largo de este tema señalaremos el proceso de detección o identificación de las necesidades educativas especiales, su valoración y las decisiones curriculares o de escolarización adecuada a estas necesidades.

2. ALUMNADO CON NECESIDAD ESPECIFICA DE APOYO EDUCATIVO

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación establece un titulo nuevo denominado EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN que sustituye a la Compensación de las desigualdades en la educación (Título V de la LOGSE) y a las referencias a la Educación Especial de la misma Ley.

En su artículo 68 se sustituye la denominación de alumnos con necesidades educativas específicas (LOCE) por el de alumnos con necesidad específica de apoyo educativo. Estos son, alumnos que requieran atención educativa diferente a la ordinaria por presentar necesidades educativas especiales, por altas capacidades intelectuales, por incorporación tardía al sistema educativo o por cualquier otra circunstancia personal o familiar que suponga necesidad de apoyo educativo.

La atención a este alumnado de iniciará desde el mismo momento en que dicha necesidad sea identificada y se regirá por los principios de normalización e inclusión.

En el concepto de alumnos con necesidades educativas especiales subyace, en primer lugar, el principio de que los grandes fines de la educación deben ser los mismos para todos los alumnos, aunque el grado en que cada alumno alcance esos grandes fines sea distinto, así como el tipo de ayuda que necesite para alcanzarlos.

Se trata de hablar de un alumnado diverso, que requiere a la vez respuestas diferentes por parte de la escuela. Desde esta perspectiva, determinados alumnos van a necesitar más ayuda y una ayuda distinta de la del resto de compañeros de su edad para conseguir estos fines.

La educación, por tanto, debe ser sólo una, con diferentes ajustes para dar respuesta a la diversidad de necesidades de los alumnos. El sistema educativo en su conjunto debe proveer los medios necesarios para proporcionar la ayuda que cada alumno necesite, dentro del contexto educativo lo más normalizado posible.

Ahora bien, es importante recordar que, para determinar que un alumno precisa una necesidad especifica de apoyo educativo se debe tener siempre en cuenta que tales necesidades sólo podrán determinarse tras un proceso amplio de evaluación del alumno y del contexto escolar y sociofamiliar en el que se desenvuelve.

Veamos, a continuación, que alumnos son considerados como alumnos con necesidad específica de apoyo educativo (ACNEAE)

a) Alumnado con necesidades educativas especiales. Se entiende por alumnado que presenta necesidades educativas especiales, aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta.

b) Alumnado con altas capacidades intelectuales. Por primera vez en nuestro sistema educativo, aparece en una Ley Orgánica de Educación una mención que determina la atención del alumnado con altas capacidades como alumnado que precisa un apoyo educativo especifico. De esta manera se responsabiliza a la Administración educativa de la necesidad de adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorar de forma temprana sus necesidades. Asimismo, les corresponde adoptar planes de actuación adecuados a dichas necesidades. En lo referente a la escolarización, el Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, establecerá las normas para flexibilizar la duración de cada una de las etapas del sistema educativo para los alumnos con altas capacidades intelectuales, con independencia de su edad.

c) Alumnos con integración tardía en el sistema educativo español. Se debe de realizar atendiendo a sus circunstancias, conocimientos, edad e historial académico, de modo que se pueda incorporar al curso más adecuado a sus características y conocimientos previos, con los apoyos oportunos y programas específicos.

3. EL PROCESO DE IDENTIFICACIÓN Y VALORACIÓN DE LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES.

3.1. EL INFORME PSICOPEDAGÓGICO.

La evaluación psicopedagógica sirve de base para la toma de decisiones sobre diferentes situaciones del alumnado con necesidades educativas especiales, así como sobre la organización de su entorno educativo y los recursos de apoyo necesarios.

Tras esta evaluación psicopedagógica, dichos servicios especializados han de emitir un informe técnico psicopedagógico, con carácter previo a la adopción de las medidas educativas que correspondan.

Con la finalidad de facilitar su tarea a los profesionales de la orientación educativa, psicopedagógica y profesional, en la Comunidad Valenciana se ha establecido mediante la Orden de 15 de Mayo de 2006 un modelo único de informe psicopedagógico, así como el procedimiento para su formalización. Este modelo de informe se ha de emitir de manera preceptiva para la adopción de distintas medidas de atención a la diversidad y se realiza de manera colegiada por los profesionales implicados de los Servicios Psicopedagógicos escolares o Gabinetes Psicopedagógicos autorizados correspondientes al sector, zona, localidad o distrito de escolarización donde resida legalmente el alumno en las etapas de Educación Infantil y Primaria, y por los departamentos de Orientación en Educación Secundaria.

3.2. EL PROCESO DE EVALUACIÓN DE LAS NEE

El proceso de evaluación psicopedagógica presupone una estrecha colaboración con el equipo de profesores y con los padres o tutores legales. De hecho, la iniciación de este procedimiento viene recogida en un protocolo de actuación, en el que el profesorado determina el motivo de solicitud de evaluación, las dificultades o problemas detectados y el tipo de medidas educativas adoptadas previamente con el alumno.

Es por eso, por lo que los autores Sánchez Palomino y Torres González (2002) señalan tres fases en el proceso de evaluación de las nee:

Fase I. La llevan a cabo los propios profesores de forma más o menos consciente o explicita. Tiene un carácter global y se fundamenta en la apreciación de las características más relevantes del grupo clase en su conjunto.

Fase II. Puede que en la fase anterior no se cubran las necesidades de todos los alumnos debido a que algunas dificultades precisan acciones más específicas. Es entonces cuando se hace necesario un análisis más individual centrado en las características del alumno por parte del tutor con ayuda de los profesores de ciclo y de los especialistas del centro.

Fase III. En esta fase pueden aparecer la necesidad de un apoyo específico en el proceso de evaluación, debido a la intensidad de las dificultades o al hecho de que se presenten asociadas a necesidades de carácter permanente. Es en este momento cuando se requiere el apoyo e intervención de profesionales especializados de la psicopedagogía, maestros de pedagogía terapéutica, de audición y lenguaje o de recursos más específicos.

En esta última fase tiene su sentido la evaluación psicopedagógica.

Determinar las n.e.e. de un alumno/a consiste en traducir todos los datos obtenidos en la valoración para proceder a la intervención. La tarea de determinar las n.e.e. es la finalidad última de todo el proceso de valoración. Puede considerarse la síntesis definitiva de los resultados de la evaluación y el punto de partida imprescindible para la toma de decisiones sobre las respuestas necesarias.

3.3. INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN

Para llevar a cabo la evaluación psicopedagógica se tendrán en cuenta aquellos instrumentos y/o estrategias que nos den toda la información relevante del alumno y su contexto con la finalidad de determinar las necesidades educativas especiales y clarificar así la toma de decisiones curriculares y la propuesta de escolarización adecuada.

Entre los instrumentos que podemos utilizar hay que distinguir:

– Observación del alumno en contextos naturales.

– Análisis de los trabajos y tareas escolares.

– Realización de pruebas psicopedagógicas

– Informes anteriores: escolares, médicos…

– Nivel actual de competencias.

– Entrevistas con el tutor, familia….

Esta evaluación debe ser utilizada como complemento de la evaluación del profesorado, en situaciones en las que la evaluación ordinaria no sea suficiente para tomar decisiones sobre cómo proceder para que el alumno progrese. Por ello, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones:

– Para escoger el tipo de pruebas que se desea utilizar debe valorarse el tiempo que se tardará tanto en administrarlas como en dar información a los afectados.

– Es necesario procurar la máxima objetividad sobretodo por lo que se refiere a su contenido y aplicación.

– Las pruebas deben ser adecuadas a la edad del alumno, a su nivel de desarrollo y a sus posibilidades de ejecución.

– El alumno debe estar motivado y con una actitud positiva en el momento de realización de la prueba.

3.4. COMPONENTES DE LA VALORACIÓN PSICOPEDAGÓGICA

La información que nos interesa extraer en el proceso de evaluación, es aquella que sea realmente útil para la determinación de necesidades educativas especiales de los alumnos y, por lo tanto, relevante para la toma de decisiones curriculares.

La información que se recoja sobre el alumno a través del proceso de evaluación puede agruparse en dos ámbitos perfectamente delimitados: el alumno y el entorno.

Información sobre el alumno:

• Aspectos de su desarrollo

• Nivel de competencia curricular

• Estilo de aprendizaje y motivación para aprender.

Información relativa al entorno al alumno:

• Informaciones sobre el contexto escolar

• Informaciones sobre el contexto socio-familiar

A. Información sobre el alumno:

* Desarrollo general del alumno: determinadas informaciones del desarrollo de estos alumnos serán especialmente relevantes y ayudarán a conocerlos con más profundidad y a ajustar mejor la respuesta educativa que necesitan.

Estos aspectos son:

− Aspectos biológicos: datos de tipo médico, físico, neurológico, sensorial, de salud, etc., de utilidad en la respuesta educativa

− Aspectos intelectuales: información sobre las capacidades básicas, percepción, procesamiento de la información, atención, memoria, procesos de razonamiento…

− Aspectos del desarrollo motor: en alumnos que presentan dificultades de manipulación y/o

movilidad, habrá que tener una amplia información sobre las posibilidades de

desplazamiento, control de la postura, capacidad de manipulación…

− Aspectos comunicativo-lingüísticos: en aquellos alumnos con dificultades de lenguaje y/o comunicación, conocer la competencia lingüística en los diferentes niveles en los que se estructura el lenguaje (fonológico, morfosintáctico, léxico y pragmático), así como en otros lenguajes o sistemas alternativos de comunicación.

− Aspectos de adaptación e inserción social: evaluación del contexto educativo de un alumno y las interacciones que se produzcan en el ámbito familiar.

− Aspectos emocionales: autoestima, sentimiento de confianza en sí mismo y en los otros, el grado de bienestar, la construcción de una auto imagen positiva… aspectos que habrá que tener en cuenta.

* Nivel de competencia curricular: la evaluación del nivel de competencia curricular implica determinar aquello que es capaz de hacer el alumno en relación con los objetivos y contenidos de las diferentes áreas del currículo ordinario.

Se evalúa su nivel real de competencia en cuanto a los objetivos y contenidos establecidos en las distintas áreas curriculares del ciclo anterior y, en caso de necesidad, se recurrirá a los de los ciclos anteriores.

* Estilo de aprendizaje y motivación para aprender: al conjunto de aspectos que conforman la manera de aprender de un alumno podría denominarse estilo de aprendizaje.

Las dimensiones del estilo de aprendizaje y la motivación para aprender que resultan más significativos son:

− En qué condiciones físico-ambientales (sonido, luz, temperatura y situación del alumno dentro del aula) trabaja con más comodidad.

− Cuáles son las respuestas y las preferencias ante diferentes agrupamientos (grupo grande, grupo reducido, trabajo individual…) para realizar las tareas escolares.

− En qué áreas, en qué contenidos y en qué tipo de actividades está más interesado, se siente más cómodo, tiene más seguridad…

− Cuál es el grado de atención (en qué momentos del día está más atento, de qué modo podemos captar mejor su atención, cuánto tiempo necesita para centrarse en una actividad,…)

− Las estrategias que emplea para la resolución de las tareas: reflexivo/impulsivo, recursos que utiliza, tipo de errores más frecuentes, ritmo de aprendizaje…

− Qué tipo de refuerzos le resulta más positivos: a qué tipo de refuerzo responde, si valora su propio esfuerzo, si se siente satisfecho por sus trabajos…

B. Información relativa al entorno al alumno:

* Contexto escolar: dentro del contexto escolar se pueden diferenciar dos niveles, el contexto próximo, el aula y el contexto amplio, el centro.

− Contexto próximo: el aula. La evaluación del contexto de la aula tiene especial relevancia, ya que constituye el entorno más inmediato y directo en qué se desarrolla el proceso de enseñanza/aprendizaje del alumno.

Las dimensiones fundamentales que hay que analizar se refieren tanto a la planificación educativa como a la práctica que se deriva, y al mismo pensamiento del profesor que la sustenta.

− Contexto amplio: centro. La actuación educativa que se pone en marcha en un aula no depende exclusivamente del profesor/a sino que también, y en gran manera, de las directrices del centro en conjunto.

Las dimensiones fundamentales que se deben analizar son la adecuación de la planificación educativa al alumno (Proyecto Educativo y Curricular de Etapa), su grado de desarrollo en la práctica y las concepciones del profesorado sobre el proceso de enseñanza/aprendizaje y en concreto sobre los alumnos con necesidades educativas especiales.

* Contexto socio-familiar: en el proceso de aprendizaje del alumno, los miembros de su familia son figuras significativas que condicionan el desarrollo de éste. Eso justifica sobradamente la necesidad de recoger información.

Después de recoger esta información se determina aquello que está favoreciendo o dificultando el proceso de aprendizaje del alumno y, posteriormente, se intentará, en colaboración con la familia, ajustar o modificar lo que sea necesario y posible para ofrecerle la respuesta más adecuada.

Analizada la información, se obtienen datos ordenados en dos bloques separados:

• Alumno: capacidades básicas, competencias curriculares en relación con el grupo y estilo de aprendizaje.

• Entorno: aspectos que favorecen o dificultan el proceso de enseñanza/aprendizaje.

La tarea de determinar las necesidades educativas especiales del alumno es, por lo tanto, la finalidad última de todo el proceso de evaluación. Debe considerarse la síntesis definitiva de los resultados de la evaluación y el punto de alijo imprescindible para la toma de decisiones sobre las respuestas necesarias.

Una vez determinadas las necesidades educativas especiales, se está en disposición de proponer una serie de ajustes o modificaciones.

4. EL PROCESO DE VALORACIÓN DE LAS NEE Y SU RELACIÓN CON EL CURRÍCULO.

Actualmente el tipo de respuesta educativa para los alumnos con necesidades educativas especiales pretende que:

− El foco de atención no sea solamente el alumno sino también el contexto de enseñanza/aprendizaje: el centro y el aula.

− El punto para dar respuesta a los alumnos con necesidades educativas especiales es el currículo ordinario: currículo oficial, proyectos curriculares de etapa y programación de aula.

Por lo tanto, el objetivo fundamental debe ser siempre lograr la mayor participación posible de estos alumnos en el currículo ordinario, atendiendo al mismo tiempo las necesidades específicas e individuales por medio de las medidas de adaptación y diversificación curricular.

La existencia en el centro de alumnos con necesidades educativas especiales debe tenerse mucho en cuenta a la hora de tomar decisiones curriculares; éstas deben estar siempre vinculadas al proceso general de concreción y desarrollo del currículo, e incluidas en el plan de atención a la diversidad del centro.

Esta toma de decisiones basada en los alumnos con necesidades educativas especiales puede ofrecer dos posibilidades:

– Elegir opciones que, siendo especialmente relevantes para los alumnos con necesidades educativas especiales, pasan a formar parte de los planteamientos curriculares que hay que seguir con todos los alumnos de la etapa.

– Tomar decisiones para el colectivo de alumnos con necesidades educativas especiales que no repercutan en los planteamientos curriculares que se seguirán con todos los alumnos.

En cualquiera caso, los alumnos con necesidades educativas especiales deben estar presentes en las decisiones que se adoptan en todos los elementos que configuran el Proyecto Curricular de Etapa.

Diseño curricular y atención a la diversidad

Gobierno

REAL DECRETO DE ENSEÑANZAS

Para toda la población escolar

MÍNIMAS

Primer nivel de concreción

clip_image003clip_image003[1]

Administraciones

Centros del ámbito de cada

educativas

CURRÍCULO OFICIAL

Administración educativa

clip_image004clip_image004[1]

Segundo nivel de concreción

clip_image003[2]clip_image003[3]

Equipo docente

PROYECTO CURRICULAR DE CENTRO

Para cada centro educativo

etapa

Tercer nivel de concreción

Profesor aula o

PROGRAMACIÓN DE AULA

equipo de ciclo

Grupo Aula

clip_image003[4]clip_image003[5]clip_image005clip_image006clip_image004[2]clip_image004[3]

Cuarto nivel de concreción

clip_image003[6]clip_image003[7]

Profesor aula

ADAPTACIONES CURRICULARES

Prof. PT

Y DE ACCESO

Para un alumno

Psicopedagogo

clip_image004[4]

LOS ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES EN LA PROGRAMACIÓN DE AULA.

Cuando el profesor ajusta en la programación los planteamientos curriculares previstos para el ciclo a las peculiaridades y necesidades de los alumnos, debe tener en cuenta las de aquéllos que presentan necesidades educativas especiales.

En este momento del proceso podemos encontrarnos con dos situaciones diferentes:

• Que en el Proyecto Curricular no se hayan previsto suficientemente determinadas decisiones teniendo presentes los alumnos con necesidades educativas especiales. En esta situación, el profesor de aula tendrá que elegir determinadas opciones para de atender las necesidades educativas especiales de sus alumnos.

• Que en el Proyecto Curricular se hayan tomado determinadas opciones que hay que ajustar o matizar más por razón de las peculiaridades que presentan los alumnos con necesidades educativas especiales del aula.

En el ámbito del aula adquieren una relevancia especial las decisiones referidas a cómo enseñar y evaluar, ya que éstas facilitarán en gran manera que los alumnos con necesidades educativas especiales puedan tener una mayor participación en la dinámica del aula.

ADAPTACIONES CURRICULARES PARA ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES.

El actual planteamiento curricular nos ofrece la posibilidad de realizar adaptaciones curriculares de diferente grado para individualizar y ajustar la enseñanza a diferentes necesidades, capacidades, ritmos e intereses para aprender.

No hay que olvidar que no sólo los alumnos con necesidades educativas especiales, sino todos los alumnos, tienen necesidades, capacidades e intereses distintos, que se traducen en niveles de aprendizaje diferentes. Por tanto, cualquier alumno o grupo de alumnos dentro del aula puede requerir ajustes o adaptaciones curriculares para dar respuesta a las dificultades y acceder a los aprendizajes básicos.

DE LAS ADAPTACIONES CURRICULARES AL PROYECTO CURRICULAR

Establecer niveles progresivos de adecuación curricular permite resolver determinados problemas de aprendizaje, que muchas veces, son resultado de deficiencias de la enseñanza y nos permiten prever determinadas necesidades educativas especiales en los planteamientos curriculares ordinarios, favoreciendo así una mayor normalización e integración de estos alumnos en la dinámica escolar.

Se trata de un proceso dinámico, de ida y vuelta o de toma de decisiones paralela entre los diferentes niveles de adecuación o concreción curricular. Es decir, hay también una estrategia de abajo hacia arriba, que consiste en que, una vez se hayan decidido determinadas adaptaciones curriculares y/o de acceso para un alumno o una alumna con necesidades educativas especiales, algunas de éstas pueden, con el tiempo, ir incorporándose a las programaciones de aula o a los proyectos curriculares de etapa.

clip_image007clip_image008clip_image008[1]

CURRÍCULO OFICIAL

clip_image009clip_image009[1]clip_image010clip_image010[1]

PROYECTO CURRICULAR CENTRO

clip_image009[2]clip_image011clip_image012clip_image012[1]

PROGRAMACIÓN AULA

clip_image013clip_image004[5]

Adaptaciones

Adaptaciones

Adaptaciones

curriculares no

de acceso al

curriculares

significativas

currículo

significativas

clip_image004[6]

Estrategia de adecuación del currículo ordinario de acuerdo con los ajustes individuales que se realizan para un alumno con necesidades educativas especiales.

5. DECISIONES DE ESCOLARIZACIÓN

5.1. PROCESO DE ESCOLARIZACIÓN.

Una vez realizada la evaluación psicopedagógica e identificadas las necesidades educativas especiales que presenta el alumno, hay que proceder a la decisión sobre la escolarización, que, permitirá el ajuste del proceso enseñanza- aprendizaje a las necesidades valoradas.

La ORDEN de 11 de noviembre de 1994 establece el procedimiento para la elaboración del dictamen de escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales.

El proceso de escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales comprende:

– Dictamen de escolarización.

– Resolución de la Dirección Territorial.

5.2. DICTAMEN DE ESCOLARIZACIÓN.

El dictamen de escolarización tiene carácter prescriptivo para el proceso de escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales que requieran adaptaciones de acceso al currículo y adaptaciones curriculares significativas y que se encuentren en algunas de estas situaciones:

– Alumnos que solicitan, por primera vez, ingreso en un centro ordinario o en un centro específico de educación especial.

– Alumnos ya escolarizados, cuya modalidad de escolarización debe ser objeto de revisión.

El dictamen de escolarización tiene como finalidades:

– Determinar las necesidades educativas especiales de un alumno.

– La orientación de la respuesta educativa.

– Y establecer la modalidad de escolarización más adecuada.

El dictamen de escolarización se adjuntará a los expedientes académicos personales de los alumnos, y debe estar sujeto a la revisión a lo largo del periodo de escolarización de los alumnos, de manera que se contemplen las modificaciones derivadas de la evolución personal del alumno, de la oferta educativa y de los servicios existentes. Tanto los padres como los docentes pueden solicitar la revisión del dictamen.

El dictamen de escolarización debe incluir:

1) El informe técnico para la escolarización realizado por los profesionales implicados de los servicios psicopedagógicos escolares o gabinetes psicopedagógicos autorizados o por los departamentos de orientación en Educación Secundaria.

Este informe contendrá los siguientes elementos:

a. Evaluación psicopedagógica donde se determinen el nivel de competencia curricular del alumno y otras condiciones significativas para el proceso de enseñanza y aprendizaje.

b. Orientaciones específicas para las adaptaciones curriculares y, en su caso, las necesidades de apoyo y tratamientos específicos

c. Propuesta razonada de escolarización en función de los recursos disponibles.

2) El informe propuesta de escolarización, realizado por la Inspección educativa a la vista del informe técnico.

3) La resolución de la Dirección Territorial se formulará teniendo en cuenta el dictamen de escolarización.

Los padres o tutores legales del alumno o alumna serán informados de las necesidades educativas especiales de sus hijos, de las opciones de escolarización, de las adaptaciones curriculares y del correspondiente dictamen de escolarización.

5.3. CRITERIOS PARA LA ESCOLARIZACIÓN DE LOS ALUMNOS CON NEE

• Ningún a.c.n.e.e. podrá quedar excluido de la posibilidad de escolarización. Las decisiones relativas tanto a su escolarización inicial como su revisión han de perseguir la situación de mayor normalización e integración escolar posible. En consecuencia, la escolarización de estos alumnos se hará siempre que sea posible, en centros ordinarios que dispongan de los medios personales y de las ayudas técnicas necesarias. La escolarización de estos alumnos deberá iniciarse cuanto antes.

• Toda propuesta de escolarización deberá fundamentarse en las n.e.e. del alumno, identificadas a partir de la evaluación psicopedagógica y en las características de los centros y recursos de los mismos. Los padres participarán en el proceso de escolarización.

• Se propondrá la escolarización en el Centro de Educación Especial que le corresponda cuando, se estime que un alumno con n.e.e. asociadas a discapacidad psíquica, sensorial o motora, graves trastornos del desarrollo y múltiples deficiencias requiera a lo largo de su escolarización adaptaciones curriculares significativas en prácticamente todas las áreas del currículo o la provisión de medios personales y materiales poco comunes en los centros ordinarios y cuando se prevea además que en estos centros su adaptación e integración social será reducida.

5.4.MODALIDADES DE ESCOLARIZACIÓN

Las propuestas de escolarización de los alumnos con n.e.e. deberán estar en todo momento vinculadas al análisis de la respuesta educativa que precisan y la valoración de los recursos personales y materiales que dicha respuesta requiere. Principalmente, existen cuatro grandes modalidades educativas, atendiendo al tipo y grado de discapacidad del alumno, a su edad y a su nivel de desarrollo social y personal.

CENTROS ORDINARIOS.

– Asistirán aquellos alumnos que presentan algunas de las siguientes características: deficiencia sensorial en todos sus grados; deficiencia motórica ligera y media; problemas no graves de personalidad y deficiencia mental ligera y media.

– Conviene comenzar la escolarización integrada de los alumnos con n.e.e. en los cursos iniciales del sistema educativo. La integración social será un requisito previo a exigir al alumno.

AULAS DE EDUCACIÓN ESPECIAL EN CENTROS ORDINARIOS.

– Estas aulas deberán funcionar coordinadamente con la totalidad del centro y sus alumnos participarán en todas las actividades de gran grupo. El currículo de estos alumnos tendrá como referente el currículo ordinario, para sus adaptaciones, que serán individuales y tendrán un carácter más significativo que las realizadas para los alumnos de los centros ordinarios.

– Una buena muestra de ello son las aulas experimentales de Comunicación y Lenguaje presentes desde el curso 05/06 en nuestra comunidad. cuando existan causas que lo justifiquen y los servicios correspondientes estimen que con esa prolongación el alumno podrá superar sus adquisiciones en ese nivel.

CENTROS DE EDUCACIÓN ESPECIAL.

– Serán alumnos de centros de educación especial aquellos que manifiesten deficiencias muy graves de cualquier etiología y cuya escolaridad requiera adaptaciones curriculares altamente significativas con respecto al currículo ordinario.

– Asistirán aquellos que presentan algunas de las siguientes características: deficiencia mental severa y profunda; deficiencia motora muy grave con deficiencia mental media, severa o profunda; deficiencia sensorial muy grave con deficiencia mental media, severa o profunda y problemas graves de personalidad.

ESCOLARIZACIÓN COMBINADA

– Los alumnos combinan su jornada escolar entre el centro específico y el centro ordinario .

6. LA EVALUACIÓN DEL PROCESO EDUCATIVO Y CRITERIOS DE PROMOCIÓN PARA LOS ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES.

6.1. LA EVALUACIÓN DEL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE.

Podemos definir la evaluación en el proceso de E-A como el proceso y resultado de la recogida de información sobre un alumno o un grupo de clase, con la finalidad de tomar decisiones que afecten a las situaciones de enseñanza.

En nuestro actual sistema educativo la evaluación ha de ser: continua (proceso E-A), global (desarrollo de capacidades generales más que conocimientos concretos) e individualizada (partir del proceso madurativo del alumno).

Este tipo de evaluación ha de permitir:

Adaptar las estrategias pedagógicas a las características de los alumnos. Constatar el progreso de los aprendizajes.

Determinar en qué medida se van alcanzando las intenciones educativas.

Para poder cumplir estos tres aspectos la evaluación ha de saber, el qué, cuándo, cómo y para qué evaluar. Haciendo referencia a varios ámbitos: del alumnado, de la práctica docente, del currículo, del centro educativo y del sistema educativo.

En relación a los tipos, funciones y objetivos de la evaluación podemos señalar las siguientes características:

clip_image003[8]

TIPOS

FUNCIONES

OBJETIVOS

Inicial

– Recoger inf. de los aprendizajes.

Determinar el punto de partida del alumno.

– Comprobar el desarrollo de las

Facilitar la planificación del proceso E-A.

capacidades.

– Iniciar aprendizajes nuevos.

Formativa

– Permite el seguimiento del ritmo de

– Conocer el proceso de A del alumno.

aprendizaje.

– Proporcionar el apoyo pedagógico más

– Constata el proceso de aprendizaje.

adecuado a las n. de cada momento.

– Permite modificar estrategias en el

proceso.

Sumativa

– Permite comprobar en qué grado

el

– Determinar si se han conseguido o no las

alumno ha alcanzado los aprendizajes

intenciones educativas.

previos.

– Valorar los resultados finales del proceso de

– Constata la consecución de los

aprendizaje

objetivos.

clip_image005[1]clip_image006[1]clip_image003[9]clip_image003[10]clip_image005[2]clip_image006[2]

Cuando se afirma que la evaluación es un proceso se está poniendo de relieve como una de las características esenciales, que es algo permanente, continuo, que transcurre paralelo al mismo proceso de aprendizaje y no un acto puntual y esporádico.

Podríamos hablar de posibles decisiones teniendo en cuenta los alumnos con necesidades educativas especiales. Estas posibles decisiones las separaremos en dos grandes apartados:

− Qué enseñar/evaluar

− Cómo enseñar/evaluar

Y dentro de estos, en los distintos elementos que lo componen:

− qué enseñar: objetivos-contenidos

− qué evaluar: criterios de evaluación

− cómo enseñar: estrategias de enseñanza/aprendizaje, agrupamientos, materiales, espacios y tiempo.

− cómo y cuándo evaluar: procedimientos, instrumentos y momentos de evaluación.

QUÉ ENSEÑAR

QUÉ EVALUAR

Es adecuar la secuencia y los contenidos a las

Es adecuar los criterios de evaluación a las

peculiaridades del

aula, hay

que tener

peculiaridades del grupo, hay que tener

presenteslas

necesidades

educativas

presenteslasnecesidadeseducativas

especiales.

especiales.

clip_image003[11]clip_image003[12]clip_image005[3]clip_image014clip_image015clip_image016

CÓMO ENSEÑAR

clip_image017clip_image018

Estrategias de Enseñanza/Aprendizaje

clip_image004[7]clip_image005[4]clip_image004[8]clip_image005[5]clip_image005[6]clip_image005[7]clip_image003[13]

Seleccionar para todo el grupo las técnicas y estrategias que, siendo especialmente beneficiosas para los alumnos con necesidades educativas especiales, sean útiles para todos los alumnos.

clip_image019

Potenciar el uso de técnicas y estrategias que favorezcan la experiencia directa, la reflexión y la expresión.

clip_image020

Introducir o potenciar de forma planificada la utilización de técnicas que promuevan le ayuda entre los alumnos, para que los alumnos con necesidades educativas especiales tengan una participación activa.

clip_image019[1]

Tener en cuenta en la presentación de los contenidos aquellos canales de información que sean más adecuados para los alumnos con necesidades educativas especiales.

clip_image019[2]

Utilizar estrategias para centrar o enfocar la atención del grupo.

clip_image020[1]

Diseñar actividades de gran alcance que tengan diferentes grados de dificultad y que permiten diferentes posibilidades de ejecución y expresión.

clip_image019[3]

Establecer momentos en los que confluyan diferentes actividades dentro del aula.

clip_image020[2]

Ofrecer a los alumnos con necesidades educativas especiales una explicación clara sobre las características de las actividades que se realizarán.clip_image021

CÓMO ENSEÑAR

Combinar agrupamientos heterogéneos con otros de carácter

más homogéneo.

Agrupamientos

Aprovechar las actividades del grande grupo para mejorar el

clima y la relación de los alumnos dentro del aula.

Utilizar los agrupamientos más espontáneos para mejorar las

relaciones entre los alumnos.

CÓMO ENSEÑAR

Seleccionar material para el aula que pueda ser utilizado para

todos los alumnos.

Adaptar materiales de uso común.

Materiales

Situar los materiales de manera que se favorezca el acceso

autónomo de estos alumnos.

Informar al alumnado sobre el material que hay en el aula,

incluyendo el específico, y la utilidad de éste.

Distribuir adecuadamente el espacio para compensar las

dificultades de determinados alumnos.

Espacios y Tiempo

Reducir al máximo el ruido de la aula

Confeccionar el horario del aula teniendo en cuenta los

momentos de apoyo que requieren los alumnos con

necesidades educativas especiales.

clip_image004[9]clip_image005[8]clip_image003[14]clip_image004[10]clip_image005[9]clip_image003[15]clip_image005[10]clip_image022clip_image023clip_image024

CÓMO EVALUAR

clip_image025

Utilizar procedimientos e instrumentos de evaluación variados y diversos Elaborar pruebas e instrumentos adecuados a la realidad del aula

clip_image017[1]

6.2- CRITERIOS DE PROMOCIÓN.

La promoción o no-promoción serán algunas de las medidas que habrá que tomar en relación con el alumno.

La no-promoción se tomará de forma excepcional, siempre que se asegure que sus necesidades serán atendidas mejor y más fácilmente si permanece un año en el mismo ciclo.

Al mismo tiempo de decidir la promoción de un alumno, es importante tener en cuenta tres aspectos específicos que guían la toma de decisiones:

− Superación de los criterios de evaluación que se especifican en su propuesta curricular adaptada.

− Permanencia con el grupo de compañeros

− Quien serán las responsables de la decisión.

Según la Orden de 16 de julio de 2001 por la que se regula la atención educativa al alumnado con necesidades educativas especiales escolarizados en centros de Educación Infantil y Primaria, los alumnos con necesidades educativas especiales temporales o permanentes podrán solicitar siempre que no se altere el proceso de socialización una prórroga extraordinaria de permanencia en cualquier ciclo de la etapa, independientemente de la permanencia durante un año más en la etapa que con carácter general contempla la Resolución de 26 de Julio de 2000

La solicitud de repetición irá acompañada de un informe psicopedagógico elaborado por el Gabinete Psicopedagógico o Gabinete Municipal de zona. A dicho informe se adjuntarán todos aquellos documentos que se consideren oportunos (informes médicos, sociales, certificados de minusvalías…).

La documentación se enviará a la Dirección Territorial donde el Inspector adscrito al centro informará acerca de la idoneidad de la propuesta y remitirá el expediente a la Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa y Política Lingüística, quien dictará una resolución aceptando o denegando la propuesta e informará al centro docente y a las familias.

7. CONCLUSIÓN

El proceso de identificación de las nee de un alumno inicia un camino para conseguir que éste alcance el máximo desarrollo personal de forma integral y equilibrada, en un entorno lo más normalizado posible.

La información recogida debe servir para:

• Facilitar y complementar el proceso de identificación del nivel actual de competencias del alumno y de valoración de sus capacidades.

• Para fundamentar la toma de decisiones referida a la escolarización, la propuesta curricular y la provisión de servicios.

• Para orientar al alumno y a las propias familias respecto a la transición a la vida adulta y laboral.

Debemos ser conscientes, desde el inicio del proceso, de las necesidades educativas del alumnado con el que trabajamos. No se trata de obviar las limitaciones, sino de centrarnos en el nivel actual de competencias y aprovechar las potencialidades, para conseguir satisfacer las necesidades educativas.

Publicado: julio 21, 2017 por Laura Gonzalez

Etiquetas: tema 3 pedagogía terapéutica